La Tercera División, aún sin subgrupos definidos, quiere empezar el 17 de octubre

La competición, en la que participarán Córdoba B, Pozoblanco, Salerm Puente Genil y Ciudad de Lucena, tendrá hasta tres fases diferentes, aunque la primera, a ida y vuelta, es clave: decidirá los que juegan por el ascenso, los de la zona templada, que se jugará otra plaza para el play-off, y los de abajo, que se disputarán la permanencia

Un encuentro del Córdoba B la pasada temporada. Autor: Javier Olivar

Un encuentro del Córdoba B la pasada temporada. Autor: Javier Olivar

La Asamblea General de la Real Federación Andaluza de Fútbol, celebrada hoy en Sevilla, ha dejado perfilados las fechas y el sistema de competición de la Tercera División, aunque no así aún la subdivisión exacta en subgrupos en la que se va a desarrollar en la temporada 2020-21. Si se cumplen las previsiones más optimistas del organismo que preside Pablo Lozano, la campaña arrancará el fin de semana del 17 y 18 de octubre, aunque hay situaciones alternativas en función de lo que dicte la pandemia del coronavirus.

A pesar de lo que se esperaba, no se votó ni se debatió nada sobre la Tercera División ni de cómo establecer los subgrupos, sino que se trabajará con la Comisión creada de Segunda B y Tercera. Hay unas propuestas sobre la mesa, que llegarán a los clubes de cada provincia, en el caso de Córdoba Ciudad de Lucena, Salerm Puente Genil, Pozoblanco y Córdoba B. Hasta ahora se hablaba de hacer los subgrupos por sistema de cremallera, por proximidad geográfica o por sorteo, pero eso asunto deberá esperar.

Lo que sí ha explicado la RFAF es el sistema de competición, estableciendo una diferencia entre competiciones de un máximo de 18 equipos, donde jugarán todos contra todos, y las de 19, 20 o 21 equipos, que a priori debe ser el Grupo X de Tercera a expensas de cómo acabe el tema del Écija. En esos casos se desarrollará de la forma que ya explicábamos ayer en Cordobadeporte.

Así, la primera fase es la clásica liga a doble vuelta en cada subgrupo, donde por ejemplo en el caso de uno con diez equipos se jugarían 18 partidos y en uno de 11 un total de 20. Esa fase inicial partiría a los representantes en tres grupos diferentes para la segunda fase, A, B y C, donde ya hay matices por decidir en cuanto a ascensos y descensos en función de lo que se decida en unas semanas -hay que recordar que en principio esta temporada se reestructurará la Segunda B para crear la Pro y no se sabe cómo quedará exactamente la actual Segunda B-.

El caso es que en el Grupo A, estarían seis equipos, los tres primeros de cada subgrupo, que jugarían todos entre todos, un total de 10 partidos. El primero puede tener la opción del ascenso directo o de quedar exento en la primera ronda del play-off, que será la tercera y última fase. Para entrar en él jugarán los equipos del llamado Grupo B, los clasificados del cuarto al sexto en los dos subgrupos iniciales (otros 10 partidos). En principio sólo entraría en el sueño de la Segunda B el primer clasificado.

Donde nadie querrá estar será en el Grupo C, que será el de descenso o permanencia, según se quiera ver. Habrá ocho equipos, los cuatro últimos de cada subgrupo, pero aquí habrá solo 8 jornadas, ya que cada equipo juega sólo a ida y vuelta contra los rivales del otro subgrupo -se deduce que se arrastrarán puntos de los partidos jugados contra los rivales del mismo grupo en la primera fase-. A priori debería hacer cuatro equipos que se salvaran y cuatro descensos, para dejar un grupo de 20 en la 2021-22.

En cuanto al play-off, se medirían el mejor clasificado contra el peor y así sucesivamente, en principio con partido único inicialmente en casa del mejor clasificado, con semifinales y final en campo neutral. Ahí se ahorrarán unos duelos para poder acabar a inicios de junio y tener ese mes de margen para complicaciones que puedan surgir por aplazamientos o lo que fuere.

Etiquetas

CD Pozoblanco | Ciudad de Lucena | Córdoba B | Grupo X | home14 | Salerm Puente Genil | sistema de competición | subgrupos | Tercera División |

Deja un comentario