El Córdoba o el líder de lo negativo que goleó en casa para nada

Los blanquiverdes, que cerraron casi todas las estadísticas parciales en Segunda, en solitario o igualados a otros, no sacaron rédito a ser el tercer máximo realizador como local de todo el campeonato

Alfaro en el encuentro de despedida en El Arcángel ante Osasuna

Aunque la actualidad en el Córdoba CF ya mira hacia el futuro, los pocos días que pasaron desde el cierre de la liga regular en Segunda División permite aún analizar las estadísticas de la temporada y extraer conclusiones que puedan valer para el futuro. Por ejemplo, un dato más que significativo: cómo es posible que los blanquiverdes hayan sido el peor local de la liga siendo a la vez el tercer máximo goleador en casa.

El Córdoba, como es natural tras sumar 34 míseros puntos y acabar el 21º de los 21 equipos que terminaron LaLiga 1|2|3, cerró casi todas las estadísticas parciales en Segunda en solitario o igualados a otros. Además de el que menos partidos ganó (7 de 42) y el que más perdió (23 de 42), fue el peor local junto al Extremadura (25 puntos de 63) y el peor visitante (9 de 63). Fue de largo el que más tantos encajó (79 en 42 jornadas, con 1,88 de media), y lo fue en casa (40) y fuera (39).

Sin embargo, eso cambia en el apartado goleador, el único en el que el equipo compitió, aunque fue para nada. Como es clásico de este Córdoba que en Primera bajó cuando sólo descendieron dos equipos y en Segunda lo hace cuando sólo lo hacían tres, el tener gol, lo que se suele catalogar como lo más difícil del fútbol, fue estéril esta vez. Los blanquiverdes anotaron 48 goles, el undécimo equipo que más en el campeonato, igualado con Oviedo y Las Palmas, de los que 16 fueron lejos de casa, más que Tenerife, Numancia y Lugo por ejemplo. Pero sólo le dio para conseguir una victoria en 21 desplazamientos.

Lo especialmente llamativo es que el Córdoba, como decimos el peor local del campeonato este año, fue el tercer equipo que más goles marcó ante su público, sólo superado en uno por Osasuna, campeón de liga y que sumó 59 puntos de 63 en El Sadar, y en dos por el Real Mallorca, que ayer encaminó sus pasos hacia la final del play-off tras superar por 2-0 al Albacete.

Parece claro que una de las nuevas tareas de los nuevos responsables deportivos blanquiverdes, en el despacho y en el banquillo, será construir un Córdoba que ofrezca una mínima fiabilidad defensiva, porque, aunque las categorías sean diferentes, ha quedado demostrado que la falta de rigor atrás es capaz de arruinar en lo deportivo una temporada.

Deja un comentario