“El equipo era compacto y bueno, pero en estas categorías hay que saber a lo que jugar”

Roberto Ramírez valoró satisfactoriamente su etapa en el Córdoba Femenino: "A veces los números son muy fríos, pero en este caso han sido diez partidos y una sola derrota" | "Con la bajada de presupuesto ligada al primer equipo puede haber un año de transición", pronostica

Roberto Ramírez en las oficinas de El Arcángel. Foto: CCF

Roberto Ramírez en las oficinas de El Arcángel. Foto: CCF

Otro de los equipos que cerró su temporada días atrás fue el Córdoba Femenino, con una permanencia holgada que no terminó de evitar un cierto sinsabor por no haber estado en la pelea de los mejores. Independientemente de que con la superioridad del Villarreal poco había que hacer en la lucha por ser de la Primera Iberdrola.

Roberto Ramírez fue el técnico que dirigió al equipo en la segunda fase y en cuanto a un balance general de la temporada, no quiso entrar a valorar la parte anterior a su llegada, ya que “sería una falta de respeto al compañero que estuvo anteriormente, que seguro que intentó hacerlo lo mejor posible pero no le salieron las cosas”. En cuanto a la fase de descenso, sí bajó su su mando, “los números hablan”, a su juicio.

“A veces los números son muy fríos, pero en este caso han sido diez partidos y una sola derrota. El director deportivo, Peque, y su asesor, Jacinto, hablaban de ‘qué pena que esto se acabe’, y lo compartían las jugadoras. La dinámica era terrible en positivo, volviendo a ganar hasta en el último partido y con los conceptos ya consolidados”, detalló.

Por ello, el entrenador sólo puede tener “palabras de agradecimiento a todo el mundo”, por “la disposición absoluta del cuadro técnico hacia mí, la actitud de las chicas y a la dirección deportiva”. “Es una pena que se acabe, pero hemos disfrutado y cuando se disfruta con lo que se está haciendo el resultado seguro que es bueno. Mi sensación es de mayor enorgullecimiento por ser además el equipo de mi ciudad, al que me debo y adoro”, defendió.

¿Equipo para más?

Una sensación muy general, sin entrar en mucho más análisis, es que podían haberse hecho más cosas este año. “Si esto hubiera durado más habría dado igual enfrentarse al Tacuense o al Alhama que al Femarguín, el Almassora o el Levante B. La dinámica era muy buena y se ha trabajado muy bien. El equipo era compacto y bueno, pero en estas categorías hay que saber a lo que jugar. Además hace falta un feedback entre jugadoras y cuerpo técnico que en este caso hemos conseguido. Hubo resultados muy buenos”, opinó.

El técnico contó incluso una anécdota. “En el autobús de vuelta de Valencia y viendo el Barcelona-Levante de la Copa de la Reina, Korina, jugadora colombiana que venía del Sporting de Huelva, decía que ella se había enfrentado a jugadoras de Iberdrola y que, aunque hay un salto, este equipo era capaz de competir. Me alegró porque ella es conocedora de esa categoría, y yo no. La verdad es que había un montante de jugadoras para competir por cosas grandes, aunque quizá para ello hacen falta cuatro o cinco distintas y que en este caso no estaban en el equipo”, argumentó.

Roberto Ramírez acaba su etapa en el Córdoba Femenino. Foto: CCF

Roberto Ramírez acaba su etapa en el Córdoba Femenino. Foto: CCF

Al cuestionarle por el nivel de la competición, Ramírez no tuvo dudas en afirmar que fue “altísimo”. “No vi ni un equipo flojo. Es verdad que a nosotros nos fueron bien los filiales, con dos victorias a cada equipo, con grandes resultados y muchos goles a favor y pocos en contra, pero fue por el tipo de juego. Los estudiamos y ganamos los cuatro partidos, lo que nos hizo consolidar la plaza. Pero no había diferencia entre el primero y el último”, arguyó. “En nuestro grupo se hablaba del Granada, pero se hizo con la primera plaza el Pozoalbense. Eran todos equipos similares, con jugadoras en algunos puestos determinantes, salvo uno que se salió por arriba que fue el Villarreal, con esa futbolista, Salma, que marcaba las diferencias. Pero en general fue una liga muy trabajada, con muchas jugadoras veteranas que han estado en Iberdrola y jóvenes con proyección, y una categoría muy igualada. El primero ganaba al último pero el último al primero; es la sensación que me llevo”, reflexionó.

Mirando al futuro

El técnico ya avanzó semanas atrás su marcha del equipo. “Es una liga muy bonita pero muy exigente. Hay muchos equipos de Canarias, de la zona de Levante y de Extremadura, y son muchos viajes de casi 48 horas, de irte un sábado a primera hora y venirte un domingo a última. Por mi profesión actual me es difícil conciliarla, con mucho esfuerzo y desgaste”, volvió a explicar el entrenador. Pero a su juicio “el club queda en buenas manos”. “Las dos personas que están al frente, Peque y Jacinto, tienen un conocimiento bárbaro de la categoría y ya están trabajando en pos de hacer el mejor equipo posible para el año que viene. Es verdad que con la bajada de presupuesto ligada al primer equipo puede haber un año de transición, con vistas a consolidar más el equipo en la Reto Iberdrola, pero quién dice que en un par de años no se pueda asaltar la Iberdrola”, expuso.

Y en lo personal, quiere seguir entrenando en la casa blanquiverde o en otro lugar. “Yo voy a seguir vinculado al fútbol, pero a estas alturas no sabría decir dónde. Hay varias propuestas, alguna del mismo club, y habrá que ver tras la incertidumbre de presupuestos y direcciones deportivas si hay algo que encaje para mi persona. Si no, trataré de buscar algo relacionado con este deporte, que es el mío. Este año ya logré titularme con el Nivel 3 UEFA Profesional con el CEDIFA y puedo aspirar a lo que se me proponga. Yo tengo ganas, pero deben ser cosas en las que el club que me llame y yo estemos muy en consonancia y de acuerdo. Este año disfruté muchísimo y agradezco mucho al Córdoba CF la oportunidad que me ha dado”, finalizó.

Etiquetas

Balance | Córdoba Femenino | deporte femenino | Fútbol Femenino | home13 | Liga Reto Iberdrola | Roberto Ramírez |

Deja un comentario