“Queda mucho y no queda nada para Tokio 2020”

Alfonso Cabello regresó de Canadá tras conseguir su sexto título Mundial reconfortado por una marca que "ratifica lo que vengo haciendo desde el Campeonato de España elite", que será su próxima y única competición en abril antes de los Juegos Paralímpicos

Alfonso Cabello celebrando sobre la pista su sexto título mundial.

Alfonso Cabello celebrando sobre la pista su sexto título mundial.

Ayer llegaba a España tras doce días en Canadá un feliz Alfonso Cabello con su sexta medalla de oro colgada al cuello. Y no una cualquiera, sino la lograda en Milton de campeón Mundial del kilómetro contrarreloj MC5. Un paso más en su brillante carrera que lo dio con una marca rutilante, no en vano los 1:03:180 en los que detuvo el cronómetro representan la mejor marca mundial sobre el nivel del mar, un hito inalcanzable para los pistard de su categoría.

Por ello subrayó que “es una marca que ratifica lo que vengo haciendo desde el Campeonato de España elite de Valencia, que en una pista más lenta me valió para ser plata a nivel absoluto entre los olímpicos”, apuntó en su entrevista con Cordobadeporte.com.

De modo que en general este nuevo título universal es “motivador y me llena de fuerza y energía para afrontar la recta final a los Juegos”, porque sin duda “di un salto muy importante de calidad”. Cabello rebajó en casi segundo y medio su anterior mejor crono sobre el mar, pero comentó que “no sé hasta dónde puedo llegar, igual pulir una décima te cuesta diez años, pero creo que tengo potencial para seguir mejorando”.

Tokio 2020 llegará en agosto, una cita para la que “queda mucho y no queda nada. Son veinte semanas cruciales”, destacó, para acto seguido explicar que “se suma más sin restar que sumando”, porque “que la salud acompañe es lo más importante ahora”, después de desvelar que a Canadá “llegué a un gran pico de forma sin buscarlo de forma específica”.

Cabello profundizó en el tema de su preparación para incidir que “a veces hago entrenamientos de manera exigente, que muchas veces me merman, cuando hay que ajustar la carga”. De hecho siempre que acaba con éxito su prueba fetiche dice aquello de “quiero morirme”, porque normalmente le falta el aire después de unos esfuerzos que son extremos.

Radiante. Alfonso Cabello con su medalla de oro, entre el estadounidense Christopher Murphy y el francés Dorian Foulon.

Radiante. Alfonso Cabello con su medalla de oro, entre el estadounidense Christopher Murphy y el francés Dorian Foulon.

Los topes mundiales, tanto en altura como sobre el nivel del mar, los tiene el rambleño afincado en Pozoblanco, de ahí que para la próxima cita paralímpica comentara que “los que tienen que remar son los demás”, aunque en tierras niponas es consciente que tendrá que luchar el rival extra que supone el factor corrector para los rivales llegados de la categoría MC4. Afortunadamente desde enero de 2019 se rebajo de dos segundos de desventaja a algo más de medio segundo, pero “sigue siendo injusto como dije en el Congreso Olímpico”.

“No te puedes relajar, porque cualquiera puede aparecer”

En Canadá apareció en el podio por primera vez el francés Dorian Foulon, aunque “yo ya lo conocía porque estuvo entrenando en Portugal junto a nosotros”, dado que el galo “corre en el equipo amateur de Caja Rural porque ademas hace cross en carretera. Sabía que lo haría bien, pero no esperaba que superara a los ingleses, por eso fue sorpresa”.

De ahí que Alfonso Cabello insista tantas veces que “no te puedes relajar, porque cualquiera puede aparecer”. De manera que tras uno días de relax por tierras cordobesas, pronto reanudará sus entrenamientos a su alto nivel de exigencia, para prepara su próxima y en realidad única competición antes de Tokio 2020, que no será otra que el Campeonato de España elite.

Este año se disputará en Tafalla (Navarra) y se adelanta en el calendario a abril precisamente por la disputa de los Juegos, un cita “donde igual me atrevo con una nueva disciplina”, pero lo que es seguro que “me servirá como siempre para darme competitividad”, añadió un realista Alfonso Cabello, que no dispondrá de ninguna prueba adaptada hasta su gran cita de 2020 en Japón, porque de acudir a otra competición sería con los olímpicos españoles en alguna cita internacional europea.

Alfonso Cabello cerrando el trío del equipo de velocidad que debutó en Canadá junto a Pablo Jaramillo y Ricardo Ten.

Alfonso Cabello cerrando el trío del equipo de velocidad que debutó en Canadá junto a Pablo Jaramillo y Ricardo Ten.

Por último, Cabello también hizo referencia al novedoso equipo de velocidad que hizo junto al almeriense Pablo Jaramillo y Ricardo Ten, porque pese a la descalificación en semifinales tras lograr el pase a la final con una gran marca de 49:747, hay que quedarse con que “hicimos un tiempo muy bueno, mejor de lo q esperábamos todos”. De ahí que no dudara en asegurar que “será una posibilidad de medalla en Tokio con la que no se contaba”, concluyó para referirse a una terna inédita hasta ahora, por lo que con los futuros entrenamientos seguro que mejorarán y ajustarán el error que les privó de disputar la final en Canadá.

Loading...

Deja un comentario