Los exjugadores del Córdoba CF Raúl Bravo e Íñigo López, detenidos por supuestos amaños de partidos

Al defensa valenciano, ya retirado tras jugar varios años en Grecia, se le acusa de ser el cabecilla, en una operación en la que también está el riojano al que se le recuerda aquella autoexpulsión ante el Granada en Primera que provocó una pelea en el vestuario

Raúl Bravo, por los suelos, el día del ascenso del Córdoba a Primera

Raúl Bravo, por los suelos, el día del ascenso del Córdoba a Primera

El escándalo con el que se desayunaba el fútbol español este martes ha salpicado al Córdoba CF, o mejor dicho al cordobesismo, porque dos de los varios jugadores detenidos en la operación de amaños de partidos vistieron la elástica blanquiverde a principios de esta década, y uno de ellos como héroe del ascenso en Canarias como fue el caso de Raúl Bravo. El otro, Íñigo López, más bien machó la camiseta cordobesista en Primera División, porque no son pocos los que recordaran aquel affaire en el partido ante el Granada de la antepenúltima jornada en el que se auto-expulsó para ser reprendido por sus compañeros posteriormente en el vestuario, donde incluso llegaron a las manos varios jugadores, con el capitán Abel Gómez, hoy técnico del Atlético Sanluqueño, defendiendo el honor del club califal en su decadente caída de Primera. El Granada necesitaba ganar partido y lo hizo (2-o), con la ayuda indirecta del defensa riojano que había sido jugador nazarí dos temporadas antes.

Los encuentros investigados a instancias de LaLiga son de las temporadas 2015-16 y 2016-17, por lo que no afectan directamente a su pasado como blanquiverdes, como por ejemplo la citado de Íñigo López ante el Granada. López Montaña milita actualmente en el Deportivo de La Coruña, pero también es ex-jugador del Huesca, donde militaba en el origen de esta investigación que parte de mayo 2018 sobre el partido Nástic vs Huesca.

A todos los detenidos se les imputa pertenencia a organización criminal, corrupción entre particulares y blanqueo de capitales. Las fuentes de la investigación han precisado que se prevén hasta once detenciones y que los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) han iniciado también varios registros, uno de ellos en la sede de la Sociedad Deportiva Huesca.

Íñigo López, a la derecha, el día de su presentación con el Córdoba en verano de 2014, junto a Fausto Rossi y Pantic

Íñigo López, a la derecha, el día de su presentación con el Córdoba en verano de 2014, junto a Fausto Rossi y Pantic. Autor: Paco Jiménez

El lateral zurdo valenciano fue uno de los integrantes del plantel del blanquiverde de la temporada 2013-14, y pese a ser el asistente del gol de Uli Dávila no renovó y se despidió entre lágrimas señalando a Chapi Ferrer como el responsable de su salida. Bravo había jugado seis temporadas en el  Real Madrid, acabó su carrera deportiva en varias equipos en Grecia y en la actualidad estaba retirado, pero fue detenido como el supuesto cabecilla de una organización, entre los que hay otros futbolistas de Primera y Segunda, como Borja Fernández (Real Valladolid), Carlos Aranda, exjugador de varios equipos de Primera División entre ellos el Granada o Málaga, y Samuel Saiz (Getafe), que militaba en el Huesca el partido de marras, que aún no fue detenido por encontrarse de vacaciones fuera de España.

Todas las alarmas saltaron a finales del mes de mayo del 2018, por las grandes sumas de dinero que se movieron durante el partido llevado a cabo entre el Huesca y el Nástic de la temporada pasada, cuando ambos equipos militaban en Segunda División. Ante las sospechas, LaLiga presentó la denuncia, dando paso a la operación llevada a cabo por la Policía Nacional. La investigación se centra ahora en analizar la sospecha que hay sobre un total de nueve partidos, en las temporadas 2016, 2017 y 2018. LaLiga se ha comprometido a luchar contra la corrupción en el fútbol, tanto en Primera como en Segunda División.

También han sido detenidos Agustín Lasaosa, presidente de la Sociedad Deportiva Huesca, y Juan Carlos Galindo Lanuza, jefe de los servicios médicos del mismo club. que se dedicaba al presunto amaño de partidos de fútbol en distintas categorías. De esta manera, el Córdoba CF se ha visto indirectamente envuelto en la polémica del día, que puede marcar un antes y un después para el fútbol español.

Íñigo López expulsado en un partido en Primera

Deja una respuesta