El concepto de remontada

El Hotel Museo Patria Chica supera al Santa Eularia de la gran Sara Ramírez (4-2) en un partido tobogán

Remontar no es igualar; es ponerse por delante y quedarse. Y a ese concepto se agarró a la perfección el Hotel Museo Patria Chica en su partido de este sábado ante un Santa Eularia capitaneado por Sara Ramírez, uno de los mitos (aún en activo) del tenis de mesa español. Un factor éste que otorga aún más mérito a la escuadra prieguense, que suma su primera victoria de la temporada como local y la segunda consecutiva en tres jornadas.

De salida, se sabía que era un partido en el que no se podía dejar pasar la más mínima oportunidad, algo que supo interpretar Marija Galonja, la gran protagonista de la victoria al coleccionar tres de los cuatro triunfos de la contienda. El primero de ellos fue ante la chilena Judith Morales por 3-1. Aparentemente, resultó fácil vistos sus parciales victoriosos, pero Morales, con su triunfo en el tercero, hizo una advertencia sobre lo que suponía descuidarse lo más mínimo.

Con la ventaja en la mano, entró en liza Yolanda Enríquez ante la rusa Serebrennikova. La granadina fue de más a menos en el partido (0-3) en función a los resultados de las mangas, aunque estaba claro que el Santa Eularia tenía en previsión los puntos de su jugadora rusa, como lo demuestra que la reservó en el dobles.

Ya con la igualada, Melinda Ciurcui tenía que “bailar” con Ramírez, quien no le dio opciones con un 0-3, salvo en un ajustado segundo set que se embolsó por 12-14. En este caso, a la húngara el partido, pese a resultar breve, se le hizo largo. El Santa Eularia protagonizaba la primera remontada del partido en el marcador global.

Esa inercia, por cierto, llevó a la dupla formada por Ramírez y Morales a ponerse con 0-2 en el marcador. Ni Galonja ni Ciurcui estaban cómodas a la hora de interpretar los saques. Pero a partir del tercero todo cambió. Restos, dominio de los puntos y una remontada épica para firmar el 3-2, que llevaba a un nuevo empate.

Con el 2-2, el Galonja-Serebrennikova podía decantar la suerte del partido hacia un lado u otro. Y la serbia, “on fire”, delimitó pronto las condiciones del partido con el 11-1 de la primera manga. También se llevó el segundo, pero, como le sucedió en la primera contienda, tuvo que esperar al cuarto juego (3-1) para certificar el punto y la remontada en el general.

Al Hotel Museo Patria Chica le quedaban dos opciones para quedarse con los puntos en litigio. Melinda Ciurcui tenía la primera oportunidad y la cerró, pero no sin sufrimiento. Se adelantó con un 12-10, que luego volteó Morales con un 8-11 y un 5-11. La sombra de Ramírez se echaba sobre Enríquez y todo el Priego. Sin embargo, la magiar rescató lo mejor de su juego y con un 11-7 y un 11-8 culminó la remontada.

Deja un comentario