Habrá que prorrogar los contratos…y las etapas sub 23

Vera e Iván Navarro, dos de los hasta cinco jugadores del Córdoba B que han llegado a jugar esta temporada con el primer equipo, han entrado en los dos últimos meses de esa condición que permite simultanear sin problemas ambos conjuntos

Vera en el último partido hasta la fecha, contra el Cartagena.

Vera en el último partido hasta la fecha, contra el Cartagena.

El presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, hablaba a principios de esta semana del último fin de semana de mayo, inicios de junio o finales de ese sexto mes del año como la triple fecha posible para el regreso del fútbol español tras la crisis sociosanitaria del COVID-19. Y aunque cada vez más son las voces que establecen diferencias entre planes y calendarios para las categorías profesionales -con más capacidad para jugar cada 72 horas o en los meses de verano- y el resto del fútbol amateur, o sin esa consideración de profesional, sí que parece cada vez más claro que si el balompié vuelve en bloque tendrá que hacerlo superando el límite habitual de las temporadas, el 30 de junio.

Para ello, se ha hablado siempre de encontrar soluciones a los jugadores que acaban contrato, haciendo una prórroga de los mismos o extendiendo las cesiones en esos casos pertinentes. Pero dentro de ese no considerar acabada la temporada también hay que hacerlo con las etapas de los jugadores sub23 que se cerraban en junio, y de los que hay un par de casos en el Córdoba CF.

Los jugadores nacidos en 1997 están en su último año con esa condición, que permite alternar sin problemas los partidos con el primer y segundo equipo, considerado dependiente. Esas etapas se cierran en junio, independientemente de cuándo cumpla 23 años el jugador. La referencia a este respecto es siempre el 1 de enero del nuevo año, y así, en 2021 sólo tendrán 22 años o menos los nacidos en 1998 y posteriores.

En el Córdoba han jugado este año hasta cinco jugadores del Córdoba B, o incluso con plaza en el División de Honor Juvenil, como es el caso de Fran Gómez. De ellos, Vera e Iván Navarro están en la situación descrita, mientras que Antonio Moyano y Llamas no tienen problema porque son de los años 2000 y 1999, además de que para los porteros el lapso es hasta ser sub25, no 23.

Precisamente Vera e Iván Navarro eran los que más en dinámica de primer equipo estaban antes del parón, ya que Llamas había vuelto a estar con el B tras su venturoso debut, algo parecido a lo que había pasado a Fran Gómez y mucho antes a Moyano, que desapareció tras la jornada 12. El santaellano es el clásico ejemplo de canterano de vuelta a casa tras dejar años atrás el club, con cuyo primer equipo no había llegado a debutar –lo hizo en noviembre en Murcia frente al UCAM-. Lo de Iván Navarro fue prácticamente llegar y besar el santo, porque tras firmar a finales de enero para reforzar al B tuvo un debut con gol contra el Sevilla Atlético y había sido titular en dos de los tres últimos encuentros.

Dos jugadores que con Agné –habrá que ver si con Sabas también- habían tenido su protagonismo y que, si la lógica impera, podrán acabar con un tiempo extra su última temporada como sub23, siempre que el fútbol retorne en algún momento.

Loading...

Deja un comentario