La prueba de Hashim y Rashid, de Baréin al Córdoba

El pivote y el lateral zurdo jugaron bajo la atenta mirada de Juanito y David Ortega en un partidillo entre el filial y el juvenil, como consecuencia de la alianza con la propiedad del club

Hashim Luay Khalaifat y Rashid son los jugadores bareiníes que tras una semana en Córdoba fueron observados este miércoles por el director deportivo, Juan Gutiérrez ‘Juanito’, y el coordinador de cantera, David Ortega, desde la grada de la Ciudad Deportiva. El club organizó un partidillo, de poco más de una hora, entre su filial y el juvenil para poder ver las evoluciones de mediocentro defensivo (Hashim) y el lateral zurdo (Rashid).

Tras la primera puesta en escena de los futbolistas llegados desde Baréin, Juanito explicó los motivos de su llegada “a prueba”. “Es claro que tenemos una propiedad de Baréin y estamos para ayudar”. De manera que esta primera vez “sirvió como comienzo de una alianza, para venir de allí y de aquí en un futuro”. “Se trata de un proyecto de simbiosis en el que iremos viendo de qué manera nos podemos ayudar”. En el caso de estos dos primeros futbolistas señaló que “no se sabe aún el tiempo que estarán aquí, están en aprendizaje.

El director deportivo comentó que este tipo de jugadores “se deben desarrollar a nivel de entrenadores también”. Además apuntó que tanto Hashim, que a sus 18 años fue internacional por Baréin en todas sus categorías inferiores, como Rashid, tienen “un buen nivel”. Eso sí, reconoció que  “sobre todo hay diferencias a nivel táctico, eso es lo que se ve condicionado”.

Juanito, David Ortega y Rafa Herrerías siguiendo el partido entre el filial y el juvenil desde la grada de la Ciudad Deportiva.

Juanito, David Ortega y Rafa Herrerías siguiendo el partido entre el filial y el juvenil desde la grada de la Ciudad Deportiva.

Efectivamente la disciplina táctica se dejó notar, sobre todo en el caso del lateral zurdo, que durante el partido no replegaba bien en su posición, porque en sus movimientos tendía a meterse con los centrales. Sin embargo, Hashim Luay Khalaifat mostró otras maneras. Desde la posición de seis se mostró más participativo, con buenas vaculaciones, a la par que se ofrecía a sus compañeros en busca de la salida de balón. Hashim no paró de hablar a su compatriota jugando ambos con el equipo juvenil. “Tranquilo, tranquilo”, dijo más de una vez para dirigirse a los más jóvenes españoles cuando circulaban el balón.

Hashim (izquierda) y Rashid (derecha) a su llegada esta mañana a la Ciudad Deportiva.

Hashim (izquierda) y Rashid (derecha) a su llegada esta mañana a la Ciudad Deportiva.

Fueron los primeros y no serán los últimos futbolistas en llegar desde Baréin, es lo que tiene que su Casa Real sea la propietaria del Córdoba, y es que salvar al cordobesismo del abismo tiene sus contraprestaciones. Podrá gustar más o menos al aficionado, sobre todo a aquellos padres que tengan hijos en la cantera, pero esa es la realidad.

Dos aficionadas haciéndose fotos con Gudelj a la conclusión del entrenamiento.

Dos aficionadas haciéndose fotos con Gudelj a la conclusión del entrenamiento.

Tanto Hashim y Rashid pasaron desapercibidos para la decena de aficionados que este martes buscaron los autógrafos de futbolistas del primer equipo. Ya son más de 11.000 los abonados, y sobre ello también reflexionó Juanito: “La gente respondió y aún quedan semanas, así que  teniendo en cuenta las sensaciones positivas del equipo.La tendencia del equipo es de crecimiento”.

“A la gente le gusta el buen fútbol y ganar. Ese arraigo hace que se consigan los objetivos. Se nota una afición de muchos niños y mujeres, eso hay que cuidarlo”, concluyó.

Carlos Marín firmando un autógrafo en la camiseta de una joven aficionada.

Carlos Marín firmando un autógrafo en la camiseta de una joven aficionada.

Simo posando con dos jóvenes cordobesistas.

Simo posando con dos jóvenes cordobesistas.

Deja una respuesta