“Esto era o tirarte por el precipicio o abrir el camino de la unidad productiva”

Francisco Estepa recuerda que "si hubiera recibido de Azaveco 2 millones de euros ningún aficionado hubiera escuchado nunca de mi boca esa expresión", aunque en general lamenta que "la gente no asume lo cerca que estuvo el Córdoba de la desaparición"

Francisco Estepa posando en su despacho de abogados.

Francisco Estepa posando en su despacho de abogados.

Francisco Estepa Domínguez (Córdoba, 3 septiembre de 1975) se ha visto en el ruedo mediático ligado al Córdoba CF en el último mes y medio. Aunque con otros actores de por medio, ha sido una figura clave en una decisión, la venta de la unidad productiva, vestida de única solución posible al estado de la entidad blanquiverde cuando asumió su administración judicial.

Criado en los Pabellones Militares, en República Argentina, para luego vivir en la Avenida de Cervantes, Estepa es Licenciado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Navarra, en el Campus de Pamplona. Empezó a ejercer la abogacía en 2002 en la empresa familiar con su padre y en 2003 pasó a formar parte de la asesoría jurídica de la promotora gallega Maexpa.

Desde que en 2005 empezó a ejercer por cuenta propia acumula entre 15 y 20 administraciones concursales, bien por él mismo o a través de su sociedad, como las del Betis o los Laboratorios Pérez Giménez, mientras que penales también suma ya cuatro o cinco, entre ellas durante dos semanas la de Vitaldent, que de un juzgado de Majadahonda ahora se dilucida en la Audiencia Nacional.

Francisco Estepa durante un momento de la entrevista.Francisco Estepa durante un momento de la entrevista.

Francisco Estepa durante un momento de la entrevista.

Incluso, a pesar de lo que se ha esgrimido, no es la primera vez en que vive la dualidad de ser administrador judicial penal y concursal. Le tocó hacerlo en la conocida como Operación Madeja, otra causa ahora en la Audiencia Nacional que arrancó en el Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla y en la que se investigó a una empresa de mantenimiento de jardines que montó una red de sobornos a nivel nacional con administraciones públicas para que les adjudicaran trabajos, lo que llevó a la imputación de varios cargos también en Córdoba. Con él repasamos en una extensa entrevista con Cordobadeporte.com en dos entregas, la segunda este miércoles, cinco intensas semanas decisivas en la historia cordobesista.

En su larga experiencia al respecto ¿ha visto similitudes o algo parecido a lo que ha tenido que vivir en el Córdoba CF?

En una empresa en crisis y cuando se declara un concurso las características más o menos son las mismas, por desgracia: trabajadores que llevan tiempo sin cobrar, no se pueden atender las negociaciones más básicas de la compañía…Lo único es el componente mediático y que la prensa está alrededor del tema.

¿Y la mayoría de ellas acaban liquidándose?

Si te vas a los datos del Instituto Nacional de Estadística, ya que el Consejo General del Poder Judicial vuelca datos relacionados con empresas en insolvencia, el 90 o 95% de las empresas acaban en liquidación. Pero en mi opinión es por el tipo de ley que aquí tienes, que no favorece el salvamento de las compañías sino que lo complica. Para que te hagas una idea, en Alemania, cuando una empresa entra en concurso, la administración pública se pone a la cola para cobrar porque entiende que lo más importante es salvar a la compañía, para que se mantengan los puestos de trabajo, siga habiendo nóminas y con ellas cotizaciones. En España en las empresas en Concurso los primeros en cobrar son las administraciones públicas y normalmente eso asfixia a la compañía.

¿En el tema penal cómo ha visto lo del Córdoba?

De lo penal yo no conozco la causa. A mí se me nombra y se me suelta en la compañía, y tengo la foto desde el 9 de noviembre en adelante. Es verdad que desde ese momento empezamos a analizar la contabilidad y contratos del último año. Pero a mí no se me ha dado traslado del auto por el que se declara investigado a Jesús León. Los hechos concretos que se le imputan no los sé, sólo los tipos penales porque los pone en el auto de la administración judicial. No se describen los hechos, sólo que se sacó dinero de la compañía. Ni sé si hay más personas imputadas o no.

Francisco Estepa junto al cartel de su despacho de abogados.

Francisco Estepa junto al cartel de su despacho de abogados.

¿Con el caso del Betis en concreto encuentra semejanzas o diferencias?

El mundo del fútbol es muy parecido en cuanto a la gestión empresarial. Es diferente la gestión deportiva, de la que nunca diré que es fácil. Yo en el Betis no entré en gestión deportiva, ni en el Córdoba, aunque fue poco tiempo. Pero la gestión económica es muy fácil. Yo soy autónomo y el año nuevo puede ser el mejor de mi vida profesionalmente porque me he hecho conocido en Córdoba o el peor porque los aficionados no quieran lo de la unidad productiva y sea una personal odiada. Yo sé los gastos que tengo de alquiler, de luz, de móvil, pongamos 1000 euros. Pero no sé los ingresos que voy a tener. Puedo tener 50.000 al mes o 500. Sin embargo, un club de fútbol cuando empieza una temporada sabe al 95% lo mínimo que va a ingresar. Luego puede ganar más. Por ejemplo, en mi año en el Betis fue cuando explotó Ceballos, que subió al primer equipo y luego se le traspasó al Real Madrid. Eso es un imprevisto pero no un incremento de costo, sino de ingresos. Un club, según la categoría en que milite, sabe los ingresos de derechos de televisión, por abonos, por patrocinios y por la Federación. Es de lo negocios económicamente más fácil de gestionar, otra cosa es que la pelotita no entre, pero eso ya lo deportivo.

Por eso se hace más difícil de explicar el agujero económico del club, de un mínimo de 10,1 millones de euros. Aunque no lo han detallado en exceso.

Es algo más de mi compañero Javier Bernabéu, el ecónomo, pero ésa es la deuda que había en el club. Lo conté ya. A Francisco López, director financiero, le pedimos una previsión a 30 días de ingresos y gastos y nos dijo que de unos 0 euros y de otros 3,2 millones. ¿Esto cómo es posible? Vamos a cerrar esto con llave porque no tenemos para pagar nada. Histórica y desgraciadamente no es un caso aislado en el mundo del fútbol.

“En el Betis Oliver y Zulategui están inhabilitados, lo que pasa es que la sentencia no es firme, pero Oliver creo que tiene 8 años de inhabilitación y una responsabilidad de 800.000 o 900.000 euros de contrataciones ficticias”

¿Cuántos clubes han ido a concurso de acreedores? Y en todas las piezas de calificación de los concursos de acreedores se refleja. ¿Os acordáis de Piterman en el Alavés? En el Betis Oliver y Zulategui están inhabilitados, lo que pasa es que la sentencia no es firme porque está en el Supremo, donde fue desde la Audiencia Provincial. Oliver creo que tiene 8 años de inhabilitación y una responsabilidad de 800.000 o 900.000 euros de contrataciones ficticias, recogidas en la sentencia. La tienen recurrida, pero en ella y en la del caso del Alavés se decía que un gestor ordenado, que sabe los ingresos aproximados que va a tener, como mínimo debería acompasar los gastos a esos ingresos. Si tu nómina es de 2000 euros, como te gastes 3000 euros al mes…

Pero, por poner un caso, ¿se cuenta dentro de esa deuda la reclamación íntegra de Luis Oliver? Porque el Córdoba defendía que ya había cobrado parte y que no se le debía esa cantidad.

Javier Bernabéu ha tirado de lo que dice la contabilidad. Si en la contabilidad picaron el dato de esa deuda, estará ahí. Otra cosa es que tengamos que ver dentro del concurso las operaciones con partes vinculadas. Porque ellos daban ruedas de prensa juntos, Oliver y León. Y decían que eran socios o que desembarcaban juntos en el Córdoba. En un concurso de acreedores hay un periodo de sospecha, y si se declara el 18 de noviembre de 2019 hasta el 18 de noviembre de 2017 puedo investigar operaciones sospechosas. Y uno de los supuestos son los realizados con partes vinculadas. A mí es que no me gusta el fútbol, pero vi en prensa que Jesús León desembarca en el Córdoba con Oliver. No digo que las deudas ésas sean verdad o mentira, habrá que analizarlo. Y en realidad otros dos más atrás (2015) nos podíamos ir porque serían las acciones de responsabilidad societaria. Hablamos del plazos civiles, las penales tienen otras prescripciones.

Pese al tremendo agujero que encuentran, una duda en el ambiente es por qué no se intentó reunir dinero para pagar una nómina a la primera plantilla y tener más tiempo para valorar todas las opciones posibles.

Pero ¿con qué pagamos la nómina? Una nómina del club son 300.000 euros. Aquí se sacaron con la Fila 0 y demás 60.000 u 80.000 euros.

Pero una nómina de la plantilla no eran 300.000 euros.

Si esto fuera mi empresa familiar y yo pudiera tomar decisiones arriesgadas podría haber analizado otras situaciones porque es mi patrimonio. Pero yo estoy manejando un patrimonio ajeno. Habláis del primer equipo, pero ¿y si todo el personal no deportivo en cuanto hubiera tenido el tercer impago de nómina se va junto al juzgado, te demanda y se te incrementa el pasivo porque surge una indemnización por despido improcedente de 33 días por año? El retraso en el pago de una o dos nóminas no, pero cuando son tres la jurisprudencia marca que es un incumplimiento grave y hay derecho a romper tu contrato y se te reconozca como despido improcedente. Aunque esto sea un club de fútbol, yo tenía que velar por los intereses de la sociedad. Era un riesgo. Y luego entramos en el campo de la hipótesis de si los once que denunciaron se habrían ido o no.

Francisco Estepa gesticulando en un momento de la entrevista.

Francisco Estepa gesticulando en un momento de la entrevista.

Es más. Si yo os contrato para mi gabinete de prensa, el 50% de vuestros ingresos son de Paco Estepa y luego os enteráis de que Paco Estepa no paga el alquiler, ni a la chica de administración ni a nadie, ¿me seguiríais prestando vuestros servicios? Diríais “o pagas o me busco otro trabajo”. Es el caso de proveedor que presta el servicio, al que le cuesta 500 pero lo cobra a 1.500. ¿Se iba a arriesgar a seguir poniendo los 500? El de los autobuses pone un personal y pone un autobús con una gasolina. La misma fruta de los entrenamientos, que no había para pagarla. Aquí todos miramos las redes sociales y nos han criticado que no hicimos una defensa numantina del tema. Como en Numancia y a convivir con lo que hay. No, aquí no se trataba de que nos comiéramos los unos a los otros. Había que hacer una gestión responsable. Es que hasta los accionistas podían decir que se habían incrementado los pasivos sabiendo que era inviable, y que en vez de vender la unidad productiva o ir a liquidación había incrementado la deuda, y que me la reclamaran a mí. En la empresa de mi casa habría considerado otras opciones, pero yo estoy para gestionar con prudencia un patrimonio ajeno.

¿El caso de la venta de la unidad productiva hubiera sido viable en Segunda División o en Primera? Por el caso Reus, por ejemplo.

Es un ejercicio de fútbol ficción. No lo sé. ¿El Reus en qué situación estaba? Hay que ver la casuística concreta. En nuestro caso me presentan una oferta, yo pido auxilio a los máximos interesados en la compañía y a mí nadie me responde. La empresa está en insolvencia y yo debería pedir el incumplimiento del convenio, y eso era la liquidación y desaparición del Córdoba. Pero si me presentan una oferta que me dice que va a pagar el convenio, el siguiente paso ante la insolvencia que se mantiene es pedir el Concurso. Y dentro de él, la venta de la unidad productiva. Esto era o tirarte por el precipicio o abrir el camino de la unidad productiva. No había más caminos.

“Que todos los problemas sean que en vez de Córdoba CF se llame esto Córdoba Balompié, con la situación que había”

Usted comentó que había mirado otros casos de venta de unidad productiva.

No, de unidades productivas no hay ningún caso en el fútbol español. Los casos que he estudiado fueron la UE Lleida y el Salamanca. Y el Lleida vendió los derechos federativos a subasta pura y dura. El que más pagó los compró. Y el equipo está compitiendo con otro nombre. Que todos los problemas sean que en vez de Córdoba CF se llame esto Córdoba Balompié, con la situación que había. La gente no asume lo cerca que estuvo el club de la desaparición.

Francisco Estepa en la sala de prensa de El Arcángel, con el presidente de los MInoritarios, José María Córdoba, en primer plano

Francisco Estepa en la sala de prensa de El Arcángel, con el presidente de los MInoritarios, José María Córdoba, en primer plano

Ha llegado a admitir que entiende que haya cordobesistas que duden de lo precipitado o raro del proceso.

Cuando a mí me nombran un día 9 y el 13 me entra el correo que recibo en el ordenador me quedo asombrado e impactado. Por un lado veo la luz del camino, pero por otro… Durante las negociaciones del contrato de compraventa, por mi confortabilidad, porque soy un gestor de patrimonio ajeno y debo rendir cuentas a un juzgado y a las partes, que me pueden pedir responsabilidad, les pido que me den una prueba de vida de cuándo empezaron las negociaciones. Y me enseñan correos electrónicos con mandatos de compra de septiembre de 2018, pensando en las opciones, no una única opción, de adquirir el Córdoba. Los inversores de Baréin estaban desde esa fecha detrás y pidiieron a un despacho de abogados que exploraran las opciones. A mí por protección de datos me tachan el nombre, pero hay una prueba de esas negociaciones. Y ahí me quedo completamente tranquilo, porque es un tema muy delicado. Yo estoy nombrado por un juzgado y se debe hacer todo dentro de la más estricta legalidad.

“A Zaldúa le dije que Junta General convocaba, pero que no iba a pedir en un punto del orden del día mi cese y nombramiento, pedirla para mí mismo es ilegal”

¿Qué pasó en realidad en la reunión con Iván Zaldúa?

Me llamó para decirme que estaba preocupado y que se ponía a nuestra disposición, pero le dije que quería dinero. Me dice de vernos, un jueves, y yo se lo atraso al viernes porque estaba en la calle buscando eso, dinero. Teníamos que pagar el autobús para Murcia, no había dinero, y era un escándalo, más allá de que se perdían tres puntos, que el Córdoba no compitiera ante el UCAM. Le mandé un correo el miércoles, que él publicó. Luego, en la reunión, hablamos en los términos conocidos. Aquí, si yo recibo de Azaveco 2 millones de euros, ningún aficionado del Córdoba hubiera escuchado nunca de mi boca la expresión unidad productiva. Con esos 2 millones podías inyectar uno en las nóminas y tener un margen para ver cómo llega el mercado de invierno, además de que si se mete esa cantidad es que se va a inyectar. Nosotros pedíamos 7 millones de euros. El tema es que me pidió que se convocara Junta General y que pidiese el cese de la administración judicial. Le dije que Junta General convocaba, pero que no iba a pedir en un punto del orden del día mi cese y nombramiento.

De hecho, por ley, teniendo más del 25 % se puede convocar, pero la medida de la administración judicial debían pedirla al juez. Y si el juez se la daba, me voy. Pero pedirla para mí mismo es ilegal.

¿A Iván Zaldua le llega a decir que había una oferta de Infinity?

A lo mejor, si se lo hubiera dicho, podría haberlo tomado como que lo estaba amenazando. Para mí una cosa no tiene que ver con la otra. Si yo le digo “o pones dinero o tengo aquí la oferta por la unidad productiva” se puede entender como un chantaje. Yo le dije que si ponía el dinero era porque confiaba en el club y quería salvarlo. Y si no, pues que él vería.

Etiquetas

administradores judiciales | CCF | Córdoba CF | CórdobaCF | Francisco Estepa | home9 |

Deja un comentario