Luis Oliver Sierra anunció su adiós, que no dimisión porque nunca hubo contratación

El hijo del que fuera director deportivo blanquiverde se despidió de su especial vinculación con la cantera cordobesista

Luis Oliver Sierra junto Rubén Domínguez en la Ciudad Deportiva durante el pasado mes

Luis Oliver Sierra junto Rubén Domínguez en la Ciudad Deportiva durante el pasado mes

Luis Oliver Sierra se despidió este lunes del cordobesismo como “responsable de la cantera del Córdoba CF”, cargo ese por el que nunca fue oficializada su contratación por la entidad blanquivderde desde que llegara al club a finales de enero de la mano de su padre, del que se sirvió a través de una de sus empresas, la conocida Bitton Sport SL con la que en mayo de 2016 se hizo máximo accionista del Real Betis, según anuncia aún con un tweet fijado en su cuenta oficial de Twitter, para anunciar su salida. Una cuenta cuya página web ya no tiene dominio activo y que su anterior tweet databa del 17 de marzo de 2017. Pero hoy le sirvió a su hijo para anunciar su marcha de forma errónea.

Y es errónea porque aunque en su carta se puede ver que él mismo habla de dimisión hasta en dos ocasiones, en su titulito y la primera línea, dado que una persona que no fue contratada no puede dimitir de un cargo o una empresa a la que nunca perteneció. Sus honorarios los cobraba a través de su padre, por el acuerdo global que el navarro tenía con Jesús León y que tardará en conocerse minuciosamente, pero se sabrá cuando llegue la Junta general de accionistas en diciembre.

Oliver eligió este 1 de octubre para hacer su exposición y vincular su marcha obligada a las que sí fueron destituciones oficiales del club que tuvieron lugar el pasado viernes, como fueron los casos de Rubén Domínguez, el que en su día fuera anunciado como director de cantera, se supone que un cargo por encima del autoproclamado por Oliver de “responsable”, aunque en realidad el sevillano estaba bajo las órdenes del hijo de Oliver, como Adrián Benítez, Jorge Molina y Jose María García, que fue el equipo de trabajo que él estructuró en el fútbol base blanquiverde que ahora dirige, oficialmente, Rafa Navarro.

En realidad ese mismo viernes Luis Oliver Sierra dejó también de tener relación con la entidad califal, y no hoy, igual que su grupo de trabajo, como así confirmaron a Cordobadeporte.com fuentes de ésta, a la par que recalcaron que esa nueva realidad era “a pesar de que nunca ha tenido relación contractual con el Córdoba CF”. De una u otra forma se puso fin a otra etapa oscura del club con los Oliver a bordo, para así iniciar otra con “un enfoque que no comparto”, dijo Oliver. Con todo tildó de “dolorosa” su decisión de salir.

El propio Oliver habla de “ocho meses de trabajo”, sin contrato, en los que pasó una ristra de kilometrajes y dietas esperpénticas, a la para que habla de “haber puesto los cimientos de la cantera del Córdoba”, centrada en tres pilares: “la búsqueda de los mejores talentos de la provincia, del resto de España, y sobre todo con la idea de formación con el espiritu de club para defender la camiseta del primer equipo”. Si lo primero no existió, lo último aún menos, mientras que fueron decenas los jugadores que llegaron de otras ciudades e incuso del extranjero a todos los equipos de categorías inferiores, fundamentalmente al filial con sueldos desorbitados, y al equipo juvenil de División de Honor para no marcar diferencias ni tan siquiera dar el nivel mínimo. En su comunicado, como las dietas y kilometrajes, no se detallan las comisiones que generaron esos jugadores de medio pelo.

Su mensaje final también deja algo más que ironía o dardo envenenado, al afirmar que “me gustan las matemáticas, pero creo más en las personas que en los números”. AsÍ dio por finalizada su etapa como blanquiverde en la sombra, tras aludir a su pasado de verdiblanco antes de desembarcar en la capital del califato.

Loading...

Deja un comentario