El análisis del Córdoba vs Panadería Pulido

La valoración de Rafa Fernández y David Jurado de la enésima victoria blanquiverde de la temporada en El Arcángel y los dos partidos finales del año que deben acercar aún más el ascenso virtual para 2022

Que el paseo militar que empezó en Chapín, con remontada incluida, y por qué no decirlo de forma inesperada, es ya más que una realidad lo dicen la estadísticas. Esta Segunda RFEF se le queda muy chica al Córdoba CF, pero no sólo por entidad y ciudad, sino sobre todo porque lo está demostrando sobre el verde. Ante el Panadería Pulido no hubo opción al tópico del partido trampa, pese a que el del partido inicio no fue el mejor. Pero llegó el primero y todo fue coser y cantar. De hecho la goleada debió ser mayor, porque los de San Mateo evidenciaron por qué son el nuevo farolillo rojo de la categoría. Muy inferior al Tamaraceite y también al San Fernando de Maspalomas, hasta ahora el peor de los equipos que había pasado este curso por El Arcángel.

El partido no tuvo historia desde que Luismi abriera la lata, porque a partir de ahí pronto se abrió la necesaria brecha en el marcador para dar descanso a unos y oportunidades a otros, amén de minutos necesarios para volver a recuperar ritmo de juego como en el caso de Miguel de las Cuevas. El alicantino perdonó dos que no las hubiera pifiado hace mes y medio.

Ahora sólo queda pensar en cerrar el año con la mayor ventaja posible con sus perseguidores y el nuevo segundo es su próximo rival, el Ceuta. Luego tocará viajar a La Palma, siempre que la ceniza del maldito volcán permita volar. Una vez allí el reto será ganar por primera vez en Canarias y por como consecuencia hacerlo sobre un campo de hierba artificial. Ahí están los dos nuevos retos para este Córdoba CF por si hace falta alguna motivación. Si se rubrica en forma de puntos, los tres partidos de ventaja son factibles.

Etiquetas

Clasificación | Córdoba CF | La Cancha | Opinión | Panadería Pulido | Segunda RFEF |

Deja una respuesta