¿Se podrán buscar fichajes procedentes del paro?

Primero el club debe anunciar cual es el montante actual de su límite salarial a 1 de septiembre, así como el déficit que mantiene sobre éste, que de no liberarse en los próximos cuatro meses supondrá el mismo yugo que en verano

Isaac Cuenca luchará por defender sus derechos

Isaac Cuenca luchará por defender sus derechos

El pasado viernes se cerraba el mercado veraniego de fichajes, aunque no se puede decir que fuera uno más al uso. Tras éste cualquier club con fichas libres, y el Córdoba CF tiene hasta siete profesionales disponibles, pueden seguir reforzándose como siempre con jugadores procedentes del paro hasta la nueva apertura de fichajes del 1 de enero, sin embargo esa opción no es tan fácil esta temporada.

La razón es bien sencilla, y no es otra que el marcaje que la LFP somete a los clubes con el manido límite salarial. La entidad blanquiverde hizo siete fichajes siguiendo sus particulares pautas, pero eso no significa que no siga manteniendo un déficit que ronda los dos millones de euros, una cifra que esta semana deberán precisar el presidente y el director general, un Alfredo García Amado que aún no compareció ante los medios desde su llegada a finales de julio.

Lo primero será saber cual es el límite salarial con el que cerró el mercado el club cordobesista, es decir, a 1 de septiembre, después de partir con uno rebasado que rondaba los 3,5 millones de euros. En base a esa cifra definitiva se podrá saber la manejabilidad, un montante al que habrá que computar la llegada del patrocinador principal, los 200.000 euros anuales que aportar la empresa de electrodomésticos Electrocosto, el doble de la cifra cerrada por los González en las dos últimas campañas con Eurosemillas.

Pendientes de las incógnitas que se mantienen sobre el caso Sergi Guardiola

Ese debe ser un aval de crecimiento para la LFP, al tiempo que debe saberse cómo se regularizó el ingreso por la cesión de Sergi Guardiola (el club seguirá dependiendo de él para el futuro) o la liberación de la nómina de Jona, que a mediados de julio seguía revirtiéndose al Córdoba y no al Lugo. Así como dijo en su día Jesús León ese límite salarial “vivo”, es decir, que fluctúa día a día por las distintas variantes expuestas, debe haber cambiado para bien.

Con todo, está por ver si un jugador procedente del paro puede aportar o elevar la competitividad del plantel, aunque en el Reus se quedaron varios jugadores interesantes sin ficha, casos de Isaac Cuenca o Yoda, el ex del Getafe. Sin embargo su situación es la misma que vivieron Bambock y Montelongo el pasado curso, es decir, seguirán entrenando con los catalanes porque se supone que tienen contrato con ellos.

Luego están aquellos jugadores españoles que puedan poner fin a sus contratos en el extranjero, o incluso jugadores que acaben sus temporadas y se liberen en el mercado para aparecer como mirlos blancos. Igual fichar en septiembre puede ser una urgencia según el devenir del equipo, o todo lo contrario, una cuestión que se aparque hasta enero, aunque para entonces la situación será igual al momento actual si ningún parámetro económico cambia con referencia al cierre del pasado 31 de agosto. El cordobesismo demanda explicaciones de lo que pasó en el club en un verano tedioso y en esta semana se esperan respuestas de sus cabezas visibles.

Loading...

Deja un comentario