Pedro Benítez: “La solución está en la educación”

El presidente del colegio arbitral cordobés analizó largo y tendido todas las vertientes de la violencia en Córdoba | "Todas las partes implicadas vamos a firmar un convenio pionero en España por el juego limpio"

Pedro Benítez en la sede del Colegio de Árbitros.

Pedro Benítez en la sede del Colegio de Árbitros. Autor: Paco Jiménez.

El máximo representante del colectivo arbitral en Córdoba, Pedro Benítez, analizar largo y tendido -como se merece- los últimos temas acontecidos sobre violencia en el mundo del fútbol modesto y formativo y cómo erradicar esas malas costumbres. Benítez resalta que pone la mano en el fuego por el comportamiento de todos los árbitros y que es la educación desde las categorías base en la que tanto jugadores como árbitros están aprendiendo.

¿Hay más violencia ahora en el fútbol que antes?

Yo soy de una quinta mayor. Me he tirado 24 años arbitrando y antes había más violencia que ahora. Lo que pasa es que ahora hay más medios que antes y se le da más importancia, sobre todo a lo negativo. Ahora está la cosa mejor.

Visto desde vuestra posición, ¿por qué se le da más importancia ahora que antes?

Se le da porque los actos negativos y violentos, que la verdad que ha habido pocos, ha sido entre jugadores, padres y siempre alrededor del fútbol base. Y eso lo tenemos que intentar evitar. Desde esta delegación estamos luchando para erradicar todo eso y además, intentar dejar de ser la oveja negra que hemos sido siempre, que no nos relacionábamos con nadie. Tiene que ser al contrario.

Pero se cuestiona desde varias partes que el árbitro no deja de ser un juez y ese protagonismo es excesivo.

Hablamos de futbol formativo y estamos pitando a niños de trece o catorce años con gente que tienen también esa edad. No olvidemos que el fútbol base es fútbol formativo, también para los árbitros. El que no se lo tome como fútbol formativo está equivocado.

Pedro Benítez señalando con su dedo en un momento de la entrevista.

Pedro Benítez señalando con su dedo en un momento de la entrevista. Autor: Paco Jiménez

¿No cree que hay situaciones en las que de un grano se hace una montaña y eso perjudica tanto a los clubes como a vuestra propia imagen cuando se habla de vosotros?

Nosotros intentamos que nunca hablen de nosotros (ríe). Eso sería lo ideal, que no hablaran nunca. Para lo bueno, cuando has hecho un pedazo de partido, nadie te dice nada. En el partido del Rayo-Barcelona se habla del árbitro, de la expulsión y de la actitud de Paco, pero nadie lo hace del fallo del portero y de los fallos de los jugadores. Cuando hay fallos de los jugadores no pasa nada, siempre hay excusas. Pero para los fallos de los árbitros nunca. Son cosas que no somos capaces de comprender.

Puede ser porque la acción que desarrolla el jugador no influye en el trabajo del árbitro, pero la decisión que toma el árbitro sí que influye en el trabajo del jugador.

Muchas veces, en las charlas que damos con padres y niños, les digo siempre lo mismo: “Tú cuenta un día los fallos que tienes en pases que te equivocas o en tiros que no son gol y luego los fallos del árbitro que está aprendiendo como tú”.

Ahora todos los colectivos defienden el juego limpio (Federación, clubes, árbitros). ¿Quién está fallando entonces?

El próximo día 14 tenemos la firma de un protocolo defendiendo el juego limpio en el que Córdoba va a ser pionera porque como tú dices la Federación está por un lado, los equipos por otro, la Diputación hace algo…Ahora los políticos han dado un paso al frente y dicen que no quieren que Córdoba sea más veces noticia por estos altercados. Vamos a firmar un convenio en la que todas las partes vamos a ir a una. Va a ser una experiencia pionera en España y creo que va a dar sus resultados.

Nos centramos en vosotros. ¿Pone usted la mano en el fuego por que ningún árbitro haya perjudicado de manera intencionada a un club?

Sí.

¿Puede ser que haya árbitros a los que no le guste el fútbol y se meten a pitar porque se saca un dinero?

Esos están una temporada o dos y se salen. La gente que está por dinero viene un año, prueba y se va. Llevo dos años en el cargo y estoy harto de decir a los equipos que en todos los sitios hay ovejas negras y en nuestro colectivo también las había. Ahora no creo que las haya. Antes a lo mejor no se tomaban esto como una profesión. Desde que yo llegué esto se toma como un deporte. Se empezaron a hacer pruebas físicas que llevaban sin hacerse quince años, exámenes teóricos… El que no apruebe no pita y el que venga por motivos económicos lo lleva claro. O se esfuerza y aprueba o no arbitra. Estamos haciendo un seguimiento de ellos. A partir de Primera Andaluza para arriba tienen todos su informador, que le pone una nota, por lo que ellos se juegan la temporada también. Esto no es lo que era antes.

Hay muchos clubes que protestan que hay veces que hay árbitros que de manera intencionada sí les perjudican.

Cuando pierden. Cuando ganan no llaman.

Además apostillan que rara vez aceptan sus alegaciones puesto que el acta cuenta con la presunción de veracidad. ¿Cómo se puede protestar y obtener una respuesta positiva?

Es muy sencillo. A veces hay escritos que mandan algunos clubes sobre algunos árbitros. Si a lo mejor llegan varios sobre un mismo árbitro, entonces la cosa cambia. Nos sentamos, hablamos con él, vamos a verlo para ver qué pasa y qué no pasa, le damos “un tirón de orejas” y lo intentamos arreglar. Pero da la casualidad de que mandan el escrito siempre que han perdido. Cuando ganan no pasa nada.

Pedro Benítez respondiendo a las preguntas de Fernando López durante la entrevista.

Pedro Benítez respondiendo a las preguntas de Fernando López durante la entrevista. Autor: Paco Jiménez

También manifiestan, que pase lo que pase, el acta no se puede modificar y hay veces que los dos equipos no están de acuerdo en lo que se pone pero no tienen.. (interrumpe)

P.B: Ellos reclaman, se ponen de acuerdo, vienen aquí al Comité de Competición, que abre expediente. Se citan a los dos equipos, al árbitro, los implicados y ellos dictaminan. A nosotros nos sancionan también.

Por ejemplo, La Victoria CF en su comunicado dice sobre esto, que siempre reciben una respuesta tipo en esos casos.

Que hable el Comité de Competición, nosotros ahí no entramos. Nosotros pitamos y luego es el Comité quien decide.

Con este método, parece que los árbitros son los que tienen el poder.

Si tuviésemos el poder, pararíamos el juego a los diez minutos, suspenderíamos los partidos y nos iríamos. Tenemos más poder del que utilizamos. Muchísimo más. Pero no lo queremos utilizar. El día que lo utilicemos a rajatabla se acaba esto. No hay ni un acto de violencia más. En nada que haya un insulto, suspendo el partido y me voy.

Yo he presenciado momentos en los que un jugador pedía una falta y se le contestaba con “y yo quiero un Ferrari”. Incluso antes de empezar ya mostraba una actitud desafiante. Los jugadores tienen su parte de culpa pero, ¿cómo se erradica eso?

Le tengo dicho a todos los clubes que cualquier actitud que se produzca de ese tipo me lo notifiquen. Errores de apreciación como un penalti y esas cosas he dicho que no, pero esas cosas sí. Pero volvemos a lo de antes: cuando es uno, a lo mejor es un mal día, alguien que está hasta aquí del partido. Pero si ya llaman dos o tres clubes sobre el mismo árbitro entramos y se corta.

En uno de vuestros últimos comunicados deján caer que la Federación tampoco ayuda. Por parte de los equipos vemos que también se quejan por las altas tasas de la Federación y que están alejados de ella. ¿Qué parte de culpa tiene la Federación?

Hasta ahora la Federación nos está apoyando en que todo lo que pongamos en el acta sobre actos violentos, pero también tienen las manos atadas porque tienen un reglamento al que atenerse. Hay altercados como los del Salvador Allende en los que por mí esos jugadores no jugaban más o estaban un año sin jugar. Pero el reglamento te dice que sólo quince partidos. Ahí muchas veces la Federación está cogida. Lo ideal sería que a partir de lo que vamos a firmar el día 14 lo hagamos todo para cambiar muchas cosas del fútbol cordobés. Por lo menos es la esperanza que tenemos todas las partes.

¿Y cuáles son los medios que están poniendo para erradicarla?

Por nuestra parte estamos realizando las charlas a padres, madres y entrenadores. Tenemos un protocolo de actuación, que es que si tenemos insultos graves debemos parar el partido y comunicárselo al delegado. Luego es la Federación la que dictamina si hay sanción o no. Con los entrenadores tenemos charlas también. El año que vienen van a tener que pasar pruebas de valores deportivos y nosotros también. Si todos pusiésemos de nuestra parte, todo sería más fácil. Hay muchos clubes que son reincidentes y siempre son los mismos.

¿Cuál es la solución buena para todas las partes?

La solución está en la educación. Tenemos que concienciarnos de que estamos educando a unos chavales.

¿Y en las categorías amateur?

Esas categorías son muy complicadas. Yo ya he hablado con presidentes para que el año que viene nos reunamos todas las partes. Sentarnos y hablar de qué es lo que quieren. Si algunos equipos no quieren jugar al fútbol que no jueguen. Aquí sabes cuáles son los equipos problemáticos. Siempre nos llaman de los mismos sitios para decir que allí van a la guerra. Está en los equipos decir: “Allí no vamos a jugar si no hay fuerza del orden público”.

Hablando de esas categorías, ahí pasan muchas cosas y no tienen la asistencia que deberían tener, no sólo en presencia policial, sino también médica.

Para nosotros muchas veces es más fácil pitar en categorías un poquito más superiores que aquí, porque los jugadores son mucho más profesionales y se dedican a jugar. En otros campos da igual que le saques una roja y tengan para quince partidos. Les da igual y te lo dicen.

Pedro Benítez explicó el trabajo del Colegio de Árbitros y Antiviolencia.

Pedro Benítez explicó el trabajo del Colegio de Árbitros y Antiviolencia. Autor: Paco Jiménez.

¿Cómo se soluciona eso? Porque si se toma la medida de expulsar de la competición a un equipo, al año siguiente los mismos jugadores juegan en el mismo campo con el mismo entrenador y la misma directiva pero bajo otro nombre y en la misma categoría.

Es muy complicado, pero también lo era erradicar los insultos en Primera y en Segunda división. Quién te iba a decir que eso se iba a quitar y mira, se ha quitado. ¿Y por qué? Por la mano dura. Lamentablemente es así. Nuestro objetivo es el fútbol base porque ahí están los futuros jugadores y hay clubes que son problemáticos. Ahí es donde ponemos el foco. De La Victoria es el primer altercado que le conozco yo personalmente y nunca he oído nada sobre ellos. Pero algunos de los que te he comentado antes son reincidentes y todos sabemos que son fin de semana tras fin de semana. Que pasen hechos aislados creo que no se va a poder evitar por muchas medidas que pongamos, pero ¿por qué pasan en el fútbol y en otros deportes no?

Está también el factor de la grada. En Primera y en Segunda se ha erradicado porque hay unas altas medidas de seguridad pero en un campo de Tercera Andaluza, ¿cómo se controla a esos aficionados?

Mira, hay clubes que están reuniendo a sus aficionados y les plantean que multa que llega al club por actos de padres, son ellos lo que pagan la multa. Así de fácil. Casualmente en esos partidos y en esos campos ya hay actas sin insultos.

¿Y en categorías superiores?

Ya hay clubes que se encargan de advertir a sus aficionados y de decirles “si queréis insultar os vais a otro sitio”. Hay directivas, jugadores y entrenadores que advierten a la grada y como en el campo somos corderitos todos los que vamos… Te lo digo yo. Si nos dicen ¡eh!, nosotros decimos ¡eh! y si nos dicen que nos callemos nos callamos. Lo que no se puede es reforzar la violencia porque los árbitros somos personas. Yo no voy a pitar a un sitio lo mismo que a otro. Hay sitios en los que ganen o pierdan te tratan bien y eso no significan que yo le pite diez penaltis a favor, pero voy más tranquilo, de otra forma. Cuando sé que voy a la guerra, voy concienciado. También es cierto que nosotros tenemos de los árbitros más jóvenes de Andalucía porque hoy en día la edad es fundamental. Ya hay niños de quince o 16 años pitando categorías amateurs.

¿Y que haya niños tan jóvenes pitando en esos campos catalogados de peligrosos no puede ser un punto a favor para que sucedan esos casos de violencia porque no estén preparados?

Vuelvo a decirte que estamos en fútbol formativo. A lo mejor esos niños no tienen esos actos de chulería que antes me comentabas. Son chavalitos que están aprendiendo. El 93% son universitarios y lo considera una responsabilidad y una educación, que es lo que estamos persiguiendo. Si te fijas en Segunda División, los árbitros que vienen a Córdoba, todos tienen 22, 23 o 24 años porque quieren ser un Del Cerro Grande o un Gil Manzano, que llegue a Primera División con 25 años. Cuando yo subí a Segunda B lo hice con 32 y parecía joven, y ahora eso ha cambiado. Si ahora quieres llegar a Primera División, la fórmula es esa y hay que compensar la inexperiencia con esos campos. La culpa no es nuestra.

Otro de los grandes problemas es el alcohol en los campos. Está prohibido por ley y por eso también vienen altercados. Ahí también hay un vacío puesto que no puedo beber alcohol dentro pero sí que puedo entrar borracho.

No puedes entrar borracho a un recinto deportivo pero a ver quién te impide el paso. Aquí hay un pueblo que está en Tercera Andaluza que tiene dos equipos, y uno vende alcohol y el otro no. Unos tienen altercados y el otro no.

Pero en tiempos de crisis, los equipos necesitan subsistir.

Totalmente de acuerdo. Las subvenciones públicas y que se ayude a los clubes como antes. Pero bueno, la droga también deja mucho dinero y está prohibida. Los clubes no pueden ser empresas que arrendan bares, con escuelas deportivas que sobrepasan el tope de niños, las horas de alquiler… Yo no critico a los clubes pero es lo que hay. Nosotros tenemos orden de que cuando haya un altercado y vienen las fuerzas del orden público, lo primero que hacen es irse al bar. Y otra cosa, si vamos “a mala leche”, estamos amparados en la Ley del Deporte, que se sobreentendía que era para la alta competición y desde la abogacía del estado se nos dijo que no. Desde el fútbol base o cualquier deporte base está implicada. Tú saltas a un terreno de juego y la multa son 3.000 euros. Si queremos ir por las malas, imagínate. A ése se le quitan las ganas y al que oiga el caso. Es duro que te toquen el bolsillo, pero yo soy el primero que veo los casos y los equipos están dispuestos. Aunque siempre hay cuatro cafres que la forman.

Lo que está claro es que para los que nos gusta el fútbol, la violencia sobra en este deporte.

Nosotros seguiremos trabajando con la base para que lo que se vea raro finalmente sea el insulto.

Por Fernando López

Etiquetas

Árbitros | fútbol base | Pedro Benítez | Violencia |

Deja un comentario