”Nos ha faltado la guinda final a un año fantástico”

Miguel Ángel Luque recordó que Maristas fue ''el único club que repitió Fase por el Título por segundo año, un meritazo del grupo'', pero ''trece malos minutos en todo el año nos privaron de algo histórico'' | ''Tengo varias ofertas, pero escucharé al club''

Tras cerrar hace unos días el repaso a la temporada de los principales representantes del baloncesto masculino provincial, arrancamos ahora los del femenino, empezando por un Deza Maristas 75 que se superó esta temporada. En su segunda Final Four consecutiva, esta vez las pupilas de Miguel Ángel Luque fueron terceras, aunque la presencia de dos aspirantes canarios este año les impidió participar en la ulterior fase de ascenso.

El técnico maristeño deja claro que “la temporada ha sido muy buena, aunque nos ha faltado la guinda final a un año fantástico que comenzó allá por septiembre  con la consecución de la Copa Diputación, realizando un gran papel en la fase regular y dos buenas eliminatorias hasta llegar a la Fase por el título”. “Nos quedamos a una sóla victoria de la Fase de Ascenso, pero dimos la cara y sólo caímos con las anfitrionas y a la postre campeonas y posteriormente ascendidas a Liga Femenina 2”, recordó.

Luque comenta que “en mi segundo año con el mismo grupo hemos mejorado si cabe la fantástica temporada realizada el año pasado, desarrollando un juego atractivo y llegando a las espectativas marcadas en pretemporada”. “Sólo trece malos minutos en todo el año nos privaron de algo histórico para nuestro club, pero que para nada ensombrece el temporadón de este equipo, con una gran mejora individual y colectiva  y de madurez en su juego”, recalcó.

El técnico se reconoce como “una persona ambiciosa” y recuerda que “aquel sábado por la noche, tras perder el partido, me comían los demonios, porque esta competición es una carrera de obstáculos y el tropiezo en ese último obstáculo nos dejaba a todos, cuerpo técnico y jugadoras,  con una impotencia bastante grande, ya que el grupo se merecía jugar por el ascenso”. “Pero así es el deporte, unas veces sale cara y otras sale cruz. Sabíamos de la dificultad de nuestro cruce con Alhaurín de la Torre, las anfitrionas de la Fase y todos los hándicaps que nos íbamos a encontrar, pero teníamos la esperanza y la confianza de superarlos”, admitió.

“Córdoba se merece un equipo ya en Liga Femenina 2”

Al preguntarle por lo mejor y lo peor a su juicio, el balance es desequilibrado. “Hemos sido muy regulares en nuestro juego, hemos ganado mucho en madurez, puesto que el equipo es joven, y hemos conseguido sobreponernos a cualquier adversidad que hemos sufrido, dando un salto cualitativo muy importante ganandonos el respeto de todos nuestros rivales.  El año pasado concluimos la temporada en cuarta posición y este año hemos sido bronce, así que el grupo crece a todos los niveles. Yo no tengo nada que reprochar; las chicas han estado implicadas desde el minuto uno hasta el último, sacrificando muchas cosas y entregadas a la causa”.

El preparador ha visto una liga “muy interesante, una carrera de obstáculos con dieciocho equipos buscando un mismo objetivo, con grandes clubes emergentes y otros tradicionales de la competición”. “Cada año cuesta más el estar arriba, el nivel es alto, los equipos están cada vez mejor preparados y como dato reseñable hemos sido el único club que hemos repetido Fase por el Título por segundo año consecutivo, un meritazo de las chicas. Los cuatro equipos que nos dimos cita, Alhaurín de la Torre, del Grupo B, y Unicaja Málaga , Conquero de Huelva y nosotras, Deza Maristas, del Grupo A, han sido lo mejores, lo que dice a las claras de la dificultad de nuestro grupo en el que estabamos encuadrados en la Fase Regular”, reflexionó.

Todos esos datos han dejado “un sentimiento de orgullo y satistacción” a nivel de club. “Es muy difícil estar ahí arriba y todos somos conscientes de ello. Luchamos contra grandes presupuestos, con la inmensa mayoria de jugadoras criadas en nuestra cantera, y llevamos dos años de manera consecutiva estando ahí en lo más alto. Eso dice mucho del gran trabajo que se realiza desde abajo”, apunta. Pero hay que pensar en el futuro: “Cada temporada es un mundo, y está claro que debemos ser ambiciosos y no conformarnos con lo conseguido, mirar hacia arriba y seguir mejorando a nivel individual y colectivo. Esa mejora estoy seguro que nos proporcionaría meternos por el  ascenso. Córdoba se merece ya un equipo en Liga Femenina 2”.

Lo personal

Y la pregunta es si ese intento será con él en el banquillo. “Estamos en tiempo de reflexión y autoevaluación, y ya veremos cuando nos sentemos. Debemos poner por las dos partes los pros y los contras de comenzar un tercer año consecutivo con el grupo. Es cierto que tengo varias ofertas pero siempre escucharé a Maristas en primer lugar antes de tomar cualquier decisión”, acabó.

Deja un comentario