La gran fiesta del fútbol femenino cordobés

El Córdoba, con varias bajas, y el Pozoalbense se miden en la Ciudad Deportiva con el deseo de hacer disfrutar a la afición si la lluvia no lo impide

Una imagen del partido de ida entre Pozoalbense y Córdoba Femenino

Una imagen del partido de ida entre Pozoalbense y Córdoba Femenino

Este sábado (16.00 horas) llega el segundo y último derbi cordobés en el Grupo Sur de la Liga Reto Iberdrola. Córdoba, séptimo con 25 puntos, y Pozoalbense, noveno con 22, afrontan con idea de disfrutar y hacer disfrutar un choque que se antoja diferente al 0-2 de la ida, con el matiz de las bajas, sobre todo en los locales, y la lluvia, que puede condicionar el partido.

Manu Agudo, preparador cordobesista, indicó que “es un derbi, donde las jugadoras se conocen y las aficiones tienen ganas, pero yo lo estoy enfocando como una fiesta del fútbol femenino andaluz, donde debe prevalecer el buen ambiente, el buen rollo y el compañerismo en el campo”. “Los dos equipos vamos a luchar, pero siempre con educación y respeto. Espero que demos un buen espectáculo para que todos los cordobeses puedan disfrutar del fútbol femenino cordobés. Y que no llueva mucho”, añadió.

Agudo recordó que “de Pozoblanco había leído que podían venir tres autocares de gente para anirmarlas a ellas, así que necesitamos a nuestra gente más que nunca”. “Contra el Valencia B fue una demostración de que con su apoyo podemos conseguir cualquier cosa y es el momento de demostrarlo. Es importante que vengan con sus bufandas para identificarlos, que no sean del otro equipo y vayan con ellas y no lo sepamos. En los derbis jugar en casa se tiene que notar”, expuso.

El extremeno sabe que “en estos partidos no hay favoritos, ni equipos superiores ni inferiores”. “Somos once contra once y todo el mundo quiere ganar. Para mí de todas formas es un partido más, si te digo la verdad. Una final más. Les he transmitido a las jugadoras esa tranquilidad, de competir pero con cabeza fría siempre. Son tres puntos sólo: si perdemos no pasará nada y si ganamos tampoco”, indicó.

El técnico cree que el partido será completamente diferente al de la ida en el Municipal. “Negativamente, no me sirve para nada el partido de ida, porque el Pozoalbense ha cambiado casi todo el equipo, algo que tampoco es normal. Tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, porque te da menos tiempo para trabajar. He visto los últimos partidos y he tenido que fiarme en los informes que me pasan y demás, porque es como si jugáramos ante un equipo distinto”, comentó. “Es verdad que el entrenador es el mismo y la idea de juego similar, y las carencias y aciertos los mismos. Sabemos qué es lo que tenemos que hacer para contrarrestarlo y como digo espero que la lluvia nos respete, porque es lo que más temo”.

El Córdoba Femenino llega con algunos problemas de jugadoras y esperando que todo esté resuelto y tramitado con María Flores, su tercer fichaje invernal, ya que hay una baja de una titular en defensa como Minori Chiba, que sufrió una rotura de nariz y de alguna pieza dental al recibir una patada en la cara en Cáceres. Además, María Lara se tiene que someter a una resonancia magnética por un fuerte golpe en la rodilla y Elena Muñoz es baja por un examen de oposición. Flores puede jugar como lateral, por lo que podría entrar ahí o desplazar a Kerlly al carril.

Agudo: “Yo a María Marín no la conozco mucho más, porque aquí tuvo veinte bajas y no pudimos contar con ella. Mientras sus compañeras trabajaban ella estaba de baja”

Además, no será un partido de reencuentros al completo como se esperaba, ya que Elizaveta Danilova tiene ‘cláusula del miedo’ y no podrá actuar al estar cedida por el Pozoalbense. Sí estará María Marín en el Pozoalbense, para la que Agudo dejó algún ‘tirito’. “No me preocupa. Es una jugadora que aquí no ha contado porque ella no ha querido. Me preocupaba todas las bajas que ha tenido, que estaba siempre de baja. Ahora de repente se ha curado y me alegro mucho por ella. Espero que haga un buen partido. Yo no la conozco mucho más, porque aquí tuvo veinte bajas y no pudimos contar con ella. Mientras sus compañeras trabajaban ella estaba de baja. De repente se ha puesto buena, así que me alegro mucho y espero que siga su carrera futbolística”.

El técnico podría vivir por cierto su último derbi, si se cumplen sus palabras de la pasada semana que sonaron a despedida, por las que se le insistió. “Es algo normal. Tengo un año de contrato y acabo a final de temporada. No he hablado con nadie y nadie ha hablado conmigo. Mi afán era decir que quiero dar el máximo, porque aquí un día eres muy bueno y el otro muy malo, y dejar un buen sabor de boca. Si estoy 7 años bien, pero es raro que un entrenador esté mucho tiempo y tampoco es que tenga al equipo primero ni segundo. Creo que es una temporada buena, que estoy trabajando por el Córdoba renunciando a muchas cosas por estar al cien por cien con este proyecto, este escudo y estos colores, y cuando acabe mi contrato nos sentaremos a hablar. No es una despedida ni nada, es una realidad”.

El Pozoalbense, con ganas dobles de desquitarse

Mientras, en el cuadro de Los Pedroches hay ganas de sacarse espinas, por partida doble. Del partido de ida, tras aquel 0-2, y después de la pifia de la semana pasada, cuando cayó en casa contra el colista. “Fue un partido para olvidar”, admitió el entrenador Manuel Fernández. “No estuvimos muy acertadas, pero es que fue uno de los peores partidos de la temporada. Trataremos de mejorar las malas cosas que hicimos, aunque creo que el Tacuense ha sido nuestro enemigo de este año con los dos partidos perdidos. Su gol nos afectó mucho y no fuimos capaces de adentrarnos en el partido”.

Sin embargo, Fernández comentó que “para poder afrontar el derbi creo que nos ha venido bien la derrota, porque el lunes tuvimos una reunión importante para decirle a algunas jugadoras que tienen que dar más de sí”. “Hemos hablado y vamos a tener una mejora como plantilla para ser más profesionales aún. Tenemos que seguir aferradas al buen trabajo para que los resultados lleguen”, advirtió.

Fernández: “No es un partido para estar mirando con lupa al rival, sino pensar en nosotras y ver cómo las contrarrestamos” “

A su juicio el derbi “es un partido importante, porque un derbi siempre tiene ese aliciente”. “Creo que será de mucha intensidad e interesante por ese trasvase de jugadoras de uno a otro equipo”, expuso, aunque sólo pasará en el citado caso de María Marín. “Creo que el Córdoba, no me cansaré de decirlo, tenía ya el año pasado una estructura de quipo importante, y éste tiene un equipazo. Están trabajando bien y veremos qué partido nos plantean”.

Fernández espera ganar los tres puntos esta vez porque “nosotros también hemos mejorado mucho, aunque tenemos que jugar de forma atractiva sin tener miedo al rival”. Así, recordó que el pozoalbense tiene camino adelantado porque “estamos a 15 puntos del descenso y en una buena dinámica, aunque tenemos que ser valientes y no conformarnos, seguir trabajando para estar más arriba”.

El preparador, que tiene la baja de Yomira Pinzón, con su selección, aseguró que “me preocupan del Córdoba muchas cosas, porque en cada línea tiene unas jugadoras espectaculares, empezando por la portería”, pero “no es un partido para estar mirando con lupa a esa plantilla, sino pensar en nosotras y ver cómo contrarrestamos al rival”.

El resto de partidos

La jornada 18 tiene tres partidos más en sábado, Málaga-Alhama y Levante UD B-Fundación Albacete a las 16:00 y Granada-Collerense a las 16:30, y cuatro el domingo: Villarreal-Valencia Fémina B (11:00), Tacuense-CFF Cáceres (12:00), Juan Grande-Santa Teresa (13:00) y Femarguín-Granadilla Tenerife B (13:30).

Loading...

Deja un comentario