Luis Oliver reclama judicialmente al Córdoba su indemnización por despido

La empresa del navarro, Bitton Sport, solicita 1,8 millones de euros al club en el inicio de un procedimiento por embargo que puede llegar tras el prácticamente inhábil mes de agosto

Luis Oliver con diferentes representantes del Córdoba en Almendralejo

La guerra de poder en el Córdoba sigue su curso, ahora con un nuevo que en realidad es viejo actor en el campo de batalla, Luis Oliver. O más en concreto su empresa, Bitton Sport, que quiere forzar la máquina para cobrar la indemnización prevista por su despido en julio de 2018, que fijan en 1,8 millones de euros. A Jesús León, tras no abonar los 4,5 millones de euros a Carlos González el pasado 31 de julio, se le acumulan los frentes si alguna vez los dejó de tener.

Desde la parte demandante, con Joaquín Zulategui a la cabeza, se viene ofreciendo a los medios la historia desde la semana pasada, vendiendo que ya se ha producido el embargo de las cuentas del club y justificando por ello el frenazo en los fichajes o los impagos pendientes aún con Sandoval y Curro Torres, que así siguen a día de hoy. Como suele pasar con los conocidos personajes, la realidad tiene matices diferentes, aunque sí que hay un sustento verídico ratificado por el club.

El Córdoba admite que hubo la pasada semana un requerimiento por vía judicial con una demanda detrás para cobrar esa indemnización, pero justo antes de un momento prácticamente estéril a nivel judicial, pleno mes de agosto. Será en septiembre, incluso en octubre, cuando por la vía civil se abra este nuevo frente, que evidentemente León deberá acometer o resolver de alguna manera. Pero parece evidente que no puede haber un embargo como tal aún porque no ha habido tiempo de cumplir los plazos judiciales hasta llegar al mismo, por lo que las razones de que los derechos federativos sigan bloqueados a poco más de quince días para el inicio de la liga deben ser otras.

Un rápido desamor con consecuencias

Oliver entró en el Córdoba al frente de la dirección deportiva tras no poder hacerlo como accionista por el veto de González, con un sueldo de los más importantes de la categoría, por encima de los 500.000 anuales sin contar las primas por objetivos, aunque de ahí cobraban también sus colaboradores. Apenas estuvo siete meses mal contados, tras el despilfarro económico y los problemas con LaLiga, por lo que todo quedó pendiente de una indemnización que hasta ahora no se ha satisfecho. Más de un año después reclama su derecho al cobro donde debió hacerlo el verano pasado, en los tribunales, después de antes intentar un entente con el propio González y Minoritarios CCF que no llegó a buen puerto.

Loading...

One Comments

  • gauss53 09 / 08 / 2019 Reply

    me da susto comentar la noticia por si me piden algo

Deja un comentario