El doctor Bejarano también ganó su juicio al Córdoba CF SAD

El juzgado de Primera Instancia número 7 condenó a la entidad a pagar 205.000 € correspondientes a la temporada del despido y otros 1,8 millones como indemnización del contrato de 10 años que le hizo Carlos González, siempre que milite en Segunda División antes de 2024

Javier Bejarano en su etapa en el Córdoba, durante un entrenamiento y junto a Jovanovic

Javier Bejarano en su etapa en el Córdoba, durante un entrenamiento y junto a Jovanovic

El Magistrado-Juez del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Córdoba, Antonio Javier Pérez, ha fallado a favor del doctor Javier Bejarano y de su empresa, Cordobesa de Terapias Avanzadas SL, en la demanda interpuesta contra el Córdoba CF SAD por su despido en enero de 2019. Además de un pago de diversas cantidades pendientes, por valor de 200.000 euros, el dato más relevante es que deberá recibir una indemnización de casi 1,8 millones de euros si el primer equipo blanquiverde asciende a Segunda División. Aunque, en teoría, en caso de que llegue ese deseado ascenso en junio, los citados pagos correrían a cargo del máximo accionista de la SAD, algo por lo que litigian Jesús León y Carlos González con este último autoproclamado presidente el pasado 15 de enero.

Bejarano reclamaba que se condenase al Córdoba al pago de una cantidad de 93.230,63 euros, los adeudados al tiempo de resolución de contrato, incrementada con los impuestos que legalmente correspondiesen y el interés moratorio, además de que se declarase no ajustada a derecho y constitutiva de incumplimiento contractual doloso la resolución unilateral no justificada de su contrato, firmado en fecha 14 de agosto de 2013 por 10 temporadas, con una indemnización de 1.725.254,72 euros, incrementada con impuestos y el pago de las costas del litigio.

El Córdoba, por su parte, solicitó que se dictase sentencia fijando como cantidad adeudada 87.420,55 € y se desestimase íntegramente la petición sobre incumplimiento contractual doloso, absolviendo al club de dicha petición y por tanto de la indemnización que solicita, con imposición de las costas a la parte actora por litigar con manifiesta temeridad y mala fe.

En su defensa, el club esgrimió como ajustado a derecho el despido de Bejarano con estas razones: “El reiterado incumplimiento ha supuesto la pérdida de confianza en “Cordobesa de Terapia Avanzada S.L., y en usted, comunicándoles meramente y a titulo de ejemplo que el incumplimiento de las obligaciones puede concretarse en falta reiterada de asistencia a los entrenamientos, falta de asistencia a los viajes y partidos del primer equipo; falta y/o retraso en la atención médica a futbolistas de la primera plantilla del B o del equipo nacional con el evidente perjuicio ocasionado al Club ante la posibilidad del agravamiento de las lesiones; comportamiento inadecuado con personal laboral del Córdoba CF, filtración de datos con vulneración de deber de confidencialidad y secreto profesional pactado con el contrato, etc.”.

Sin embargo, el juez considera que “no se ha acreditado en absoluto ninguna de las causas de incumplimiento que se han alegado por el Córdoba” y que “la prueba testifical practicada tanto a instancia de la parte actora como de la parte demandada ha puesto de manifiesto que Cordobesa de Terapia Avanzada SL cumplió adecuadamente las obligaciones contraídas”.

Además, da validez a la declaración como testigo de Carlos González, en la que dijo que el carísimo precio, prácticamente 22.000 euros mensuales, fue porque “se firmó un contrato integral que incluía muchas más prestaciones, como cirugía, complementos alimenticios, ayuda externas, etc.)” y que el número de temporadas “perseguía mantener los servicios del Dr. Bejarano, que tenía ofertas de otros clubes”. En lo único que estima parte de los argumentos del Córdoba es que la indemnización era en caso de estar la entidad en Segunda División y no en Segunda B.

El fallo

Por todo ello, el juez condena a que el Córdoba “abone a Cordobesa de Terapia Avanzada S.L. la cantidad de ochenta y siete mil cuatrocientos veinte euros con cincuenta y cinco céntimos (87.420,55), incrementada con los impuestos que legalmente correspondan más los intereses legales de la Ley 3/2004 desde la presentación de la demanda” y también “la remuneración pendiente correspondiente a los días 22 a 31 de enero de 2019 (7.123,87 euros) y a las mensualidades de febrero a junio de 2019 a razón de 22.084 euros mensuales“, un total de 117.543,87 euros, igualmente incrementado con impuestos e intereses.

Y en cuanto a la indemnización, resuelve que “debo condenar y condeno a Córdoba Club de Fútbol SAD a que abone a Cordobesa de Terapia Avanzada S.L. la cantidad pactada en el contrato de fecha 14 de agosto de 2013 para las próximas temporadas 2020/2021, 2021/2022, 2022/2023 y 2023/2024, siempre y cuando el primer equipo del Córdoba Club de Fútbol compita en la categoría de Segunda División A“.

Deja un comentario