El Córdoba o el equipo de las dudas infinitas

Pese a los buenos datos que empieza a acumular en cuanto a puntos, con pleno en casa, y minutos sin encajar, 269, las huestes de Enrique Martín hacen cavilar sobre el medio y el largo plazo prácticamente en todas las líneas

Owusu superando a un defensa del Murcia

Varios profesionales del Córdoba, como Javi Flores tras la primera jornada, o Enrique Martín en alguna de sus extensas comparecencias, ya han dejado claro que, en tanto el equipo se conjunta, bueno es ir ganando. Y no por la simple perogrullada, sino porque la repetida realidad de que un equipo que juega mal, o poco, pero gana, tiende a pasar a jugar bien y seguir ganando. Igual que el que juega bien pero no suma entra en tal volcán de dudas que al final no tiene ni juego ni puntos.

Si nos vamos al trazo gordo, el Córdoba empieza a acumular datos positivos. El 7 de 9 para empezar no está nada mal, aunque viendo el primer mes de competición no eran pocos los que pensaban en un pleno de doce puntos que ya no podrá ser antes de ir a La Constitución de Yecla. Y superado el tanto a los catorce segundos de Rubén Sánchez para el Recreativo Granada, Becerra no ha vuelto a encajar un gol. Además, el meta, aún en proceso de recuperar la confianza en sí mismo tras las últimas temporadas, ha aportado buenas intervenciones en general en los partidos.

Pero a partir de ahora, el Córdoba es el equipo de las dudas infinitas, parafraseando a los añorados Supersubmarina. En defensa sólo puede acuñarse aquello de Fidel Escobar y cuatro más, pese a que Ángel Moreno esté cumpliendo atinadamente y a Fernando Román y a Djetei aún se les haya visto poco o nada. Chus Herrero y Víctor Ruiz han estado, con diferentes tiempos de juego, irregulares, Jesús Álvaro no enamora y en la derecha a Fernández se le debe exigir más de lo que está dando sin que haya tenido errores flagrantes como otros.

No menos dudas hay en la medular. Pese a la calidad por arrobas de los centrocampistas cordobesistas, el único que de momento está llamando la atención es el chico Antonio Moyano, pese a que ante el Granada Javi Flores sí se echara el equipo a la espalda como se espera de él. El Córdoba, sea por el sistema, por la falta de un pivote puro o por los aún cortos estados de forma, no controla la posesión ni los partidos. Hace falta mucha mejora ahí.

Y arriba, pues más de lo mismo. Porque pese a que Juanto Ortuño y Owusu ya puedan esgrimir que han sido claves para estos resultados, ni las ocasiones creadas ni los tantos marcados (la media es de 1 por partido) ofrecen tranquilidad. Hay que esperar a ver a Gabriel y cómo siguen progresando los citados puntas, porque no siempre se podrá mantener la puerta a cero para que un ramalazo de calidad decida.

Comment List

  • Gauss53 08 / 09 / 2019 Reply

    Si la progresion es paralela y nuestro estado de forma y la ventaja de puntos avanzan en paralelo con los demas,al final llevaremos ventaja de 4 puntos a los Recres y acabamos de lideres con opcion al ascenso,aunque la presion y dominio a que nos van a someter es dificil de soportar

  • Juan 08 / 09 / 2019 Reply

    No es mi intención hacer crítica destructiva, muy al contrario. Más que nada, porque nos encontramos tan solo en la tercera jornada de la competición. Pero, no hay que ser muy listo, ni saber mucho de fútbol, para darse cuenta que si el equipo no mejora, y mucho, al final del campeonato nos costará mucho estar entre los cuatro primeros clasificados, cuanto más para ser campeones de grupo.

  • TEMISTOCLES 09 / 09 / 2019 Reply

    Este R. Fernandez no está conforme nunca, la cuestión es “arrearle leña” al Cordoba CF., como sea. Parece el enemigo. A este habrá que decirle como a Chaves, el venezolano: “¡ Por qué no te callas !”

Deja un comentario