El Deza CBM exige al máximo y hasta el final al Ikasa (21-22)

Las madrileñas ganan en Fátima en la última jugada de un gran partido por parte local, pese a las muchas bajas y la calidad del oponente

Sandra Lozano entra con fuerza para lanzar. Foto: CBM

Sandra Lozano entra con fuerza para lanzar. Foto: CBM

El balonmano le dejó a deber al menos un punto este sábado al Deza Córdoba de Balonmano en su partido frente al Ikasa Madrid, una escuadra de la zona alta en el Grupo D de la División de Honor Plata que sólo pudo imponerse en Fátima en la última jugada. Pese a las muchas bajas y a la calidad del rival las granates firmaron un trabajo muy completo y anduvieron muy cerca de dar la sorpresa.

El choque arrancó con más errores que aciertos -De la Iglesia y Ariadna Vázquez apenas- en ataque. Precipitaciones y errores en el lanzamiento explicaban una fase de bajo tanteo (1-1, m. 7). Fue el Ikasa Madrid el que antes despertó, para tomar rentas de un par de tantos (2-4, m. 10), aunque poco a poco, con alguna parada de Claudia Álvarez y más desparpajo en ataque, el Deza equilibró (5-5, m. 17) el tanteador. Lucía Lucena, Ariadna Vázquez y Mari Aguilar encontraron la red visitante en sucesivas acciones.

Las madrileñas llevaban en general la iniciativa, pero el Deza CBM estaba respondón, siempre dentro de un contexto de marcador escaso (7-7, m. 20). Un gol de Ariadna propició que las granates se pusieran arriba por vez primera y, aunque el Ikasa reaccionó y recuperó el tono, las de Mario Ortiz defendían como leonas y replicaban a cada tanto. Con 10-10 perdonó un siete metros con dos minutos incluidos a Ariadna el cuadro visitante, aunque más tarde terminaría adelantándose con diana de Iguacel. Pero el Deza forzó otra exclusión, de Alfaro, con diana de Lucía Lucena, para forzar otro empate que rompería De la Iglesia poco antes del descanso (11-12).

Emoción total

Las rentas de uno o dos goles de las madrileñas marcaron los minutos iniciales del segundo acto, hasta que nuevamente el trabajo atrás de las granates les dio frutos. Forzaron el tiempo muerto madrileño al verse abajo en el marcador y la clase de Paula Plaza tiñó de posible sorpresa el panorama (19-17, m. 51), tras una fase en el que cada gol costó un mundo. El Ikasa reaccionó con un parcial 0-4, incluso con tiempo de por medio de Mario Ortiz, que parecía poner las cosas en su sitio. Sin embargo, el Deza CBM rompió su sequía a tiempo y el sexto gol de Ariadna Vázquez y el cuarto de Elsa Lucena colocaron un 21-21 a falta del último ataque. Tras el tiempo muerto Seijas quebró la esperanza de Fátima.

 

FICHA TÉCNICA

21.- DEZA CBM: Claudia Álvarez, Mari Aguilar (1), Elsa Lucena (4), Ariadna Vázquez (6), Jessica Ojeda (3), Lucía Lucena (3), Paula Plaza (2), Marta Camacho (1), Sandra Lozano (1), Ana María Fernández, Amparo Blanco, Beatriz Caballero, Paula Castilla, Alba Martínez y María Castro.

22.- IKASA MADRID: Llana, Moronfolu (5), Montero (3), Rúa (3), Arcos, Guerras, Alfaro (1), García, Ventura (1), De la Iglesia (3), Iguacel (4), Seijas (2), Alonso, Mediavilla, Díez y Yuste.

ÁRBITROS: Déniz Alonso (Comité Canario) y Domínguez Morián (Comité Andaluz). Excluyeron a Elsa Lucena y Ariadna Vázquez, por las locales; y a Alfaro (2) y Ventura (2), por las visitantes.

MARCADOR PARCIAL CADA CINCO MINUTOS: 1-1, 2-4, 5-5, 6-7, 8-9, 11-12 (descanso); 15-15, 17-16, 17-16, 18-17, 19-19 y 21-22.

INCIDENCIAS: Partido de la jornada 16 en el Grupo D de la División de Honor Plata, celebrado en Fátima ante unos 100 espectadores.

Etiquetas

Balonmano | Córdoba de Balonmano | deporte femenino | División de Honor Plata Femenina | Ikasa Madrid |

Deja una respuesta