“Este Córdoba es capaz de bajarse al barro y lo demostró en Villarrubia y en Yecla”

Chus Herrero apuntó que "jugar bien para muchos es ganar y para otros es dar muchos pases seguidos y hacer gol" | "Decidí renovar porque me sentí bien aquí y vi que se dieron garantías para no estar como el año pasado" | "Me sorprendió el cese de Alfredo García Amado; sabe estar entre la cúpula y el vestuario, y ahora esa figura no existe"

Chus Herrero posando para la cámara de Cordobadeporte.com en la Plaza de la Corredera

Chus Herrero posando para la cámara de Cordobadeporte.com en la Plaza de la Corredera

Jesús María ‘Chus’ Herrero Gómez (Zaragoza, 10-2-1984) es uno de esos futbolistas que representa la vertiente más experta de ese Córdoba CF de Segunda B, una categoría que el maño no pisaba desde 2006 cuando dejó el filial del Real Zaragoza para debutar en Primera. Nada tiene que ver la actual categoría de bronce con aquella, porque ahora “primero es físico y fuerza, y luego en los últimos metros calidad; esto es la Segunda B”.

“Si pensamos que vamos a ganar con la gorra no es así, porque la gente está muy preparada. Por suerte hacía muchos años que no jugaba en Segunda B, pero bajas y te das cuenta de que hay mucha gente muy buena”, subrayó Herrero en una entrevista concedida a Cordobadeporte.

Chus Herrero ante el escudo del Córdoba en la bocana de vestuarios

Chus Herrero ante el escudo del Córdoba en la bocana de vestuarios

“Cualquiera de nuestra plantilla podría estar en Segunda A. Los chavales jóvenes vienen muy fuerte y es cuestión de tiempo que estén más arriba”, comenta el jugador, que se detuvo en la figura de Fidel Escobar para ponerlo como mejor ejemplo. En su opinión fue “un fichaje increíble”. “Con su nivel será un futbolista en el que se fijarán. Tiene una proyección muy buena y ojalá esté con nosotros en Segunda A”, dijo.

Con esa frase Chus Herrero vino a pronosticar que el panameño a buen seguro la próxima temporada promocionara de categoría, con o sin el Córdoba, aunque su deseo es que sea luciendo la blanquiverde como él, porque quiere “ayudar a devolver al Córdoba al fútbol profesional”.

Ésa es la razón por la que decidió renovar. “Me sentí muy bien en Córdoba, como mi familia, y además vi que se dieron garantías para no estar como el año pasado”. Eso sí, reconoció que “tardé un poco porque estuvimos con Alfredo (García Amado) atando hilos y haciendo diferentes propuestas para que el contrato fuera el más beneficioso para mí y para el club”.  Admitió que “tuve otras ofertas, pero no llegué a escucharlas ni negociar nada porque quería seguir”. “El Córdoba es un club grande de España, aunque ahora está en una situación complicada”, defiende.

Curiosamente a la postre Chus Herrero continuó y el que salió de la entidad fue Alfredo García Amado. “Me sorprendió su cese como director general, porque tiene mucha experiencia y sabe estar entre la cúpula y el vestuario. Me une una relación de hace años y a mí me hubiera gustado que siguiera”, argumentó. Entre otras razones porque “ahora esa figura no está” y esa función de nexo con la plantilla se la repartan Alberto Mayoral, responsable de relaciones institucionales del club, y el director deportivo, Alfonso Serrano.

Chus Herrero en una de las típicas tiendas de material de esparto de la Plaza de la Corredera

Chus Herrero en una de las típicas tiendas de material de esparto de la Plaza de la Corredera

Chus Herrero echó la mirada atrás para recordar su llegada a Córdoba a finales de enero, en una situación deportiva complicada. “Sabía a dónde venía, el equipo estaba donde estaba”, comenta. Desde ahí hasta ahora vivió “nueves meses muy intensos, en los que no se consiguió primer el objetivo, pero siempre busco lo positivo a todos los retos, y me quedo con que conocí Córdoba”.

“Este año todo empezó mucho mejor y va en otro sentido”, subrayó, aunque no eludió hablar de aquel cantado descenso. “Cuando se desciende es por muchos motivos y el primero es que el Córdoba venía cortado económicamente, lo que no te permite competir en igualdad a la hora de fichar”, opinó. “La plantilla era la que se pudo confeccionar y además en enero se vendieron buenos jugadores”.

Luego hubo “circunstancias externas al equipo, porque todo lo que había fuera eran muchos aspectos negativos”. Con todo recordó que “tuvimos un par de partidos para engancharnos”. El primero fue tras ganar en Tenerife, donde marcó hasta ahora su único gol como cordobesista, pero “no se pudo con el Granada en El Arcángel”. La siguiente opción llegó “tras ganar al Mallorca, pero se fue a Elche y se perdió”. “Fueron los momentos claves. Luego el día del Lugo aquí es cuando todo se acabó. Nos jugábamos la vida y lo perdimos bien”.

Aquellas nóminas impagadas por el Córdoba

De entre esos varios aspectos negativos que afectaban al vestuario estuvo la acumulación de hasta tres nóminas, una cuestión sobre la que fue claro al afirmar que “a cualquiera que no cobra le afecta”, ya que “no remuneran su trabajo”. Eso sí, “no sólo era cuestión de nuestras nóminas, sino que afectaba a mucha gente en el club, y eso crea un ambiente en el que no era fácil trabajar”.

“A mí personalmente no me influía económicamente, pero había gente en el vestuario más joven a la que le costaba y sufrían”,reveló. Afortunadamente aquel pasaje vivido de febrero a mayo es pasado, porque “al menos este año todo está bien y los mensajes que nos mandan desde arriba son positivos”.

Chus Herrero en un rincón de Córdoba cerca de la judería

Chus Herrero en un rincón de Córdoba cerca de la judería

“Yo no me entero mucho del ruido porque no soy de redes sociales, pero es cierto que todo llega al vestuario y se comenta”, apunta. Con todo aseguró que esta temporada “todo eso no está afectando ni afectará”, aunque entiende que “siempre hay sectores críticos con el presidente y los jugadores, eso va en la naturaleza de una masa social”. “Hay gente muy fiel que anima pese a lo mal que vaya, y otros no, pero eso son cuestiones del deporte”.

Chus Herrero puede decir que está “curado de espantos” a sus 35 años, porque quedó marcado tras sufrir un descenso con el Zaragoza cuando tenía 23. “Aquello fue como hacer un máster, jugar en un campo lleno en el que te pitan cada vez que tocas el balón. Por eso decidí no hacer caso. Llegué a la conclusión de que leer no me hacía bueno, ni para bien ni para mal.  Todas las ciudades tienen sus particularidades y a mí me llegó muy joven y fue una lección de vida. Luego ascendimos al año siguiente a Primera y todo era blanco”, evoca.

“Hace muchos años que no leo nada. Tomé esa decisión en Zaragoza,  aunque no sea abstraerme”, dijo, porque es consciente de que “los medios, tanto para lo bueno como para lo malo, son imprescindibles y dan eco de las noticias que se generan”. Eso sí, tiene claro que “cuando yo salgo de los partidos sé si estuve bien o mal, y luego lo compartimos todo en el vestuario”.

Su aparición como pivote ante el Yeclano

Volviendo al momento actual, era inevitable preguntarle por su aparición en el once inicial ante el Yeclano incrustado en la medular como pivote. “Enrique sabía que jugué mucho de pivote defensivo, aunque hacía tiempo, creo que con el Valladolid y en Girona”, explicó, hablando por tanto de hace cinco y seis años, respectivamente. “Me acuerdo que me preguntó el día anterior y le dije que estaba disponible para lo que quisiera. Así que me lo olía porque el día de antes entrené en esa posición, aunque no me enteré hasta hora y media antes de un partido en el que habría poco recorrido. Mi misión era coger segundas jugadas y que estuviera equilibrado el equipo”.

Chus Herrero peleando un balón aéreo en la medula ante el Yeclano

Chus Herrero peleando un balón aéreo en la medula ante el Yeclano. Autor: Yeclasport/Inma Azorín

“Se sabía que iba a haber mucho balón aéreo, pelea y guerra, porque las dimensiones del campo no daban para otra cosa”, comentó, así que “en ese sentido el partido estuvo bien planteado, porque no sufrimos su juego directo, aunque la diferencia fue que marcaron jugando por abajo”. De cualquier forma, por aquel partido  afirmó que “este Córdoba es capaz de bajarse al barro y lo demostró en Villarrubia y en Yecla”.

Eso sí, tras verse abajo en el marcador ante el Yeclano Enrique Martín “vio que el equipo necesitaba más fútbol y me sacó por Javi (Flores) para buscar el empate”. “Un partido no dura veinte minutos. Los primeros 45 pueden ser totalmente diferentes, como pasó, porque entonces la presión y las segundas jugadas eran muy intensas. En la segunda parte ya nos dejaban combinar, algo que era imposible en la primera”, recordó. Así que en su opinión “fue leer bien el partido, en los que no son iguales los primeros diez minutos que los últimos”.

“El margen de mejora de este Córdoba es muy grande; juntos no llevamos ni un mes”

Fue en ese punto cuando afirmó que “jugar bien para muchos es ganar y para otros es dar muchos pases seguidos y hacer gol”. De cualquier forma no eludió reconocer que “el margen de mejora de este Córdoba es muy grande”. “Hay muchísima competitividad y juntos no llevamos ni un mes. Somos un grupo nuevo que tiene que adaptarse. Ante el Badajoz ya se vio mucha mejora, pero a mí dame partidos como el del Murcia, que ganamos y lo prefiero”.

Chus Herrero en la entrada del Mercado Sánchez Peña de la Corredera

Chus Herrero en la entrada del Mercado Sánchez Peña de la Corredera

“Vamos a ir a más, porque ya se dio paso adelante ante el Badajoz, por competitividad y combinación”, arguyó. “El nivel hace crecer al equipo. Ahora tenemos muchas ganas de lograr los primeros tres puntos fuera de casa y estoy seguro de que vamos a sumar mucho lejos de El Arcángel”.

De entrada ante el Sevilla Atlético el campo “ya es diferente y nos dará para hacer otro tipo de fútbol, pero siempre siendo intensos como nos inculca Enrique”. “Tenemos mucha calidad en el centro del campo. Es el corazón y el motor, pero son cuatro jugadores que no se conocen de nada y tienen que acoplar sus virtudes”, porque  “aquí en el fútbol dos más dos no son cuatro, no es matemático”.

De una u otra forma Chus Herrero ve a este Córdoba claramente peleando por el ascenso, entre otras razones porque “para eso me quedé”, junto al calor de una afición “a la que sólo puedo darle un diez”. “Demostraron mucho tras el descenso, con 11.000 abonados. El grado de compromiso y fidelidad es total a sus colores. Ojalá vayamos todos unidos a por el mismo objetivo y ojalá se puedan dar razones para enganchar a más gente”, acabó.

Etiquetas

Chus Herrero | Córdoba CF | descenso | home9 | Segunda B | Sevilla Atlético | Yeclano |

Deja un comentario