“La sociedad que está al frente del Córdoba lo salvó y sin ellos no tendríamos club; tienen buena fe, pero lo que pasará en el futuro no lo sé”

Rafael Campanero, camino de los 94 años, dejó su confinamiento tras 85 días en su casa "por responsabilidad propia y con mi familia" que pasó "leyendo novelas, los libros de Ignacio Cid y muchos recortes históricos de nuestro equipo" | "El cordobesismo debe volver a El Arcángel sacando su abono, yo me sacaré el más caro para ayudar, aunque nunca lo usé, no sé ni donde está mi asiento"

Rafael Campanero posa para los lectores de Cordobadeporte.com con su mascarilla y el Gran Capitán de fondo donde espera ver otro ascenso del Córdoba la próxima temporada.

Rafael Campanero posa para los lectores de Cordobadeporte.com con su mascarilla y el Gran Capitán de fondo donde espera ver otro ascenso del Córdoba la próxima temporada.

“Dos días antes de que decretaran el Estado de alarma ya no salí a la calle”. Fue allá por el 12 de marzo, y hasta ayer jueves 4 de junio no pisó la calle el presidente de honor del Córdoba CF, Rafael Campanero. Un día en el que decidió recobrar su rutina de antaño con sus habituales paseos por Las Tendillas, bajo la figura de Gonzalo de Córdoba, el Gran Capitán. 85 días de confinamiento nada más y nada menos, que asumió desde el convencimiento propio para mandar un mensaje de responsabilidad a la sociedad en general.

“Tomé la decisión por responsabilidad con mi familia. Ayer recuperé mis paseítos porque ya me recomendaban que tenía que salir. Y espero que no pase nada”, comentó para relatar con serenidad su reencuentro con la vida en la calle, en una entrevista a Cordobadeporte en la que como no podía ser de otra forma envió un mensaje de paciencia al cordobesismo, al tiempo que lo animó a mostrar su fidelidad “sacando su carnet” cuando se lance la campaña de abonados.

Camino de los 94 años (nació en Almodóvar del Río el 27 de julio de 1926), Rafael Campanero Guzmán representa sin duda la voz de la experiencia. Tras subir por la calle Jesús y María desde su domicilió llegó a la terraza del Gran Bar, para compartir un zumo de naranja natural con nosotros y contar que “en estos más de 80 días en casa estuve tranquilo y relajado”. “Me entretuve en repasar todos los partidos históricos del Córdoba con mis recortes de prensa del pasado y volví a leer los libros de la historia del club de Ignacio Cid. Tuve tiempo hasta para tres novelas, y Patria me gustó mucho. Tuve tiempo para distraerme”, bromeó.

Rafael Campanero bajo la figura de El Gran Capitán durante el Estado de Alarma.

Rafael Campanero bajo la figura de El Gran Capitán durante el Estado de Alarma que aún se mantiene en España.

Tampoco dejó de lado la actualidad del club de sus amores, que da sentido a su vida prácticamente desde sus primeros pasos porque “yo nací con un balón”. “De la cancelación de la competiciones no tengo mucha opinión. Vamos a ver cómo va la vuelta con los campos vacíos, pero yo sobre todo estoy pendiente de lo que pasa en el Córdoba CF”, apunta. Y su sentir es de optimismo, porque “la sociedad que está al frente salvó al club y si no hubiera sido por ellos no tendríamos a nuestro club, aunque de lo que pasará en el futuro no lo sé”.

” La enseñanza del fútbol es muy importante, por mucho que te aconsejen tienes que aprender y si te dejas guiar por la razón lo harás bien “

“Tuve un par de encuentros con ellos y los veo coherentes. Tienen buena fe, pero de ahí ya no paso”, apostilló el longevo mandatario. De estos ya algo más de seis meses de Infinity en el club opina que “lo han dado todo, aunque hayan pagado la novatada” en algunas cuestiones, algo que ve como normal, porque “la enseñanza del fútbol es muy importante, es como una carrera, por mucho que te aconsejen tienes que aprender”. “Si te dejas guiar por la razón lo harás bien, que se resume en usar bien los medios que tienes y los que te pueda dar la ciudad”, añadió.

De ahí que su mensaje sea ahora mismo de esperanza, para trasladar así tranquilidad al cordobesismo ante sus habituales incertidumbres, centradas ahora en la inscripción del club de cara a la próxima campaña. “La inscripción no depende de este consejo, sino de los jueces y luego de lo que Madrid diga. Soy optimista siempre, por lo que en este caso tengo que serlo y espero que se resuelva a favor del Córdoba”.

Rafael Campanero paseando porLas Tendillas.

Rafael Campanero paseando porLas Tendillas.

Ése es su sentir, sobre todo cuando echa la mirada atrás y “veo todos los sufrimientos pasados del cordobesismo durante décadas”. “Esta temporada pudo ser una de las peores de la historia, pero no hay que olvidar cuando bajamos a Tercera”, apuntó, citando aquella negra temporada 1983-84 en la que se encadenaron así dos descenso consecutivos, porque se venía de caer desde la Segunda A en el curso anterior.

“Recuerdo muchas temporadas malas. Aquella con Romeo de presidente y Ruiz Sosa de entrenador en Segunda B salió todo mal. Con un déficit de unos ocho puntos la salvación era imposible. Por eso cuando me hice cargo del equipo a mitad de temporada trabajé pensando en el año siguiente y conseguimos subir, con gente de la tierra como Mansilla, Juan Luna, Campos, Pepín, López Murga, Vallina, Martínez y Ortuondo de entrenador”, evoca. Todo ello a pesar de que “había una gran deuda y el club estaba arruinado, con más de 25 millones de las antiguas pesetas”.

Ese año en los sótanos del fútbol nacional queda lejos, pero “son muchas vicisitudes” las que pasó el cordobesismo desde entonces, aunque “hoy la afición está como nunca y cuando pase todo esto espera un buen futuro”. Por eso cree que “si no es ahora, dentro de un año o dos se volverá a ascender”.

Rafael Campanero muestra su pulgar sentado en un banco de Las Tendillas.

Rafael Campanero muestra su pulgar sentado en un banco de Las Tendillas.

“El cordobesismo debe volver a El Arcángel cuando se pueda, primero sacando su carnet. Yo sacaré el abono más caro que haya para ayudar, y que conste que nunca lo usé, no sé ni donde está mi asiento”, comentó el dirigente. La última vez que Campanero pisó su estadio fue el 24 de noviembre de 2019 justo una semana después de que se decretara la administración judicial del club, una reaparición que se había demorado hasta cinco años, porque la anterior vez fue en septiembre de 2014 en el partido ante el Sevilla en el que fue ninguneado por Carlos González enviándolo a la última fila del palco.

“Mi intención es no volver a tardar tanto, pero tengo que cuidar mi bronquitis crónica. No quiero que pase tanto tiempo como la última vez en Primera”, comentó, intentando quedarse con el buen sabor de boca de su reaparición, porque fue “la primera vez que me dieron mi sitio de presidente de honor, tanto el alcalde y como el presidente de la Andaluza, Pablo Lozano, se sentaron a mi derecha” y “nunca antes nadie me ofreció presidir el palco”.

Hasta que llegue ese momento seguirá cuidándose, al tiempo que se reencuentra con sus viejos amigos por la calle Morería, Cruz Conde o Gondomar, donde tras su largo confinamiento “no he notado ya tantas diferencias, sólo que la actividad no está al 100 % porque quedan varios comercios por abrir”. “La ciudad también está tranquila, y ahora sólo tenemos que usar la mascarilla, que es una cuestión que debemos hacerla por responsabilidad civil”, como la que él representa.Todo un ejemplo de ciudadano que con paso lento pero firme se aleja de regreso a su casa ahora por Jesús y María abajo.

Etiquetas

CCF | Córdoba CF | CórdobaCF | Federacion Española de Fútbol | home14 | Infinity | inscripción | Rafael Campanero | Segunda B |

One Comments

  • GAUSS53 06 / 06 / 2020 Reply

    Habra un despues de todo esto y muchos equipos no podran superar el abandono y la falta de interes de su aficion por mas que los medios y la federacion se empeñen,por eso nosotros siempre seremos de primera,gracias a nuestro presidente por sus consejos

Deja un comentario