El saudí con el que se iban a ingresar 2,5 kilos que precipitó la cesión de Sergi Guardiola

Jesús León detalló que "sólo me queda flagelarme en la puerta de El Arcángel" ante la mala operación realizada, que ahora busca revertir con demanda al Getafe porque "hubo incumplimientos parciales"

Como no podía ser de otra forma, el asunto de Sergi Guardiola se llevó buena parte del pastel de la comparecencia de Jesús León y Alfredo García Amado. El mandatario, que se prometió no hablar más de la operación desde hoy, dio todos los detalles que pudo, aunque empezó por insistir en que “ya he dicho que me equivoqué, creo que es la quinta vez que lo digo, por ser el máximo responsable, así que lo que me queda es flagelarme en la puerta de El Arcángel”. Según León “ahora hay que tratar de darle la vuelta a la operación y ese perjuicio que nos ha ocasionado repararlo cuanto antes”.

El dirigente expuso que “el tema de Guardiola es una cesión con una opción de compra de 10 millones de euros, una prestación económica y una contraprestación de cesión de jugadores que no se ha cumplido”. Uno de esos jugadores es Chuli, con el que “el Córdoba no ha ejercido su derecho”. Por eso “hemos mirado y analizado el contrato de cesión y aquellas cosas que creemos que se han dejado de cumplir parcialmente las vamos a reclamar”.

Jesús León, que admitió por cierto que demanda como tal no hay, apuntó que “no podemos concluir cuál va a ser la resolución del caso, pero entendemos que hay incumplimientos parciales y el primer paso que hemos dado es comunicar al Getafe ese incumplimiento”. “Hay un documento que es la cesión de varios jugadores, entre ellos Chuli. Sobre esa cesión tenemos un derecho de preferencia que no se ha cumplido”, insistió.

León dijo que “el haberse inscrito o no era responsabilidad del Córdoba, no del Getafe, pero luego aparte había dos jugadores más que estaban por determinar y al Córdoba en ningún momento se le ha preguntado, ni ha renunciado a ello”. Se le insistió en que “en el caso de un jugador hubo una negativa del Getafe cuando lo propusimos y entonces no tuvimos oportunidad de presentarlo en la Liga”.

La obligación de cesión a un Primera, las comisiones del fichaje…

Pero hubo tiempo de profundizar más en el asunto de la operación. Por ejemplo, expuso que “en el contrato de renovación que hicimos en 2022 se incluyó una cláusula de que siempre que existiera una oferta de cesión de un equipo de Primera prevalecía sobre la posibilidad de jugar en el Córdoba”. El dirigente dijo que hubo “prisas” por cerrar la operación y entonces se le pudo preguntar por algo que ronda en los mentideros cordobesistas: que las prisas eran de Oliver y del agente del jugador, Joaquín Vigueras, para cobrar su comisión. “Eso ni me consta ni tengo pruebas. Digo que notaba prisas porque el jugador tenía la oportunidad de jugar en Primera y parecía que se acababa el mundo, que no podía esperar y que quería irse al Getafe. Pero todo lo que haya detrás tranquilos que todo en la vida aparece”.

Con todo, lo más llamativo del asunto hoy fue otra explicación de León a por qué quizá se hizo todo de manera tan precipitada. “No trato de eludir mi responsabilidad, porque el que firmo soy yo, pero en el momento y en el contexto en que se firma todo hay un detalle. Yo tenía el borrador del contrato para traernos a un jugador de Arabia Saudí, el que había pasado por el Leganés, y que por jugar 8 minutos cada cinco partidos nos daban hasta 2,5 millones. Yo sabía que LaLiga te adelanta el entorno de por dónde está tu límite salarial, pero tenía esa opción aunque debí ser prudente y firmalo, y se cayó con la excusa de que la operación no se firmaba porque Luis Oliver está de director deportivo. Quiero decir que entendí entonces que a pesar de que podía ser atrevido lo de Guardiola, tenía operaciones aparte, con patrocinios también y otras cosas, que me podían respaldar y no fue así”.

Loading...

Deja un comentario