“Las segundas oportunidades no se pueden perder”

Cordero, que eleva a ocho los cordobeses en el plantel de Josan González, vuelve para "cumplir un sueño" al Córdoba Patrimonio: "Haciendo un símil taurino, vuelvo a los ruedos con la máxima ilusión"

Una nota de felicidad tras un momento amargo. El regreso al Córdoba Patrimonio de la Humanidad de Manuel Jesús Cordero (9 de febrero de 1988) un año después de abandonar la disciplina blanquiverde ha supuesto una importante alegría en una semana, la del retorno liguero, que se había quedado algo emborronado por la ‘espantá’ -veremos si momentánea o definitiva- de Álex Constantino, uno de los fichajes importantes del equipo.

El jugador natural de Las Navas del Sepillar, pedanía de Lucena, comentó en declaraciones a los medios del club que esta vuelta es “cumplir un sueño”, ya que fue una de las bajas más dolorosas entre los héroes del ascenso a la máxima categoría. Ahora debutará en la élite del fútbol sala nacional, algo para lo que demostró nivel sobrado en sus años en el equipo blanquiverde.

Lo hará Cordero además de la mano de Josan González, un técnico que ya lo entrenó en el CD Ategua de Castro del Río, por lo que seguro que muy pronto el jugador es uno más en la disciplina del equipo. De hecho, aunque se esperaba su reentré en el vestuario para el lunes, ya en la tarde del viernes pudo ejercitarse con sus compañeros.

Cordero tiene claro que éste “era el momento a tenor de mis circunstancias y no he tenido la más mínima duda” en fichar, declaró a medios de la entidad. “Las segundas oportunidades no se pueden perder, así que, haciendo un símil taurino, vuelvo a los ruedos con la máxima ilusión”, admite.

El lucentino retorno “a una casa que conozco a la perfección, así que mi adaptación será fácil”, por lo que ahora “sólo queda aportar todo para poder alcanzar los objetivos propuestos“.

Este fichaje, el de un un jugador que con 79 encuentros oficiales es el quinto de la historia del club con más partidos a su espalda y que en ellos ha logrado 32 goles, una cifra nada despreciable para tratarse de un hombre que se desenvuelve en la posición de cierre, sirve para incrementar la dosis de ADN cordobés al proyecto capitalino. Con Cordero son ocho los jugadores nacidos en la provincia, un cincuenta por ciento, con lo que se mitiga el hueco dejado por hombres como César, Lolo Jarque o Javi Sánchez.

Loading...

Deja un comentario