Otra cuita judicial avanza contra el Córdoba CF

Instrucción 7 admitió la demanda del agente Nono Lora, en un procedimiento monitorio por 16.600 € pendientes desde 2020 | Aunque existe opción de presentar escrito de oposición, obliga a cumplir en unos días con ese pago al club, que esgrime que la deuda es de la SAD anterior, pese a que lo asumió Unión Futbolística Cordobesa y consta en el acuerdo

Sebas Moyano departiendo esta mañana con Javi Flores a la conclusión del entrenamiento.

Sebas Moyano departiendo con Javi Flores a la conclusión de un entrenamiento hace un año.

Un mal endémico que afectó al Córdoba CF en la última década es la tendencia a judicializar permanentemente asuntos de la entidad. Tanto en la etapa de Carlos González como en la de Jesús León las demandas de antiguos empleados, proveedores o profesionales independientes fueron constantes, en una herencia que aún sigue y que no parece cambiar tampoco en esta etapa de Infinity. Aunque a veces las cantidades puedan parecer mínimas para no resolverlas sin pasar por el juzgado. Sin ir más lejos ayer este periódico adelantaba una nueva sentencia contraria a los intereses del club, el despido improcedente de Iván Robles.

Hace unas semanas Cordobadeporte ya se hacía eco de una información avanzada por Cope pero de la que también tenía conocimiento propio en torno a la presentación de una demanda por parte de un agente de futbolistas, que reclamaba 16.600 euros no abonados por el Córdoba en el Juzgado de Instrucción número 7. En realidad se trata de un procedimiento monitorio por el impago, que ya ha sido admitido a trámite. 

En su decreto, el juzgado entiende “acreditado el origen de la deuda, vencida y exigible”, por parte del demandante, que es el representante Antonio Miguel ‘Nono’ Lora, que llevó los asuntos en su día de Sebas Moyano, algo que precisamente está en el origen de esta cuita. Por tanto admite la petición del procedimiento monitorio y requiere al deudor que “en el plazo de veinte días, pague al peticionario la cantidad de 16.600 euros, acreditándolo ante este órgano judicial”. La alternativa, que comparezca y alegue en un escrito de oposición “las razones fundadas y motivadas” por las que no debe esa cantidad, dando pie a solicitar “la celebración de la vista”.

Un deuda inicial de 41.600 euros

Este decreto tiene fecha del 26 de marzo, pese a lo cual en el Córdoba dicen no tener constancia del mismo. La postura que se transmite desde el club es que la reclamación por vía judicial es lícita, pero que responderán llegado el momento, y que la situación es una de tantas correspondiente al Córdoba CF SAD y que tuvo que asumir Unión Futbolística Cordobesa sin corresponderle.

Sin embargo, la historia, por la documentación a la que ha tenido acceso este periódico, parece distinta. De hecho, la situación es cuanto menos llamativa, puesto que estos 16.600 euros son el resto que queda de una deuda global de 41.600 euros, y por la que ya se hicieron pagos de 15.000 euros el 6 de marzo de 2020 y de 10.000 el 1 de junio del mismo año. Así que han pasado cerca de 10 meses sin que se haya terminado de cumplir con el pago, lo que ha obligado a Lora a iniciar esta vía judicial.

Se empezó a pagar, pero no se terminó

El documento en el que se acuerda este reconocimiento de deuda, con fecha 30 de enero de 2020, viene rubricado tanto por el agente, como por el entonces administrador judicial, Francisco Estepa, como por Javier González Calvo, en nombre de Unión Futbolística Cordobesa. Fue un entendimiento para abonar una deuda antigua contraída en efecto en tiempos de Jesús León, lo que se hizo como compensación a que el agente buscara una salida urgente al citado Sebas Moyano, en concreto al Valencia Mestalla, con un ahorro de ficha en su momento para la entidad.

Es más, en el mismo escrito, y por el hecho de que en ese momento aquellos 3 millones de euros iniciales que había depositado Infinity en el Juzgado de lo Mercantil para comprar la unidad productiva del Córdoba estaban bloqueados por la petición de recusación del juez Antonio Fuentes, se incluyó una cláusula en la que se aclaraba. “Las partes acuerdan que UFC garantiza solidariamente el pago de la deuda en el caso de que en el plazo de treinta (30) días desde la firma del presente Acuerdo, el Prestador no hubiere cobrado la totalidad de la deuda, asumiendo UFC la obligación de abonarla dicha deuda en un plazo de dos (2) días hábiles posteriores al vencimiento del plazo indicado al Prestador”. Hubo ese pago de 15.000 euros en marzo de 2020 y otro posterior, pero nunca se completó. 

Etiquetas

Agentes de futbolistas | CCF | Córdoba CF | CórdobaCF | denuncias | home9 | juicios | Sebas Moyano |

One Comments

  • Ancaza57 14 / 04 / 2021 Reply

    A pagar morosos a pagar…, como to quisqui.

Deja un comentario