La mafia y los gánsteres del fútbol

El paniaguado llega, permanece y se perpetúa, pero a veces hay que poner el grito en el cielo

Rafa Berges mira a cámara acompañado de Javi Moreno y Gaspar

Rafa Berges mira a cámara acompañado de Javi Moreno y Gaspar. Autor: Cordoba CF

Varias semanas han pasado desde mi último paso por La Cancha, efemérides al margen por nuestro Cordobadeporte. Y tocaba hacerlo en medio de una vorágine de noticias que no dan tregua. Había que echar el freno de mano y el balón al suelo para decir basta. Así de claro lo vio Javi Moreno para después de casi veinte años sin una instalación digna en nuestro Córdoba CF tener que venir él para decirlo.

‘El Búfalo’ regresó el pasado verano a su Córdoba y se encontró la misma Ciudad Deportiva que dejó en 2008. Más de una década había pasado, pero poco había cambiado. Entonces era futbolista profesional, y aunque no se lo crean, ellos ven bastante menos de lo que a él le tocó descubrir como entrenador del equipo juvenil. Tras observar a las primeras de cambio que a los árbitros no se les daba ni un botellín de agua quedaba más que en evidencia el nivel. Aunque agua no había ni para los canteranos de su club.

El cordobesismo en general habla de ‘rajada’, como así la vieron también a nivel nacional muchos aficionados, pero yo les diré que se quedó corto y El Búfalo estuvo hasta estuvo suave. Hubo de todo, opiniones a favor y otras en contra, como no podía ser de otra manera. Pero lo cierto es que ni yo ni el propio presidente del Córdoba podríamos imaginar la magnitud del impacto nacional que tuvieron sus declaraciones. Razón de más como para reconocer que el club se equivocó en la gestión de su salida, aunque alguno al día siguiente afirmase que no tenía por qué llamarlo. Por Dios.

Y dicho eso, me toca a mí decir todo lo que no contó Javi Moreno. Porque todo lo que puso sobre la mesa debería ocurrir más a menudo y en todos los clubes del fútbol español. Ésa sería la única manera para lograr echar a la ‘mafia’ que cada vez está más asentada y se adueña del profesionalizado mundo del balompié. Los ‘gánsteres’ que en los últimos años se han apropiado de nuestros clubes, fondos de inversión, testaferros incluidos, y prostituyen cada vez más un deporte que poco tiene de sano entre apuestas y comisiones. Éstas últimas siempre existieron, pero el tejemaneje actual es vergonzoso. Y no hablaré de compras de partidos, que haberlas haylas y muchas, más de las que se pueden imaginar.

A Javi Moreno puede que le cueste trabajo encontrar en los próximos meses un presidente que lo quiera fichar como entrenador de su club, pero su conciencia la tendrá muy tranquila. Afortunadamente al de Silla no le hace falta estar apegado a un puesto de trabajo, en este caso a un banquillo, y aún menos aguantar carros y carretas como hacen tantos otros. Su ética no se lo permite y así es mucho más feliz.

Tampoco ocultaré que yo soy su amigo. Y de los amigos nunca se reniega y aún menos se les niega, como un padre nunca negaría a su hijo, o al revés. Los amigos de sus amigos somos así y en una columna de opinión no existe la objetividad, no en vano es el espacio más subjetivo del periodismo, ese mismo que lleva al que era primer diario de la provincia a negar una noticia de calado nacional a sus lectores, que se ve que no tienen derecho a conocerla.

Es una pena, porque las mafias y los gánsteres cada vez se hacen más fuertes, pero de vez en cuando hay que darles algún aviso para que no corrompan la vida sin solución de continuidad a los hombres de fútbol.

One Comments

  • miguel angel jimenez ponce 17 / 07 / 2019 Reply

    bochornoso caballero es ud periodista de carrera? pues no lo demuestra el codigo deontologico dice que se escribe por amistad por necesidad o para decir la verdad? en fin eso es asunto suyo,pero hay una cosa que si me molesta que al actual presidente al que no conozco le estan dando mas palos que a una estera y es el uno que euivocado o acertado se esta jugando su dinero su patrimonio y algunas cosas mas. Ya se que ud no lo va a entender para eso hace falta algo que ud adquirira con los años o no lo tendra nunca cordobesismo ser cordobesista de corazon aunque a veces no tuve ni para pagarme la entrada pero a una madre no se quiere por lo que haga bien o mal si no por que fue la que te tuvo en sus entrañas y yo bendigo a la mia que me pario cordobes y cordobesista un saludo sr jurado

Deja un comentario