Los inexplicables despidos de los trabajadores del Córdoba

Los cuatro empleados no deportivos cumplían contrato el próximo 30 de junio de 2019, por lo que su vínculo hubiera finalizado simplemente con una notificación de no renovación

La carta de despido que recibieron los cuatro empleados no deportivos del Córdoba CF hace justo una semana

La carta de despido que recibieron los cuatro empleados no deportivos del Córdoba CF hace justo una semana

El cordobesismo espera una nueva señal de su club para conocer el proyecto que acometerá en Segunda B con su primer equipo, así como la profunda reestructuración que afrontará en sus categoría inferiores. Mientras tanto los movimientos a nivel interno no paran de generarse de cara a acometer un horizonte bien distinto al que convivió en el fútbol profesional. Conocidos son los nuevos despidos que acometió la pasada semana, tanto a nivel de altos contratos, como el del yerno de Carlos González, o los que afectaron a empleados no deportivos.

Ambos hay que diferenciarlos claramente, dado que el referido a Sergio García se encontraba en un nivel de coste y duración equiparable a los que en su día ostentaban el doctor Javier Bejarano y el director comercial Francisco Jiménez, a los que había que añadirle su amplia antigüedad, todos ellos más que necesarios.

Sin embargo no dejan de ser curiosos los casos de los cuatro trabajadores despedidos el pasado 28 de mayo, ya que venía a cumplir contrato el próximo 30 de junio de 2019, por lo que no era necesario su despido, y menos aún con el reconocimiento de improcedente como se puede observar en el documento que ilustra la información. La razón, que una simple notificación de no renovación hubiera bastado.

Sergio García, en su última aparición en la Ciudad Deportiva en marzo, junto al chófer del autocar, el delegado del primer equipo y el responsable de mantenimiento, el conocido 'Patata', uno de los cuatro despedidos por falta de confianza

Sergio García, en su última aparición en la Ciudad Deportiva en marzo, junto al chófer del autocar, el delegado del primer equipo y el responsable de mantenimiento, el conocido ‘Patata’ (a la derecha), uno de los cuatro despedidos por falta de confianza

En todos ellos, con las vacaciones aún pendientes casi en su totalidad, lo más normal hubiera sido realizar un aviso con quince días de antelación para la extinción del contrato, que hubiera llegada después de cumplir con el periodo vacacional de los empleados, pero no fue así. En los cuatro casos recibieron la carta de despido cuatro días antes de la llegada de este mes de junio, lo que incluía un finiquito indemnizador.

Ahora esos trabajadores tendrán que recibir esa indemnización, amén de los días trabajados en mayo, nómina que como el resto de empleados, tanto deportivos como no, deberán cobrar el próximo lunes 10 de junio, fecha fijada cada mes para percibir la nómina del anterior mes.

Etiquetas

CórdobaCF | despidos | empleados | home9 |

Deja un comentario