”Han sido los 10 peores meses de mi vida” (Vídeo)

''Vine por Jesús (León) y hay que separar lo personal de lo profesional, en esto último somos incompatibles y lo más sano para los dos era separar nuestros caminos'' | ''Mi relación con Alfredo García Amado no fue la mejor o la que en un club profesional debe haber entre un director general y el deportivo; no cabe en mi cabeza que un director general sea socio de una agencia de representación de futbolistas''

Rafael Berges se despidió este miércoles con entereza de otra etapa más como el Córdoba CF. Fue jugador, coordinador de cantera, entrenador de fútbol, primer entrenador y hasta ahora director deportivo, una etapa dura para él, hasta el punto de afirmar que “han sido los peores diez meses de mi vida con mucha diferencia”. En su última rueda de prensa, permitida por el club, ha dejado claras sus diferencias con el presidente Jesús León y con el director general Alfredo García Amado, aunque dejó claro en varias ocasiones que asume su “parte de responsabilidad”.

De hecho, fue lo primero en lo que incidió. “Ha sido un año súper complicado para mí en todos los aspectos. He tenido que vivir situaciones que ya de por sí son de locura, pero más todavía si es tu club. Pero yo no iba a desaparecer sin dar la cara ante la gente. Quiero pedir disculpas por la responsabilidad que yo haya podido tener en esta situación al gran patrimonio de este club, que es su afición”, dijo. Todo ello sin ocultar que “lo que yo he vivido ha sido una situación de descenso encubierto por parte de LaLiga, cada uno tendrá su opinión, pero es lo que yo he vivido, y teniendo que remar contracorriente en todas las situaciones”.

Berges, que también quiso aclarar que “mi etapa se acaba pero lo importante ahora es construir el futuro que merecen esta ciudad y este club”, diferente a lo que él ha pasado. “Cuando me llamó Jesús, me falta tiempo para venir nadando. Cuando vienes en el avión tienes ideas en la cabeza, cosas para que el club fuera creciendo. No sabía con pelos y señales cómo era la situación. Soñaba con un estadio volcado, con un equipo competitivo, con una Ciudad Deportiva en la que todos los niños de Córdoba estuvieran como locos por jugar. Algo totalmente diferente a lo que me tocó vivir y que asumí desde el principio”, relató.

Rafa Berges mira con una sonrisa a las preguntas de un periodista

Rafa Berges mira con una sonrisa a las preguntas de un periodista

Lanzó una primera crítica a las otras cabezas visibles de la entidad al valorar todo lo que fue el año, pero específicamente sobre el tema de los entrenadores en general y de Rafa Navarro en particular. “A Francisco se le prometió un proyecto que por la situación del club no se pudo cumplir. Se va y llega José (Sandoval). Una semana antes teníamos 13 o 14 jugadores, una locura. Empezamos como empezamos, con las restricciones que teníamos de LaLiga. Luego llegó Curro y pasó una etapa muy complicada, donde muchos jugadores querían salir del club, cuando en mi mapa mental no estaba programado para que un tío quiera salir del Córdoba. Se comió todo eso y la entrada de los nuevos no se pudo hacer efectiva hasta 4 ó 5 días antes del plazo porque el club debía a Osasuna el dinero de Jaime Romero. Y en la etapa de Rafa había el compromiso de no dejarlo solo. Yo he estado con él del principio al final y en la parte de arriba no se ha cumplido. Rafa ha estado solo, más de lo que merecía, y se ha tenido que comer una situación difícil y desagradable. Pero estamos en este mundo y tenemos que asumir ese tipo de situaciones”.

En realidad, Berges, en otro momento, restó responsabilidad a los entrenadores porque a nivel de club. “no le hemos dado la situación mínimamente correcta para poder trabajar bien, han sido todo problemas”. “A Francisco se le plantean una serie de situaciones que no se cumplen, y cuando llego está cabreado, con todo motivo. Luego trabajar con José (Sandoval) ha sido un lujo, pero él venía de una situación anterior de desgaste con el vestuario y el presidente. Visto en perspectiva sí, fue un error. Pero culpar a Curro Torres es ilógico”, reflexionó.

Diferencias con León

Más adelante fue cuando dejó claras sus diferencias de parece con el presidente Jesús León. “En lo personal, les he visto sufrir a él y su familia y él me ha visto sufrir a mí y a la mía. Pero en lo profesional, somos incompatibles. Él tiene una forma de ver las cosas y yo otra muy diferente”, dijo. Por eso “lo mejor para el Córdoba es separar nuestros caminos profesionales”.

Así escuchó Rafa Berges a Jesús León en su aparición de hace dos semanas, hoy tomó la palabra él

Así escuchó Rafa Berges a Jesús León en su aparición de hace dos semanas, hoy tomó la palabra él

Sin embargo, ha expuesto que le “encantaría” que León encabezara “el proyecto de ascenso a Segunda A”. “Él llega el año pasado en una situación súper jodida, hacen lo que hacen y salvan al equipo. Este año se encuentra con esta situación. Me gustaría que pudiera tener un proyecto de inicio con toda la gente remando a la par. Merece la oportunidad de hacer un proyecto así”, argumentó.

Pero, ¿es posible revertir el desencuentro entre la afición y Jesús León?. “Si se estabiliza el club en lo económico, se cumplen con normalidad los pagos, se hace un proyecto en el que en realidad todos vayan a una, creo que sí se le puede dar la vuelta”, entendió Berges. En realidad, defendió que “arriba se ha intentado hacer lo posible y lo imposible por arreglar la situación”.

Soñaba con otro Córdoba, con Paco Jémez de entrenador, una ciudad deportiva increíble, con canteranos en el primer equipo”

Berges precisó que “engañado no es la palabra de cómo me sentí, porque vengo a mi casa y asumí un compromiso con Jesús”. “Soñaba con otro Córdoba, con Paco Jémez de entrenador, una ciudad deportiva increíble, con canteranos en el primer equipo… La realidad fue completamente diferente”, reiteró. “No voy a estar nunca engañado en el club, pero sí he tenido la sensación de que tenía que tirar de un barco del que teníamos que tirar muchos en una situación súper adversa”.

Y lo de García Amado…

El ya ex director deportivo del Córdoba no ha obviado tampoco la duda planteada sobre su relación con el director general, Alfredo García Amado. “No ha sido la mejor o la relación que en un club profesional debe haber entre un director general y un director deportivo. De entrada, para mí no cabe en la cabeza que el director general de un club sea socio de una agencia de representación de futbolistas. Dicho esto, he visto que ha intentado hacer lo mejor para el club”.

Rafa Berges marchándose de la sala de prensa de El Arcángel tras su despedida

Rafa Berges marchándose de la sala de prensa de El Arcángel tras su despedida

Mirando una vez más atrás, Berges ha precisado el momento en que conoce la realidad de la entidad califal. “Cuando no podemos inscribir ni a Pawel (Kieszek) ni a Edu Ramos es cuando me tiro las manos a la cabeza, porque sabía que iba a ser muy complicado. LaLiga te limita tus situaciones porque no has cumplido con tus requisitos la anterior temporada”, expresó. “Los problemas se podrían haber solucionado con la venta de Guardiola (en verano de 2018). Ha sido feo ver a alguna gente pasarlo mal y pasando necesidades. Jamás esperaba que me podía encontrar lo que he vivido”.

Por último, Rafa Berges dejó clara la dificultad de un futuro regreso al club. “Cada vez que he venido me ha tocado hacerlo con un marrón importante. Me tocó sustituir a Paco Jémez, que no era fácil porque no he visto nunca jugar al Córdoba como con él. Y lo hice mal, estuvimos peleando en la parte de arriba. Ahora todo esto. Venir otra vez es complicado. ¿Qué me tocaría ya? Me he encontrado las cosas muy difíciles”.

Loading...

Deja un comentario