La contradicción sobre quién es el dueño de las acciones del Córdoba

Entrenas quiso esgrimir que los títulos figuran ya a nombre de Azaveco, pero luego admitió que lo único inscrito en el registro mercantil es que están pignoradas a su favor en los estatutos de la SAD para el caso de impago, algo sabido porque se aprobó en la Junta Extraordinaria de abril de 2018 | Así que no se evitará la vía judicial para determinar quién es el propietario pese al incumplimiento de Jesús León

González cuando era dueño del Córdoba CF

González cuando era dueño del Córdoba CF

Otro de los asuntos que dejó la comparecencia de Magdalena Entrenas estuvo en relación al libro de accionistas del Córdoba CF SAD, un tema que también está generando mucha información y algo contradictoria según quién cuente la historia. Aunque es cierto que en esto las versiones del club y del frente común que están formando Carlos González, Luis Oliver y Joaquín Zulategui y hasta los Minoritarios se parecen bastante.

Ambos cuentan que hubo un amago de movimiento para que esas acciones se inscribieran en el Registro Mercantil a nombre de Azaveco, lo que podría desalojar a León del club de manera más rápida que por la vía judicial, y de ahí la respuesta de éste de sacrificar a Juan Ramón Berdugo como secretario para situar a Rodríguez Zarza y de cercar e intentar cesar a Entrenas desde ese momento.

La letrada comenzó aclarando que hasta ayer no recibió requirimiento notarial alguno al respecto, aunque es cierto que fue por estar de vacaciones, y que no ha habido uno, sino dos. Tuvo uno del club, a través de Zarza, pero otro también de Azaveco, lo que parece dejar claro que algo había de un intento de ‘golpe de estado’ desde dentro. “El libro de accionistas del Córdoba CF lo tengo yo, ¿está claro? Lo tengo porque se me depositó a mí y en el requerimiento son honestos de decir que lo tengo como depositaria. Y como soy la custodia, lo voy a mantener hasta que un juez me lo pida. Y me voy a arriesgar a que me pongan las querellas que me quieran poner, que de mis actos respondo yo“, quiso aclarar Entrenas.

Jesús León junto a Magdalena Entrenas sobre el verde de El Arcángel

Jesús León junto a Magdalena Entrenas sobre el verde de El Arcángel

“Ni se lo voy a dar al representante de Azaveco ni al Consejo de Administración. Tengo mis sospechas y como en el Libro va mucho, porque están los Minoritarios también y también por ellos lo cogí, para ordenarlo y registrarlo, y lo iba a hacer y llevarlo al Registro Mercantil, de momento lo voy a tener hasta que me cesen como consejera en una Junta. Se lo entregaré al registrador mercantil o al juez que me lo pida, pero ni va a desaparecer ni va a tener más tachaduras de las que yo le haga”, dijo.

Tras ese apunte, en el turno de preguntas, se le inquirió a Entrenas si era cierto que se iban a inscribir las acciones a nombre de Azaveco, como forma de ‘quitarle’ el control del club a León. “Las acciones están a nombre de Azaveco”, dijo de manera taxativa, como queriendo hacer ver que ya pertenecían a González, algo que ya insinuaba poco antes hablando del posible caso judicial.

“No tiene recorrido. Un señor que ha vendido lo que quiere es cobrar. La escritura está tan bien hecha que las acciones están pignoradas, es decir, que los derechos políticos de las acciones desde que el requerimiento de pago se ha hecho y no se ha pagado son del señor González, le guste al señor Zarza o a setenta señores Zarza. Para mí es tan incuestionable que ese pleito está ganado que siempre le he dicho a Jesús que no fuera por ahí”, dijo.

Lo que consta en el Registro

Pero la realidad no es tan nítida ni mucho menos, al menos a día de hoy, como se vio en otro momento de la comparecencia, porque en el Registro Mercantil no consta en ningún momento ese extremo, que las acciones ya sean automáticamente de Azaveco por el impago del día 31. Lo tuvo que reconocer Entrenas: “La escritura, muy bien construida jurídicamente, regula la pignoración de las acciones y una condición resolutoria expresa en caso de impago. Azaveco obligó a Aglomerados a hacer una modificación de estatutos de la SAD e inscribirla en el Registro. Cuando hice la gestión en julio de 2018 para renegociar el pago a González, su abogado, Iván Zaldua, me lo puso como condición, que había que hacer la modificación estatutaria y no se había hecho. Y se hizo, aunque el registrador no inscribió la condición resolutoria expresa, con buen criterio, porque dijo que si la otra parte no estaba lo tendrían que discutir ambos en un juzgado. Pero la pignoración sí está registrada y reflejada en el Libro”.

Lo que pasa es que esto tampoco es novedad, porque en realidad para esto se convocó la Junta de Accionistas Extraordinaria de 2018, y antes o después los acuerdos tendrían que haber pasado al Registro Mercantil.

Así pues, todo apunta a una causa judicial, por más clara que pueda parecer la cosa entre letrados, donde, eso sí, León en caso de perder sus acciones también “perdería el dinero ya entregado”, puesto que se reflejaba también así en la novación de la escritura realizada en julio de 2018 y que es la está vigente, no la de enero de ese año.

Deja una respuesta