Los equipos modestos, “al borde de la quiebra”, se movilizan reclamando ayudas

Diez clubes de cantera de la capital, fuera de Gesfutcor, mandan un SOS a las instituciones públicas ante una "situación económica incierta", en la que al menos "necesitamos algo tan simple como desinfectar los campos"

Los benjamines de Apademar y la Escuela de Juanín y Diego jugando en Fátima.

Los benjamines de Apademar y la Escuela de Juanín y Diego jugando en Fátima.

Diez clubes de fútbol base de la capital cordobesa han vuelto a alzar la voz tras las últimas restricciones de la Junta de Andalucía. Esta vez no lo hicieron a través de Asociación de Gestores de clubes de fútbol de Córdoba (Gesfutcor), como cuando se movilizaron a principios de junio para negarse a la reapertura de los campos que regentan sin una ayuda tras dos meses de confinamiento. Pero vuelven a pedir ayuda a través de un comunicado en el que aseguran sentirse “al borde la quiebra”, aunque este manifiesto no lo firman como Gesfutcor porque hay tres clubes de ésta que no se vinculan a la petición, como son el Deportivo Córdoba, club que dirige el presidente de la asociación, Rafael Jaén, el Cerro Muriano y Los Califas.

Los clubes que piden ayuda a la Junta y Ayuntamiento son CD Apademar, UD Salvador Allende, UD Alcolea, CD El Higuerón, CD Alcázar, Seneca CF, Parque Cruz Conde CF, Don Bosco CF, San Lorenzo, Miralbaida CF y Club Figueroa. La razón no es otra que “la situación actual nos deja en una situación económica incierta, que puede llevarnos a la quiebra, sin ayudas, sin apenas ingresos y teniendo que seguir soportando todos los gastos derivados de la actividad así como el mantenimiento de las Instalaciones”, según apostillan en el punto sexto de un amplio comunicado, adjunto abajo para que pueda leerse al completo.

Puestos en contacto con el presidente de Apademar, Alberto Galisteo, éste manifestó a Cordobadeporte.com que “no tenemos ningún tipo de ayuda por el COVID-19, una tan simple como desinfectar un campo, cuando cualquier cosa pequeña sería buena”, apostillando que “estamos solos”.

Galisteo subrayó que “no hay forma de comprender la limitación a menores de 16 años para no poder entrenar más allá de las 18:00 horas en deportes que son de contacto”, entre los que está incluido el fútbol como el resto de deportes de equipo, aunque sea considerado “contacto moderado”, después de la rectificación hecha por la Junta un par de días después a su inicial restricción, que en realidad sólo liberaba a deportes individuales como el atletismo o el ciclismo para los menores de 16 años.

Pese a que en su momento, concretamente una semana después de su primera petición de auxilio, se llegara a un principio de entendimiento con el Instituto Municipal de Deportes de Córdoba (IMDECO),  aquello sólo sirvió para reabrir los campos a la espera de regularizar su situación jurídica de gestión, de ahí que ahora “más que al IMDECO la petición vaya dirigida al Ayuntamiento y a la Junta, que son los que deberían dar alguna ayuda”, apostilló Galisteo.

Y ésta debería llegar “a través de las ayudas que el Gobierno central dio a los ayuntamientos en abril y mayo”. Mientras tanto, al margen del derecho al pataleo, a los clubes más modestos del fútbol base sólo les queda armarse de paciencia y rezar para que la situación sanitaria mejore y eso les permita volver a tener algunos ingresos a través de las taquillas.

Etiquetas

Alcázar | Alcolea | Apademar | Ayudas | COVID-19 | Don Bosco | El Higuerón | Figueroa | fútbol base | home7 | Miralbaida | Parque Cruz Conde | Salvador Allende | San Lorenzo | Séneca CF |

Deja un comentario