El lugar de Ramón Borente y Alfonso Romero

El primero batió el récord de Europa y logró el oro en los relevos 4x400 del Mundial Máster de Málaga, mientras el segundo logró un bronce en la categoría de más de 35 años

El atletismo cordobés no ha pasado desapercibido durante el Campeonato Mundial de Atletismo Máster 2018. Además de los éxitos de María Dolores Jiménez, Diego de la Fuente o Miguel Espinosa, dos atletas pertenecientes al Club de Atletismo Cordobés lograron medalla en la prueba de relevos 4×400 en la cita celebrada en Málaga que durante 12 días congregó a más de 8.000 deportistas veteranos de un centenar de países diferentes.

Ramón Borente logró la medalla de oro en la categoría de más de 40 años y lo hizo batiendo con su equipo el récord de Europa, con una marca de 3.22:04. Se trata de uno de los deportistas en los que el atletismo cordobés tenía depositadas más esperanzas y uno de los veteranos más en forma de toda la provincia. Ya en 2015 logró atesorar el primer puesto en pista cubierta a nivel europeo y ahora ha puesto el broche de oro tras una magnífica carrera en la que realizó la segunda posta y consiguió ganar una posición.

“El esfuerzo y la dedicación son muy exigentes y este oro es una satisfacción plena”, destacó Borente, quien subrayó que esta medalla es uno de sus mayores logros deportivos. Aunque el atleta tenía muy buenas sensaciones de cara al evento y confiaba en cosechar una buena actuación, conseguir un récord europeo era “inimaginable”, confesó. Ahora, el atleta se centra en recuperarse y afrontar el reto de la Carrera Popular de la Fuensanta, que se celebrará el próximo domingo. En la próxima temporada, adelanta, “quiero trabajar otra vez en mi 400 para recuperar velocidad”.

Por su parte, en la categoría de más de 35 años, Alfonso Romero conseguía alzarse con el bronce y resarcirse así de su eliminatoria de 400 metros, en la que tenía depositadas muchas esperanzas y no obtuvo sus mejores sensaciones. Romero, que realizó la tercera de las postas, luchó en todo momento con el combinado inglés, que se hizo con el oro. Finalmente, el equipo español logró finalizar la prueba con una marca de 3:29:64. Aunque la consecución de la medalla se planteaba difícil, tras un ejercicio de fe, cada uno de los relevistas consiguió sacar la mejor versión de la temporada.

Para Romero era su segundo Mundial y su cuarta cita internacional, pero, según subrayó, la de Málaga ha supuesto “una experiencia irrepetible y uno de sus mayores logros deportivos”. Ahora, según afirma el atleta, después de un año en el que casi no ha parado de entrenar, “toca descansar, disfrutar de lo conseguido y cargar las pilas para afrontar los próximos retos”.

Etiquetas

Deja un comentario