El Córdoba empezó a abonar los cerca de 250.000 € de la nómina de septiembre

El club continúa embargado por Hacienda, pero el viernes pasado comenzarán a realizarse transferencias desde las empresas de Jesús León para cubrir un pago que cada mes asciende a unos 207.000 euros entre jugadores y técnicos de la base al primer equipo, más unos 36.000 del personal no deportivo

El plantel cordobesista ejercitándose en El Arcángel

El primer atasco económico tras el desbloqueo federativo que propició la inscripción de la plantilla también parece estar encauzado. El personal del Córdoba CF empezó a percibir este lunes la nómina de septiembre, aunque no todos sus empleados, deportivos o no, la recibieron aún.

El inicio de las transferencias volvió a realizarse en viernes, el pasado 4 de octubre, de ahí que dependa de la entidad bancaria de cada cual para que su cobro sea efectivo en un día u otro. Con todo, en teoría éste será real en su totalidad para cuando los integrantes del primer equipo vuelvan a los entrenamientos el próximo miércoles a las 10:30 horas en la Ciudad Deportiva, porque a última hora del lunes varios futbolistas confirmaron que aún no percibieron su nómina.

Eso sí, y aunque la acabarán recibiendo entre este martes y el miércoles, el club sigue embargado por Hacienda, de ahí que el abono de la citada nómina haya llegado desde las cuentas bancarias de las empresas del presidente blanquiverde, Jesús León. Un montante que ronda los 250.000 euros. Ésa es la nómina mensual de esta temporada en Segunda B, aproximadamente la mitad de lo que suponía sumando todos los conceptos el pasado ejercicio.

De ese total el grueso, unos 207.000 euros, corresponde a futbolistas y miembros de los cuerpos técnicos desde la base al primer equipo, mientras que son unos 36.000 euros la nóminas del personal no deportivo. Una partida esta primera que podría incluirse dentro de ese millón de euros que podría faltar en el presupuesto de esta temporada, y que en junio el montoreño dijo que pondría de su bolsillo si hacía falta. Parece que un cuarto de millón ya lo tuvo que desembolsar a las primeras de cambio.

Mientras tanto, desde la casa blanquiverde se está a la espera de que Hacienda responda a la solicitud de aplazamiento del pago pendiente del IVA de Álvaro Aguado, petición que se cursó la pasada semana con la presentación de un aval. La Agencia Tributaria aún no se pronunció al respecto.

De manera que el club seguirá embargado por ese concepto, al tiempo que también espera, por otro lado, la decisión del juez sobre el embargo preventivo solicitado en julio por Luis Oliver a través de Bitton Sport, que debe llegar antes de finales de octubre. Si es de forma positiva, se podría recibir el primer plazo de la ayuda del descenso de la LFP, que según el club sólo tiene una notificación, nada tangible aún. El importe, con todo, estaría bloqueado si el juzgado no resuelve porque con él aspira a cobrar Oliver si su señoría le da la razón.

Deja un comentario