Instalados en la incertidumbre: el Pozoalbense aplaza su pretemporada

El equipo iba a empezar los entrenamientos este lunes, pero de momento lo ha dejado en el aire sine die

Ayaka Noguchi en el momento de su llegada a España y su encuentro con el director deportivo, José Antonio Lara. Foto: Pozoalbense Femenino

Ayaka Noguchi en el momento de su llegada a España y su encuentro con el director deportivo, José Antonio Lara. Foto: Pozoalbense Femenino

Lo que ya es algo más que rumorología sobre un posible aplazamiento del inicio de las competiciones deportivas no profesionales en el fútbol y fútbol sala español hasta diciembre o enero de nuevo a causa del coronavirus ha traído ya la primera consecuencia -lógica- en el mundillo del deporte cordobés. El Pozoalbense, que volvía a los entrenamientos este lunes, ha cambiado de planes.

Según ha avanzado el compañero de Canal 54 Javier Moreno, en una publicación en redes sociales a la que ha dado respaldo el propio club, por este posible retraso de la vuelta a la actividad liguera hasta dentro de varios meses la entidad aplaza sine die el comienzo de la pretemporada para la campaña 20/21, previsto para mañana.

Habrá que ver qué dictamina oficialmente la RFEF en su reunión de este lunes, aunque las habas parecen contadas, y qué alternativas se ofrecen a los clubes. El caso del Pozoalbense es uno de los más complicados dentro del deporte cordobés, ya que había confeccionado un gran presupuesto y un no menos importante equipo, con varias jugadoras internacionales, para estar en la pelea por el ascenso a la Liga Iberdrola.

De hecho, en los últimos días ya habían ido llegando -y sometiéndose a los test del COVID-19- diferentes jugadoras, caso de las francesas Sana Guernazi y Naomi Vagre, que curiosamente han pasado la enfermedad y creado anticuerpos para la misma, evitando por tanto ser transmisoras. También estaba ya en tierras cordobesas la japonesa Ayaka Noguchi, en su caso llegada desde la lejana Japón. Ahora para todas ellas se inicia un tiempo de incertidumbre.

Loading...

Deja un comentario