El triste y pequeño tránsito del bochorno a lo decoroso (4-2)

El Córdoba cae en Granada tras una primera parte que pudo acabar en goleada pero que sólo vio los tantos de Fede Vico y Vadillo, por lo que Jovanovic y Bambock al principio y final de la segunda parte pusieron algo de emoción cercenada por Montoro y Rodri

Carlos Abad despeja con los puños un ataque granadinista. Foto: Charo Tobajas / CCF

Carlos Abad despeja con los puños un ataque granadinista. Foto: Charo Tobajas / CCF

Si bien es cierto que en los últimos partidos en casa el Córdoba ha ido dejando sensación de competir los partidos, lo de fuera de casa sigue siendo un permanente paso por el dentista. Sea porque Sandoval no encuentra la tecla adecuada, como jugar con un sistema para el que no está confeccionado el plantel, sea porque los jugadores no están convencidos con él, o quizá por la evidentes limitaciones del equipo, lo cierto es que a domicilio el cuadro cordobesista no es un equipo, es un simulacro. Un pelele en manos de un monstruo. Hoy, en Granada, se vio una de las peores primeras partes que uno recuerda, que pudo acabar en una goleada de escándalo de no haber mediado Carlos Abad y los palos en Los Cármenes. Luego, el equipo dio el triste y pequeño tránsito para no acabar goleado y sí con una derrota decorosa, aunque no sirva absolutamente para nada. El Córdoba es colista y corre el riesgo de descolgarse si no reacciona o lo reactivan desde la cúpula del club, aunque eso sólo puede pasar ahora por la ruptura más fácil de la cuerda, que no puede exonerar a otros muchos responsables.

Sandoval, esta vez sí, apostó por la continuidad en su once y repitieron nueve de los que jugaron y empataron con el Tenerife. Regresó Carlos Abad a la meta y entró Jovanovic por el ausente por decisión técnica Miguel de las Cuevas. En el Granada pocas sorpresas, con Fede Vico como titular en el trío de mediapuntas.

Pronto dejaría ver el cordobés su calidad, en un inicio precedido de un bonito homenaje a Mingorance, granadino que fue el único internacional aportado por el Córdoba a la selección absoluta y que luego vio un total control de los locales, con un centro peligroso de Álex Martínez a la espalda de Fernández que no encontró rematador y una falta lateral en la que Carlos Abad tuvo que salir de puños. Entonces, en el minuto seis, el zurdo formado con la cantera del Córdoba recibió prácticamente solo la pelota tras un despeje no resolutivo de Aythami y su disparo, abajo, acabó en la red de Carlos Abad.

Estaban aún dando las repeticiones del gol cuando estuvo cerca de llegar el segundo. Fede Vico rompió al espacio, habilitado por Fernández, y el mediapunta se plantó solo ante Carlos Abad, espléndido en el mano a mano y el rechace que le cayó a Puertas. Luego probaría desde lejos Adrián Ramos y más tarde otra vez Fede Vico, segundos antes de que Sandoval decidiera quitar del campo a Piovaccari, con una amarilla, para meter a Érik Expósito.

Vadillo mete el segundo, que se quedó corto

El Córdoba, que apenas se había acercado en una apertura de Aguado que acabó en un centro de Quezada a las manos de Rui Silva, no tuvo tiempo de comprobar ningún efecto, porque enseguida, en una cabalgada de Adrián Ramos que ni Aythami ni Bambock supieron cortar, Vadillo colocó en la red el pase atrás del colombiano.

Lo peor del 2-0 es que los blanquiverdes, de azul hoy, no reaccionaron. Eran superados como aviones por sus rivales. Antonio Puertas estrelló un tiro en el palo izquierdo de Carlos Abad y Fede Vico se encontró con el larguero en la continuación de la jugada. Un tiro de zurda tímido de Blati Toure fue la escasa respuesta visitante. Qué horror.

Ya pasada la media hora, Vadillo volvió a tener el gol, al plantarse mano a mano con Carlos Abad, espléndido para sacar a córner. El Granada jugaba tan a placer que hasta el central Martínez se animó a rematar de zurda y de chilena en un balón suelto en el área. Luego fue Adrián Ramos el que tuvo una doble opción, pero primero se adornó en exceso al intentar driblar a Abad y la pelota se le fue fuera y más tarde su remate de cabeza, en una mala salida del meta, se fue por encima del larguero.

Recorte de penalti que dura poco

Hubo que acudir a aquello de lo que es el fútbol nada más empezar la segunda parte, porque, tras una primera mitad que pudo acabar con un 4-0 o 5-0, el Córdoba se puso 2-1. A los tres de juego Jovanovic encaró, porfió por la pelota y logró que Víctor Díaz le derribara dentro del área. Pizarro Gómez señaló penalti y Aythami asumió la responsabilidad para anotar.

La verdad es que no era un marcador justo, pero el fútbol no es un juzgado. El Córdoba encontraba la oportunidad de pelear el partido. Pero poco iba a durar la alegría. Tras una falta muy dura de Quezada al tobillo de Vadillo, que pudo ser roja, un mal despeje precisamente del lateral acabó en un tiro de zurda de Montoro que tocó en Blati Toure, salió mordido y se alojó en la red por bajo.

El tanto fue un palo importante, aunque aplacó los ánimos de los locales, que dieron casi por acabado el encuentro en el apartado ofensivo. Sandoval decidió entonces pasar a jugar con tres centrales y dos carrileros, metiendo a Jesús Valentín por la sombra de Jaime Romero, y así, ante un Granada que buscó el refresco con la entrada de Pozo por Vadillo, llegó una muy buena ocasión para marcar. Quezada habilitó a Jovanovic, que se fue solo hacia portería pero quiso tirar a romper y mandó la pelota fuera.

Anota Bambock pero no sirve

El preparador del Córdoba metió en el campo a Javi Lara por Aguado, mientras Diego Martínez siguió metiendo aire fresco con Nico Aguirre por un aplaudido Fede Vico y luego a Rodri Ríos por Adrián Ramos. El partido parecía apagarse, cuando, ya con Aythami a lo Alexanco y el Córdoba colgando balones, un mal despeje del Granada permitió a Bambock enganchar un disparo raso desde la frontal que sorprendió a Rui Silva.

Parecía increíble que el Córdoba llegara con vida al minuto 90 de partido y precisamente ése fue la sensación que sus jugadores transmitieron. Fueron incapaces de generar una mínima llegada más en el tramo final y el Granada, en una contra de Montoro y Pozo que pudo partir en una falta a Érik Expósito, sentenció por medio de otro ex de la casa califal, Rodri Ríos.

FICHA TÉCNICA

4.- GRANADA CF: Rui Silva; Víctor Díaz, Martínez, Germán, Álex Martínez; Montoro, Fede San Emeterio; Vadillo (Pozo, m. 63), Antonio Puertas, Fede Vico (Nico Aguirre, m. 73); Adrián Ramos (Rodri Ríos, m. 81).

2.- CÓRDOBA CF: Carlos Abad; Fernández, Quintanilla, Aythami, Quezada; Bambock, Blati Toure, Aguado (Javi Lara, m. 71); Jovanovic, Jaime Romero (Jesús Valentín, m. 61), Piovaccari (Érik Expósito, m. 18).

ÁRBITRO: Pizarro Gómez, del Comité Madrileño. Amonestó al local Rodri Ríos y a los visitantes Piovaccari, Jaime Romero, Jovanovic y Quezada.

GOLES:1-0, m. 6: Fede Vico. 2-0, m. 19: Vadillo. 2-1, m. 49: Aythami, de penalti. 3-1, m. 53: Montoro. 3-2, m. 85: Bambock. 4-2, m. 93: Rodri.

INCIDENCIAS: Partido de la séptima jornada de LaLiga 1|2|3, celebrado en Los Cármenes con notoria presencia de seguidores cordobesistas en las gradas.

Loading...

Deja un comentario