Los Raíllo: “Bromeamos con jugar alguna vez juntos en el Espeleño o el Pozoblanco”

Antonio logró la permanencia con el Real Mallorca en la élite nacional y lo pretende el Valencia, mientras que Manolo, que no seguirá en el Ceuta, ascendió a Primera RFEF con los caballas | "El Córdoba debe aprovechar la carrerilla y con esa dinámica tiene que mirar hacia arriba"; "Tiene que saber que no sólo le vale el ascenso directo, también quedar entre los cinco primeros para hacer play off"

Si el pasado viernes Bernardo, el menor de la saga de los Cruz, era el protagonista del serial futbolistas cordobeses de nuestras vídeo entrevistas, este domingo lo son los hermanos Raíllo. Ninguno llegó a debutar en el primer equipo del Córdoba CF tras pasar por sus categorías inferiores. Tampoco pudieron jugar juntos en sus dilatadas carreras a diferencia de los Cruz, que ascendieron en 2014 a Primera con el equipo de su tierra. Esa es una espinita que les queda a los Raíllo, aunque se conformarían con “poder jugar juntos en el Espeleño o el Pozoblanco” al final de sus carreras. “Cuando nos vayamos a retirar, aunque lo veo difícil”, apuntó Antonio, el capitán del Mallorca. A nadie le escapa la diferencia de categorías entre ambos, y eso que el pasado curso el delantero, Manuel Raíllo, saboreó las mieles del ascenso con el Ceuta a Primera RFEF, siguiendo así los pasos del Córdoba.

“El nivel de las categorías está por algo, él está mucho más arriba y que siga muchos años más”, decía Manolo. Manuel Raíllo Arenas (Córdoba, 29-08-1990), el mayor de los hermanos, un jornalero del fútbol pronto haría las maletas tras empezar jugando al fútbol sala en el Modas Levante. Su efímero paso por el Córdoba fue en sus cadetes, luego del juvenil del Séneca llegó al Espeleño y Montilla hasta que probó suerte en Cataluña con el Martinenc, Gavá, Terrassa, Europa. Todo un jornalero del fútbol que logró dos ascensos desde Tercera en esa primera etapa. Así llegó a la Segunda B con el Villanovense, Prat y Alcoyano, hasta llegar al Ceuta.

Del ascenso del Ceuta a la permanencia del Mallorca

“Teníamos claro que si nos metíamos en le play off íbamos a ascender. Luego los dos partidos se nos pusieron muy pronto de cara. Sobre todo el primero ante el Navalcarnero (0-2)”. Luego llegó el definitivo ante el Adarve (0-2), recordaba un Manolo Raíllo, que no continuará en el Ceuta, por lo que está libre en el mercado.

Por su parte, Antonio, que nació trece meses después, salió del filial del Córdoba hace nueve años tras pasar por el Pozoblanco. El defensa central, al que le restan dos años de contrato en el Mallorca, lograba una sufrida permanencia con el Real Mallorca en la élite que “supo como un ascenso, aunque siempre es más bonito luchar por ascender como vivió mi hermano”. “No tienes el nerviosismo de decir que te puedes ir a la mierda”.

Todo ello tras una dura temporada en la que por primera vez en su vida tenía que pasar por el quirófano, de ahí que tras jugar el primer partido de liga ante el Betis estuviera cinco meses en el dique seco por una rotura del ligamento principal del tobillo. “Todo empezó en pretemporada, parecía un esguince leve, pero nos tiramos dos meses y medio sin saber lo que tenía tras varias pruebas”.

Antonio Raíllo mostrando sus pulgares tras salir del quirófano.

Antonio Raíllo mostrando sus pulgares tras salir del quirófano.

El problema de Manolo no fueron las lesiones, sino que se topó con las maderas en más de una ocasión. Con todo facturó siete dianas, “aunque pudieron ser catorce o quince fácilmente. Son las rachas que decimos los delanteros”, señaló, aunque ayudó  a meter a los caballas en el play off.

Con todo no seguirá en Ceuta como él mismo desveló, mientras que a su hermano lo pretende el Valencia. “Diría que Mallorca es mi primera casa ahora mismo. Mi mujer es de allí, como las niñas y llevo seis años. No veo mi vida sin estar en la isla, me siento muy cómodo allí. Lo único que pido es que el equipo sea competitivo y siga dando pasos hacia adelante”. De ahí que esté en negociaciones con los baleares para mejorar su contrato “y poder ampliar”. Además de los che, también hay interés desde la Premier League del Leeds.

Manolo Raíllo celebrando un gol la pasada campaña con el Ceuta.

Manolo Raíllo celebrando un gol la pasada campaña con el Ceuta.

Desde la experiencia de afrontar su cuarta temporada en Primera División tras aquella del debut con el Espanyol en 2015, Antonio Raíllo, que sabe lo que es subir en dos años de Segunda B a Primera, tiene claro el camino a seguir por el Córdoba CF tras su ascenso a Primera Federación. “Tiene que seguir con la tranquilidad de aprovechar la carrerilla cogida y con esa dinámica tiene que mirar hacia arriba”. En su opinión “puede pelear por todo” porque es una institución que “siempre estuvo en el fútbol profesional, sobre todo en Segunda A”. Para ello “necesitará refuerzos de calidad que dan un plus de calidad”.

De parecida opinión es su hermano, que además añade el conocimiento de haber competido contra los blanquiverdes y sufrir su nivel que le llevó al ascenso. “Hay que adaptarse un poco a la categoría, pero tendrá el nivel de los de arriba, que se le dieron bien, porque contra quienes más puntos perdió fue con los de abajo”.

Las opciones blanquiverdes en Primera Federación

El ariete ve a los blanquiverdes “compitiendo con el Dépor”, pero también hay que tener en cuenta que “los años son diferentes. El Mallorca cuando ascendió de Segunda B a Primera lo hizo prácticamente con el mismo equipos, sólo con cuatro fichajes y eso le sirvió para ascender quedando sextos en un play off”.

“El Córdoba tiene que saber que no sólo le vale el ascenso directo, también quedar entre los cinco primeros para hacer play off”, subrayó.

Los goles de Antonio en Primera

Antonio Raíllo seguirá a su hermano y a los blanquiverdes desde la élite nacional, donde el pasado curso marcó dos tantos, uno de ellos al Barcelona (2-1) y el otro en el fatídico partido ante el Granada (2-6). “Cuando marqué en el Nou Camp en ese momento no piensas lo que supone. Fue en una jugada de falta lateral, el balón pasó por encima de Araujo y yo me tiré pensando en darle con todo. Le pegué con la rodilla y fue para dentro, pero me hubiera gustado que el equipo hubiera sacado algún punto”.

Antonio Raíllo portando el brazalete de capitán del Real Mallorca.

Antonio Raíllo portando el brazalete de capitán del Real Mallorca.

El otro gol fue en casa en un “descalabro” de un partido al que es “difícil encontrarle una explicación. Lo volví a ver cuando llegué a casa. Todo el mundo acabó hundido tras perder un encuentro tan importante en casa. Nunca me había pasado en el fútbol profesional que me tiraran siete veces e hicieran seis goles”.

Fue “ilógico”, la estadística decía que el Mallorca “había tirado más a puerta”. “Fue la unión de muchas desgracias, porque ellos tirano menos habían metido seis y tú sólo dos”.  Afortunadamente para los bermellones “la gente apretó los dientes” y en la jornada siguiente empató en Sevilla para ganar las dos últimas y salvarse para que fueran los nazaríes los que acabaron cayendo.

De esa manera los hermanos Raíllo vieron cumplidos los objetivos con sus equipos en una temporada que nunca olvidarán. Sólo la que puedan jugar juntos en el futuro antes de la retirada podría equiparse, porque ese es su sueño. Sobre ese sueño futuro y un año de éxitos hablaron en una entrevista que podéis ver al completo en el vídeo de cabecera.

Etiquetas

Antonio Raíllo | Ceuta | futbol | Manuel Raíllo | Primera Federación | Real Mallorca | Segunda RFEF |

Deja una respuesta