La cantera del Córdoba CF, sin prisas, piano piano

Miguel Valenzuela no le pone objetivos clasificatorios al filial, y afirmó que "no podemos tener prisa con los juveniles", porque en general "lo que más daño hace al futbolista andaluz es subir y bajar" en los distintos escalafones por las expectativas que se crean en el entorno del jugador

Miguel Valenzuela acompañado de David Ortega y Juanito antes de afrontar su valoración sobre el mercado de fichajes.

Miguel Valenzuela, acompañado de David Ortega y Juanito, antes de afrontar su valoración sobre el mercado de fichajes.

La comparecencia vespertina de Miguel Valenzuela abarcó todas las esferas deportivas del Córdoba CF y entre ellas no podía faltar la cantera. Dentro de su análisis no podía faltar el eje a través del cual pretende pivotar el proyecto de Infinity Capital a medio plazo, de ahí que el director general afirmase que “no podemos tener prisas con los juveniles”. La apuesta de la entidad es decidida, de hecho este jueves se confirmaba la información avanzada por Cordobadeporte a principios de verano, dado que finalmente el club invirtió 1,3 millones de euros en sus escalafones inferiores, lo que representa más de un 15 % de su presupuesto total, siendo la partida de mayor incremento con respecto al curso pasado.

La mayor parte de esa inversión se hizo en el filial y el primer equipo juvenil, ya que concretamente se hicieron quince fichajes para el segundo equipo, la mayoría con ficha profesional, y cinco para el conjunto dela División de Honor juvenil. Valenzuela recordó que “la cuarta parcela que nos marcamos al principio del proyecto era tener un filial fuerte”. Pese a ello el sevillano no le exige el ascenso al equipo de Germán Crespo, porque la prioridad es el primer equipo.

“El objetivo de Germán Crespo es que el primer equipo ascienda. Si un domingo tenemos que quitar los tres mejores jugadores y pierde, no pasa nada”, aseguró. Valenzuela es consciente de que “será un año complicado y necesitaremos muchos futbolistas del filial que irán con el primer equipo. Si le quitamos los cuatro mejores al filial bajará su nivel”. De ahí que “no pongo objetivos clasificatorios al filial, sólo que cuando vayan con el primer equipo lo hagan con toda la ilusión”.

Valenzuela comentó que “en una liga tan complicada, en la que en cualquier momento pueden haber contagios, debe haber jugadores disponibles en el filial y tenemos futbolistas que tienen nivel para jugar en cualquier equipo de Segunda B”, como en su opinión son los casos de Alberto del Moral, Núñez, Julios Iglesias o Luismi. “Tenemos unos jugadores de un nivel espectacular con 20 años”.

Rafael Herrerías y David Ortega, los responsables de la cantera cordobesista, durante la rueda de prensa de Miguel Valenzuela.

Rafael Herrerías y David Ortega, los responsables de la cantera cordobesista, durante la rueda de prensa de Miguel Valenzuela.

Por ese motivo los juveniles también tendrá su protagonismo subiendo al filial en el efecto encadenado que se puede producir en cualquier momento. Entre ellos está el caso del pozoalbense Fran Gómez, sobre el que Valenzuela comentó que “tiene un potencial grande”, pero en su opinión “el año pasado se le hizo un flaco favor” debutando con el primer equipo. “Es mejor ir poquito a poco. Cuando se salga en el filial, que es donde va a estar este años, entonces subirá al primer equipo. No tendremos prisa”.

Valenzuela explicó por su experiencia en el Betis que “lo que más daño le hace al futbolista andaluz es eso, subir y bajar” de un equipo a otro, fundamentalmente por las expectativas que se crean en sus familias. Por ello la labor del Córdoba se centrará en que a partir de ahora “a un juvenil no le sea atractivo marcharse al Málaga o al Valladolid”, como ocurrió el pasado curso por ejemplo con Diego Moreno. Aseguró que “aquí le podemos ofrecer lo mismo cuando tengamos nuestra propia Ciudad Deportiva y una residencia de estudiantes en condiciones. También podemos ofrecerle que sean jugadores importantes”, para llegados a ese punto sólo puedan fugarse ante ofertas del Real Madrid, Barcelona o Atlético de Madrid.

El especial caso de Iván Navarro

El otro nombre propio al que se refirió Valenzuela dentro de esa evolución desde la cantera fue el del extremo Iván Navarro. El director general explicó el cambio de planes que en realidad “estaba previsto  desde que renovó por dos años porque tenía dos honorarios. A Iván lo conocemos desde juveniles y sabía que tenía un reto importante, que pasaba por demostrarle al míster que tenía la opción de quedarse en el primer equipo, y  él mismo ha reconocido que no estuvo como debiera” durante esta pretemporada.

Valenzuela subrayó que “es un futbolista como la copa de un pino y patrimonio del club para este año y el próximo. Tenía una opción de salir, pero vio que no era la mejor para él”. Eso sí, apuntó que “si sale un buen equipo en enero saldrá cedido”, concluyó.

Loading...

Deja un comentario