El crudo recordatorio del Córdoba Femenino: “Estamos malviviendo”

Manu Agudo, su entrenador, vuelve a alzar la voz ante la situación de su equipo: "Llegar un día y no saber dónde vas a entrenar, no tener ropa, que si llueve no tenemos dónde ducharnos...todo ese tipo de cosas las vivimos día a día" | Las jugadoras "se sienten violentas de tener que recibir el dinero de mano de personas cuyo trabajo no es ése"

El siempre prudente entrenador del Córdoba Femenino, Manu Agudo, ha alzado la voz hoy ante la situación que sigue viviendo su equipo, trabajando en condiciones extremas. “Llegar un día y no saber dónde vas a entrenar, no tener ropa, que si llueve no tenemos dónde ducharnos….todo ese tipo de cosas las vivimos día a día”, denunció. ” Yo, como entrenador, lo intento cubrir todos los días para que todo el mundo esté bien, para que todos penséis que es algo idílico, pero no es así. Estamos trabajando muchísimo, nos estamos dejando el alma en cada entrenamiento, estamos malviviendo muchas veces”, lamentó.

Agudo quiere “que lo sepáis y que valoréis el trabajo nuestro, sobre todo, el de las chicas, el nuestro me da igual”. “Yo soy un entrenador que estoy bien si vosotros estáis bien, si todo el mundo está bien. Ni quiero ser el mejor, ni el peor, simplemente quiero que el día que me vaya me recordáis como un buen tipo. Entonces quiero que nos animéis, que vengáis el domingo, que nos apoyéis como PTV, que está haciendo todo lo posible para retransmitir el partido del domingo”, dijo. “Pero hay que dar un pasito más entre todos, hay que mirar un poquito atrás y valorar lo que tenemos y, sobre todo, saber que somos una parte del Córdoba y así tiene que ser. Tenemos que luchar, tenemos que creer en el fútbol femenino y, a partir de ahí, seguramente vamos a vivir momentos maravillosos tanto en el masculino como en el femenino”, dijo.

El preparador se fue al caso de hoy mismo. “Nosotros hoy entrenaremos también en Villarrubia, que nos están cediendo las instalaciones esta semana. Pero es un poco complicado, cada vez se nos pone un poquito más complicado. Yo soy un tío muy optimista, como ya me conocéis, pero es complicado para los entrenamientos, para todo, el tener estos problemas”, continuó. “Es lo que nos toca, es lo que tenemos que afrontar, pero estamos un poquito preocupados, y a la vez también tenemos ganas de que se solucione para poder competir bien o poder trabajar durante la semana para competir bien, porque estamos es una liga muy complicada”.

Una liga en la que “todos los equipos tienen muchísimas herramientas y nosotros estamos haciendo magia con lo que tenemos, representando el escudo lo mejor que podemos en todos los sitios, pero necesitamos, en el momento en el que todo se arregle, un empujoncito más de todos los estamentos para que el futbol femenino tenga el lugar que se merece por la liga en la que estamos”.

Dos capitanas del equipo estuvieron el martes en la reunión con los administradores judiciales. “Nos dijeron que antes del día 10 se iba a poner todo en orden y estamos a la espera. Es cierto que se nos está haciendo un poquito larga, porque, como os comenté otras veces las jugadoras ganan muy poquito y lo están pasando mal económicamente. En tema de pisos pues también es un problema. Yo entiendo que los caseros quieran cobrar, como todo el mundo, y antes que jugadores somos personas. Hace un ratito he tenido un problema de una jugadora que es que no tiene. Y ¿qué hacemos? Muchas veces, por más que le dejemos dinero, ya se sienten violentas de tener que recibir el dinero de mano de personas cuyo trabajo no es ése realmente”.

A muerte con sus “guerreras”

Manu admitió que “hoy me estoy abriendo un poquito a vosotros para que veáis el día a día que estamos viviendo por desgracia”. “Que sí, que es una experiencia que seguramente nos hará ser mas fuertes, pero de ahí quiero que valoréis mucho más el trabajo que están haciendo estas guerreras, el cuerpo técnico y demás, porque yo como entrenador, en los años que llevo, no he encontrado un grupo más unido, más honesto, más limpio, más honrado que el que tengo este año. Me siento súper orgulloso”, dijo.

El técnico, que pidió “que vengáis a las 11 el domingo, que es un partidazo contra el Málaga donde nos jugamos mucho” y anunció que “después todos iremos a apoyar al masculino porque al final esto tiene que ser una familia”, admitió que al final “cada entrenamiento para nosotros está siendo una fiesta, un punto de inflexión, el momento del día en el que nos sentimos más felices”. “Es el ratito que estamos todas juntas y nos olvidamos de todo. Si pudiéramos entrenar siete días a la semana lo haríamos porque en ese momento no escuchamos nada, hacemos lo que queremos. El equipo está súper unido, lleno de buenas personas y buenas jugadoras, que eso lo está haciendo todo mucho más fácil. Les exijo muchísimo para que ellas crezcan porque es bueno también para su futuro, pero todo lo de fuera lo estamos viviendo con resignación, con la ilusión de que llegue un nuevo día, de que salga el sol y que volvamos a disfrutar de lo que más nos gusta, que es el fútbol”, concluyó.

Loading...

Deja un comentario