¿Qué cambio pretende realmente Baréin para el Córdoba?

El eterno lapso sin grandes decisiones en el club apunta a una voluntad clara desde Infinity de un nuevo modelo de gestión, sea con Luis Yáñez o un tapado, tras una temporada en la que el consejero Adrián Fernandez-Romero tuvo mucho peso en la señalada parcela deportiva

Sonriente. Adrián Fernández-Romero en la despedida de Miguel Valenzuela.

Sonriente. Adrián Fernández-Romero en la despedida de Miguel Valenzuela. Autor: Carlos Hidalgo.

Cinco semanas después del fatídico día del descenso del Córdoba CF la carencia de respuestas desde Infintity Capital siguen ensombreciendo la realidad del cordobesismo. De ahí que muchos seguidores se pregunten qué cambios se pretenden realmente desde Baréin para el club del que son los únicos propietarios. Desde que adquiriesen la unidad productiva el 5 de diciembre de 2019 todo fueron parabienes hasta que llegó el retraso de la nómina de abril. Desde entonces todo son incertidumbres. Dudas que además se dispararon este viernes ante la petición de la Audiencia Provincial de revisar la venta de la citada unidad productiva del Córdoba CF SAD. Así que vuelven los líos judiciales.

Desde el club confirmaron a mediodía de hoy que siguen sin tener novedades de Baréin más allá de su conexión habitual de trabajo. Por tanto se da por hecho que se llegará al lunes sin nuevas noticias, entre las que tampoco están la organización del pretendido viaje a tierras de Oriente Próximo. De modo que de nuevo de forma obligada toca mirar a la capital de España, en este caso para conocer el resultado del partido de ida del play off de ascenso entre el Rayo Vallecano y el Girona. Éste podría dar una idea, o no, de la categoría en la que militaría el próximo curso los vallecanos, cuyo director general, Luis Yáñez, tiene una propuesta de Baréin para ocupar ese puesto y reorganizar las finanzas del club blanquiverde. Es decir, la consecuencia del efecto Yáñez.

Yáñez maneja una par de propuestas más

Con todo, fuentes del entorno de Yáñez informan que éste cuenta con un par de propuestas más de otros clubes y que difícilmente vendría al Córdoba si el Rayo no ascendiera. Sin embargo, otras fuentes lo ven en el club blanquiverde unido a la conexión árabe de sus cuñados. El padrinazgo de Fernando Sanz podría ser su principal aval.

Su llegada se vincula a la ocupación del puesto del consejero delegado, Javier González Calvo, por aquello de sus labores de gestión, aún más después de que por primera vez éste reconociera la posibilidad de que no siguiera en el actual cargo que representa. Sin embargo la horrible temporada del Córdoba se fraguó en el pésimo resultado deportivo de su primera plantilla, en la que el consejero Adrián Fernandez-Romero tuvo mucho peso en la señalada parcela deportiva. Dentro de su rol de consejero de mando en el club, también tiene el cargo de CFO (director financiero), funciones principales de Yáñez, porque también podría pensarse en su relevo y no del González Calvo. Y es que las mismas seis preguntas que se hacía el cordobesismo el pasado 1 de junio siguen latentes diez días después.

El propio González Calvo repitió en la despedida de Miguel Valenzuela que él no lo conocía anteriormente a su llegada al club cordobesista, al igual que a Juanito, porque fue Fernández-Romero el que los trajo. El mismo que consiguió que el grupo de inversor bareiní invirtiera en el Córdoba CF, y que a la par ofrece fondos de inversión del mundo árabe a otros clubes españoles, el Recreativo de Huelva entre ellos. De manera que también podría ser él el sacrificado ante el fracaso deportivo.

Una tercera vía desconocida como alternativa a las dos latentes

Por último cabría una tercera vía que explicase la actual indefinición, y es que hubiera un tapado el que viniera a hacerse cargo de la gestión del club y no Yáñez. Una razón oculta después de más de un mes, que cuando se desvelase diera sentido al retardo injustificado sobre la confirmación en la gestión de González Calvo, más allá de esperar a la liberación de Yáñez del Rayo. El extremeño reiteró en más de una ocasión que “Infinity seguirá sí o sí” en el Córdoba, la última vez el pasado martes. Eso sí, si el fondo de inversión bareiní manejase la posibilidad de vender sus acciones del club tampoco lo diría públicamente hasta que no estuviese cerrada la operación, lo cual podría hacer entender el retardo actual.

De forma que tocará seguir armándose de paciencia para que arranque el curso 2021-22. Igual al final todo se queda como está y esta pérdida de tiempo se asimila a que el Córdoba es simplemente como uno de los muchos juguetes que tiene un niño tras la visita de los Reyes Magos, más de Oriente que nunca, que al mes queda en el olvido y se reactiva cuando al niño le place.

Etiquetas

Adrián Fernández-Romero | Baréin | CCF | Córdoba CF | Infinity | Javier González Calvo | Luis Yáñez |

Comment List

  • Ralfon 11 / 06 / 2021 Reply

    La única razón lógica que justifica las cinco semanas de mutismo y falta de iniciativas desde Barein es que van a vender el club.
    Lo cual no quiere decir certeza al cien por cien de que van a vender. Lo pueden estar intentando y, no encontrar un comprador.
    Las otras razones expuestas y cometadas, así como las particularidades del caracter arabe justifican como mucho dos o tres semanas de retraso.
    Mirad que pronto han dado el ok para cobrar por la venta de Del Moral.
    Asi que, cuidadito que se puede derrumbar el castillo de naipes.

  • Andrés 12 / 06 / 2021 Reply

    Si este personaje llamado Adrián tiene poder en el Córdoba que eche a Rafael Herrerías, que va a llevar al fútbol base al fracaso

  • Gauss53 16 / 06 / 2021 Reply

    El cash Flow,mismos ingresos por la mitad de gastos en esta categoria hace que la posible venta lo tengan ya pensado,pero que urgente no es,aparte que por la venta van a ingresar menos hasta que no ascienda si la temporada se da bien

Deja un comentario