Las gestas del deporte cordobés en el aire

La sexta Superdivisión del Cajasur Priego, tras darse por finalizada esta noche la temporada en el tenis de mesa, o los intentos de ascenso del Adesal de balonmano o el Ciudad de Lucena son algunas de las conquistas que podría dejar en nada el coronavirus

Revés para Carlos Machado y sus compañeros

Revés para Carlos Machado y sus compañeros

Cuando se escucha a las altas esferas del deporte rey, el fútbol, hablar de junio (UEFA) o julio y agosto (Roures) como fechas para reiniciar la competición, empieza a surgir más la certeza que la duda de que será bastante complicado para otros deportes terminar sus competiciones. Incluso parece difícil en categorías como la Tercera División, salvo que se busque un plan general con las fechas muy estudiadas para la siguiente campaña.

La pregunta que surgía es si las otras federaciones deportivas de España podían empezar a dar por concluidas las temporadas por imposibilidad de terminarlas, y así, dejar en el aire las conquistas de títulos y posibles ascensos -¿también los descensos?- en liza. La primera respuesta ha llegado desde la Federación de Tenis de Mesa, que hoy ha emitido un comunicado dando por finalizadas las competiciones y remitiendo al 30 de abril para decidir qué pasa con esta temporada.

En el espectro del deporte cordobés hay equipos que estaban cumpliendo con su objetivo y para los que pasos como éste significaría una campaña más en un alto nivel, casos del Ángel Ximénez en la ASOBAL y el Cajasur CBM en la durísima División de Honor Plata de este año en balonmano o del Córdoba Patrimonio de la Humanidad en fútbol sala. Pero para el Cajasur Priego de Tenis de Mesa puede ser un temporadón perdido si nada de lo jugado termina valiendo.

La escuadra priguense se encaminaba a su sexta Superdivisión, máxima competición nacional, con puntos de ventaja como para depender de sí mismo. Puede ser una pena, como para otros que estaban en posiciones de jugar por el ascenso, como el Adesal en la División de Honor Plata Femenina de balonmano o el Ciudad de Lucena en fútbol. Para todos ellos, incluso para un Salerm Puente Genil que aún soñaba con entrar entre los cuatro primeros del Grupo X o el Cajasur Deportivo de fútbol sala en la Segunda División Femenina, sería aquiello de “fue bonito mientras duró”.

La situación en todos estos deportes es compleja porque competir con regularidad en doble jornada o acabar las competiciones en verano es prácticamente imposible, e incluso complicaría una siguiente temporada en la que en algunos casos la preparación para los Juegos Olímpicos volverá a cobrar relevancia total. Habrá que ver si ahora, como parece, cada deporte tomará su decisión, o se apostará por algo más colectivo.

Loading...

Deja un comentario