El coronavirus en el ciclismo con Jorge Cubero: “Ahora mismo es todo un misterio”

El baenense pasa un confinamiento "bastante complicado" en su localidad natal junto a su mujer tras correr en febrero la Vuelta a Andalucía, donde "nos quedamos en las puertas del top 20" pese a algunos problemas físicos | Vive pendiente de cuándo se podrá celebrar la Vuelta a España, "una de las oportunidades más importantes del calendario" siempre

Jorge Cubero, punta de lanza del ciclismo cordobés. Foto: PhotogomezSport

Jorge Cubero, punta de lanza del ciclismo cordobés. Foto: PhotogomezSport

La incertidumbre es la compañera de viaje desde hace semanas en el deporte cordobés, y en el caso que tocamos hoy con el ciclismo. Jorge Cubero, natural de Baena y referente en Córdoba en los últimos años en cuanto a fondo en carretera, se encuentra con su mujer en su pueblo de nacimiento, pasando la cuarentena como buenamente puede. “Nos vinimos aquí antes del estado de alarma para poder entrenar en interior, ya que en mi casa de aquí tenía las herramientas para ello”, explicó en una entrevista para Cordobadeporte.

En febrero, antes de que se paralizasen todas las competiciones, el ciclista pudo participar con altibajos en la Vuelta a Andalucía que partió desde Alhaurín de la Torre. “No tuve las mejores sensaciones, ya que estuve enfermo hasta casi acabar la Vuelta, pero pude ayudar al equipo y nos quedamos a las puertas del top 20”. Su equipo es el de años atrás, el Burgos BH, el que impulsó al deportista en 2016 a la práctica profesional del ciclismo. “Ellos me dieron la oportunidad de pasar al campo profesional y me siento muy a gusto en este equipo”, añadió.

Cuatro son por tanto ya las temporadas que el ciclista lleva en la mochila como profesional, caracterizadas por competir en pruebas de tanto nivel como, por ejemplo, la Vuelta a España, en los dos últimos años. “Es una de las oportunidades más importantes siempre del calendario y tener la confianza del equipo para poder estar entre los ocho elegidos compensa el esfuerzo de todo el año”, detalla. El año pasado, Cubero finalizó en el puesto 89, convirtiéndose en el mejor resultado conseguido por un cordobés desde 2008. “La clasificación general es verdad que no está entre mis objetivos, pero creo que el equipo consiguió tener presencia en la fuga y la victoria de Madrazo”, recuerda. Además, a esto se le sumaba la satisfacción e ilusión por representar a su provincia, por lo que “para mí es siempre un honor y agradezco mucho a la afición el cariño que recibo”.

La celebración de la Vuelta este año está marcada, como todo, por la crisis del COVID-19, aunque, de momento, no se sabe nada, más allá de que podría ser en octubre. “Mis sensaciones allí cada vez son mejores y espero seguir en la pelea si este año tenemos la oportunidad con el contexto que nos acompaña”, pero “ahora mismo es todo un misterio”. “Espero que la situación mejore, la salud de todos los españoles esté garantizada y, como consecuencia de ello, volver pronto a la competición”, expuso.

Pese al desconocimiento de cómo quedará fijado el calendario, Cubero no puede permitirse perder la forma física en estas semanas de confinamiento, por lo que no le queda otra que hacer kilómetros desde casa. “Está siendo bastante complicado, ya que estamos muy acostumbrados a hacer muchos kilómetros a la semana y estar tanto tiempo entrenando en rodillo es un cambio muy brusco para nosotros”, admite. Pero, “sólo nos queda adaptarnos y seguir entrenando dentro de las posibilidades que tenemos”. “Es verdad que al estar todos en la misma situación, nos sentimos muy apoyados los unos con los otros”, matizó.

Los retos

El de Baena quiso insistir en sus objetivos personales, que son “seguir peleando, dando presencia al equipo e intentar conseguir una victoria de etapa”, aunque “ahora mismo siendo tan incierto el panorama deportivo es difícil ponerte objetivos a corto plazo”. Aún así, nada es excusa para Cubero y su meta de “seguir mejorando profesionalmente como ciclista para poder disfrutar de este gran deporte muchos más años”, terminó.

Loading...

Deja un comentario