González desvela “amenazas” de Beiman, que “contactó con Baréin para decirles que les engañábamos”

El dirigente cordobesista indicó que por eso se precipitó la rescisión de su contrato, aunque antes "les dijimos que nos hicieran una nueva propuesta y nos pasaron una con el mismo importe, cuando de once servicios se necesitaban y prestaban tres"

González Calvo, consejero delegado cordobesista

González Calvo, consejero delegado cordobesista

Desde hace cosa de diez días el Córdoba es noticia también por sus servicios médicos, y la sustitución de la Clínica Beiman por una estructura propia con el exjugador Víctor Salas de coordinador y José Miguel Bretones como nuevo médico en el día a día, tras estrenarse en Badajoz. Hoy, en su entrevista en Canal Sur, Javier González Calvo dio también detalles muy sorprendentes de la situación vivida, y que es la primera medida drástica tomada por Infinity prácticamente desde su llegada al club. Un tema que no le preocupa con todo.

“A mí que me amenacen con procesos judiciales, con ir a la Federación…que hagan lo que ellos consideren. Tengo un despacho de abogados bastante importante en Madrid y nos dedicamos a defender a clientes, por lo tanto, para nosotros es el chocolate del loro tener que ir a los juzgados”, espetó.

Calvo indicó que no sabe “lo que realmente se le debe a Beiman, pero sí sé los servicios que a nosotros nos reclamaban y los servicios que ellos prestaban”. “Con el primer señor que me senté de los proveedores del Córdoba fue con Pérez Cubero y luego, esa misma tarde, me senté con Beiman. Les dije que quería seguir trabajando con ellos, pero que teníamos que estudiar el contrato porque de esos servicios no podíamos hacernos cargo porque eran bastante elevados. Les dijimos que nos hicieran una nueva propuesta y nos pasaron una propuesta con el mismo importe”, criticó.

En ese momento “les dijimos que nos dieran el desglose de qué servicios se están prestando, porque nosotros considerábamos que de esos 10 u 11 servicios que en teoría estaban dentro de ese contrato, se necesitaban tres, pero no es que se necesitaran, es que eran los que realmente se estaban prestando”. Según el dirigente “les comenté que si necesitaban que hiciera una provisión de fondos, en tanto en cuanto nosotros llegamos a un acuerdo sobre el nuevo contrato, la hacíamos”. Al gerente se le ofrecieron cifras exactas, en torno a 10.000 euros, pero “lo que no vamos a pagar son 21.000 euros porque, para empezar, entendemos que estos servicios no se prestan”.

Pero en un momento determinado la situación se tensó, siempre en versión de González Calvo. “Aquello fue otra manera de negociar, aunque no era de negociar porque yo ya diría de amenazar. Amenazas por escrito, por teléfonos móviles, y no solo nuestros. De mi teléfono móvil se pueden enterar: soy una persona pública y si van al Colegio de Abogados de Madrid es muy fácil enterarse de mi teléfono móvil. Pero lo que no entiendo es cómo se pudieron hacer del teléfono móvil de un señor de Baréin, al que mandaron mensajes diciéndole que no les estábamos contando la verdad. Y yo no lo puedo permitir porque nosotros consideramos que esto es muy grave”.

“Se les dijo que se daban por resueltas todas las negociaciones y que no asistan más a El Arcángel, solamente a recoger todo lo que fuera de ellos”

Esto “fue un sábado por la tarde a las 8” y “el mismo lunes, antes de ningún tipo de conversación más, se les comunicó que se daban por resueltas todas las negociaciones para nuevo contrato y que por lo tanto en los próximos días recibirían una comunicación de cuántos eran los servicios que consideramos nosotros que había que pagarles”.

“Ellos se personaron un miércoles en El Arcángel, diciendo que no se les ha comunicado, y no. Se les ha comunicado todo por el mismo formato o el mismo medio, en el que ellos nos comunican todas las comunicaciones que han tenido con nosotros, a través de su abogado. Se les dijo que se daban por resueltas todas las negociaciones y que no asistan más a El Arcángel, solamente a recoger todo lo que fuera de ellos”.

Habrá que ver cómo acaba esta situación, seguro que en el juzgado, después de que precisamente hoy se haya conocido la cuantiosa suma a la que la entidad, la SAD anterior, fue condenada por el caso Javier Bejarano.

Comment List

  • ancaza57 12 / 02 / 2020 Reply

    Yo tengo una anécdota con esa clínica padecida por un familiar muy allegado a mi…, a saber: una chica se lesiona en un partido que se jugaba en el campo de fútbol de Miralbaida…, un partido oficial entre equipos femeninos, debidamente federada y todo eso…,. La manda el presidente del equipo a la citada clínica Beiman, la acompaña su entrenador, y el galeno de turno que la atiende…, “un figura vaya…, no sé si de la medicina, pero un figura…,” aparte de no atenderla, así de claro, le niega una resonancia aduciendo que eso se lo tienen que autorizar en Sevilla y que como es sábado por la tarde no hay nadie que autorice eso…,. Un despropósito en toda regla…, suerte que la chica se fue a urgencias (no hago publicidad del hospital…,), y expuso que se había resbalado y que sentía un fortísimo dolor en la rodilla…, tras la oportuna valoración y pruebas fue diagnosticada de rotura parcial del menisco y tal y tal y tal…,. Al final y como en el acto desistió de dedicarse al mundo futbolero fémino no necesitó ser intervenida…, fuen infiltrada y hasta ahora. Pero, aún hoy día, de esto hará unos 7/8, añetes, se resiente un poco de la zona…, en fin. Según me contaron el entrenador y presidente de dicho equipo la citada clínica Beiman por esas fechas mantenía acuerdo de asistencia médica con la federación andaluza de fútbol…, otro…, en fin. Si relaciono la denuncia de amenazas por parte del consejero, con estos hechos contados y que se me han venido a la memoria, no me extraña nada de nada que esos actúen como Chicago años 30…, ver para creer. Pues nada !a las barricadas…, a las barricadas…,!, DIGO, a los juzgados…, en que estaría pensando.

  • pariza 12 / 02 / 2020 Reply

    Vaya tela con los servicios médicos, estos hacen un contrato con el Córdoba y quieren vivir de las rentas el resto de su vida aunque no atiendan ni un resfriado.

Deja un comentario