“Nos creemos el ombligo del mundo y lo importante es la salud de los españoles”

José García Román, presidente del Córdoba Patrimonio, cree que la posible reanudación del deporte "va a depender del Gobierno, no tiene que ver ni la Federación", ya que la realidad es que "si en un mes bajáramos a 100 muertos nos podríamos dar con un canto en los dientes, pero seguirían siendo 100 muertos al día" | "Una condición para volver dicen que es viajar cinco máximo en un autobús, ¿llevo cuatro a Ferrol?", se pregunta

El presidente García Román en el palco de Vista Alegre. Autor: Paco Jiménez

El presidente García Román en el palco de Vista Alegre. Autor: Paco Jiménez

Pasan los días, pasan las semanas, y poco se sabe, fehacientemente al menos, de qué pasará con la reanudación de las competiciones en España. Un deporte como el tenis de mesa ha dado por acabada su temporada, mientras el balonmano quiere apurar opciones pero no irá más allá del 30 de junio. En otros, como el fútbol, la especulación de fechas es constante, y en esa diatriba parece caminar también el fútbol sala, ahora al amparo de la Federación Española de Fútbol como el resto de categorías no profesionales del deporte rey y el fútbol femenino.

Hablar de fútbol sala en Córdoba es hablar del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, al que la crisis del COVID-19 le pilló en el inicio de una nueva etapa, con la llegada de Josan González en sustitución de Miguel Ángel Martínez “Macario”, y en plena batalla por salvar la categoría. Eso sí, fuera del descenso, donde ha estado toda la temporada.

Su presidente, José García Román, atiende a Cordobadeporte cortésmente, aunque con pocas certezas que transmitir sobre lo que puede pasar. “Aquí ahora mismo nadie sabe nada y el que diga lo contrario engaña. Esto va a depender del Gobierno, no tiene que ver ni la Federación y menos aún la Liga”, expone. Y es que hay que recordar que la LNFS ha quedado prácticamente como una patronal de clubes, ya que quien organiza las competiciones es la Federación.

Dejando claro que es sólo su sentir particular, y aunque la especulación en el mundillo habla en algún caso de intentar repetir las fechas de las que se habla para el fútbol (jugar hasta julio o agosto), el dirigente no descarta que el Gobierno pueda suspender todas o gran parte de las competiciones. “Ya nos hemos ido al 26 de abril, y pongamos que se levanta el estado de alarma. Será poco a poco. Nosotros nos creemos el ombligo del mundo, porque somos la Primera División de fútbol sala, pero ¿eso a quién le importa ahora? También el de la Liga Nacional Juvenil creerá que tendrá que terminar su competición. Pero es que más importante que eso es la salud de los españoles. ¿En un mes cuánto vamos a bajar de dónde estamos, en cerca de 900 muertos al día? Si bajáramos a 100 muertos nos podríamos dar con un canto en los dientes, pero seguirían siendo 100 muertos al día”.

El problema del regreso es que pueden darse situaciones nada normales. “En verano, en las semanas previas, se manda a los jugadores un plan para que vayan haciendo algo, que pasa sobre todo por irse a correr. Y ahora los tíos están metidos en su casa, haciendo de vez en cuando estas sesiones juntos, pero ahí haces cuatro estiramientos y poco más. Y hablan de dos semanas de pretemporada. ¡Pero si eso es nada, si en agosto están seis semanas para tomar el tono físico! Retomar así traería una lista de lesiones tremenda”, expuso.

Infinidad de problemas

Pero es que hay más. “Se dice de jugar a puerta cerrada, pero en Primera hay 300 jugadores, en contacto, sudor, aliento… En cuanto haya un positivo…Es curioso, la primera federación que ha suspendido todo es la de tenis de mesa, donde los jugadores están a varios metros el uno del otro y casi no hay contacto”, comenta. “Además, hay otro asunto ahí. Si nos vamos más allá del 30 de junio, habrá jugadores que hayan firmado por otros equipos. ¿Cómo se enfrentan estos jugadores a equipos en los que van a estar el año que viene? Parece que sean cuentos de hadas, pero es lo más normal del mundo”, expone. Incluso surgen más temas en el desarrollo de la conversación. “Hablan de condiciones para viajar de cinco máximo en un autobús. Mi próximo partido es en Ferrol. Mi expedición mínima es de 20 personas. ¿Llevo cuatro autobuses? No hay por donde cogerlo”.

Por todas estas razones, García Román insiste en que “igual se juega el fútbol profesional, porque es mucho dinero el que supone y arruinarían a los clubes, que están poniendo el grito en el cielo porque creo que es el 1,5% del PIB español”, pero “nuestra liga no está considerada como profesional“. Y la realidad es que en el caso del Córdoba Patrimonio, “virgencita que me quede como estoy, porque estamos fuera del descenso”.

El mandatario, por todas las razones expuestas, cree que si se da todo por terminado se podría “poder empezar a planificar y a negociar contratos para el año que viene, porque cuanto antes lo sepas mejor será”.

Loading...

Deja un comentario