Objetivos, fichajes, Bertín…y el dorsal 8 de Juanín

Pese a la satisfaccción transmitida desde el club, el mercado invernal del Córdoba y su remate no ha dejado de sorprender, sin ir más lejos porque el uso del número de la leyenda onubense sólo sirvió para que Ródenas viajara para luego no jugar en Murcia

Ródenas, en el centro, junto a los otros dos fichajes invernales del Córdoba CF: Nahuel Arroyo y Sidibé.

Ródenas, en el centro, junto a los otros dos fichajes invernales del Córdoba CF: Nahuel Arroyo y Sidibé. Foto: CCF

La presentación ayer de Alberto Ródenas dio por cerrado en términos amplios el mercado invernal del Córdoba. Los nuevos jugadores ya vivieron su -ahora peculiar- puesta de largo y se integraron en el vestuario, que ya sabe quiénes son los que deben llevar al equipo a sus objetivos. Asegurar la Primera RFEF para empezar y pelear por subir a Segunda para finalizar.

Desde el Córdoba ha sido común un sentir de satisfacción de sus máximos responsables en el balance final del mercado, con las llegadas de Ródenas, Sidibé y Nahuel Arroyo y las salidas de Sidoel, Alain Oyarzun y Salido, más la de Samu Delgado por lesión, aunque se queda en el club. Los argumentos de Miguel Valenzuela, Juanito y hasta Javier González Calvo ahí quedaron para en unas semanas o meses ser revisados en la hemeroteca llegado el caso.

Con todo, parece necesario hacer algunos apuntes sobre un mercado de enero y su remate que no ha dejado de sorprender en el entorno, aunque a veces sólo sea por detalles como el tema del dorsal 8 del mítico Juan García Díaz “Juanín”. Cuando el club tuvo que dar el paso de un comunicado público de ese calado, se podía esperar que fuera porque se iban a ocupar todas las fichas en la Federación en el balance de entradas y salidas y no, como ha sido para que el jugador viajara en la expedición a Murcia para luego no jugar ni un minuto.

Visto que después no se ha podido hacer una rápida rectificación tras quedar la misma vacante que había en cuanto a fichas -que hubieran sido dos de no ascender ya como jugador de pleno derecho del equipo a Alberto del Moral- y que Ródenas se va a quedar con el 8 de Juanín estando el 18 libre, cabe plantear dos situaciones: o realmente las cosas no salieron como debían el último día y faltó alguien claramente por venir o quizá hubiera sido mejor no inscribir a Ródenas tan precipitadamente, porque como se vio tampoco era imprescindible que estuviera ante el UCAM, y no tener que hacer lo de Juanín. Por no hablar de que el viernes ya se conocía que Samu iba a ser baja, por lo que podría haberse hecho ese intercambio de plazas.

Pese a todo, éste puede ser sólo un detalle que “toque” a los que más aman -amamos- la historia del club, porque el verdadero motivo de reflexión son algunos de los argumentos que se dieron desde las altas esferas de la entidad. Por ejemplo, que no haber traído al final tras tantos meses a Berto (o Bertín) González no desajuste nada, cuando a priori es un jugador tan diferente en todo -posiciones a cubrir satisfactoriamente, calidad, futuro por delante…- a Ródenas, con muy poca participación este año en un equipo de la zona baja de su subgrupo. O que Diabate no haya sido objetivo en este mercado cuando el propio consejero delegado lo avanzó en este mismo medio a principios de enero.

De la punta de ataque a las bandas

Es obvio que el propio trascurrir de la liga y el rendimiento del equipo, así como lo que niega o pone sobre la mesa el mercado pueden cambiar los planes y la hoja de ruta del 2 de enero al 2 de febrero, las fechas de esta ventana invernal. Pero hay que exponer que la idea inicial del Córdoba era buscar un delantero sub23 del mayor tronío posible y buscar una salida a Alberto Salido, el jugador que más claramente no contaba para nada en el grupo, con la opción o no de encontrarle otro sustituto.

De ahí se pasó a transmitir que el verdadero reto del club, porque se tiene a los dos mejores ‘nueves’ de la categoría’ y que están funcionando (buena parte del cordobesismo quizá pondría bastantes matices a eso), era reforzar las bandas. Algo que no ha estado sobre la mesa a nivel público, ni tiene por qué estarlo hasta muy al final del mercado, aunque hay situaciones claras que pasaron. Oyarzun fue titular hasta el día del Yeclano y la gravedad del problema de Samu no saltó hasta el día 28. Y sus bajas no llegan hasta el 31. Los recambios, eso sí, parecen distintos, en cuanto a profundidad y capacidad de desborde sobre todo, y de calidad, porque vienen desde Segunda y tras destacar en Segunda B la temporada pasada.

Habrá que ver si estos cambios son para mejor, aunque un sentir bastante común y que se pulsa sin escarbar mucho entre el aficionado es que al final la delantera no se ha reforzado de la manera adecuada y se debería haber hecho, cuando plazas había para ello. Por más que ahora también se esgrima que Alfaro quería un plantel algo más corto que el que tenía, algo que el maño no ha comentado públicamente de manera clara. Si la línea de tres cuartos sigue pareciendo de las más potentes de la categoría, arriba cualquier lesión de mediana duración o mala racha limitaría las posibilidades del equipo. Y así se ha visto en estos 12 encuentros que van de temporada.

Etiquetas

bajas | CCF | Córdoba CF | CórdobaCF | Fichajes | home7 | mercado invernal | Segunda B |

Deja un comentario