Sebas Moyano, cual Sísifo

Tras una pretemporada aparentemente en el ojo del huracán, pero en el que no hubo contacto alguno para una posible salida, el centrocampista vio cómo pasó de titular a no convocado previo paso por la suplencia

Sebas Moyano en el debut liguero contra el Recreativo Granada. Autor: Paco Jiménez

Sebas Moyano en el debut liguero contra el Recreativo Granada. Autor: Paco Jiménez

Si en el día de ayer hablábamos de un canterano del Córdoba que cotiza al alza y que empieza a destacar en la temporada en la Segunda B, hoy queremos deternernos en otro que tiene que reinventarse de nuevo para alcanzar el protagonismo deseado. Sebas Moyano, que estuvo de principio a casi final de la pretemporada en el teórico ojo del huracán de una posible salida, ha visto cómo le surgen nuevas piedras en el camino. Tantas como para pasar de empezar la liga de titular a no ir convocado, pasando previamente por la suplencia.

El caso de Sebas ha sido curioso en este verano, desde luego. Tras no pagar el Valencia el millón de euros de su opción de compra pese a su buen nivel en el Mestalla de enero a mayo, el de Villanueva del Duque tuvo claro volver. Le quedaban dos años de contrato tras la renovación de 2018 y aspiraba como poco a hacer la pretemporada y convencer a Enrique Martín de que podía ser un jugador válido.

En general, todo fue rodado para él. Las informaciones de que podía salir por su alto contrato para Segunda B, como las de renegociación de sus condiciones, nunca existieron, al menos trasladadas desde la dirección deportiva que capitanea Alfonso Serrano a su agente, Nono Lora. Otra cosa es lo que pudiera comentar entre bambalinas la cúpula cordobesista. En lo deportivo, Sebas jugó todos los amistosos, hizo algún gol y en el duelo final, ya trabajando sobre la realidad de la ausencia de José Antonio González en el primer choque liguero, se reivindicó con dos tantos que le dieron la camisola de titular ante el Recreativo Granada.

Sin embargo, desde ese momento todo ha vuelto a torcerse, al menos momentáneamente. Como Sísifo, Sebas está de nuevo empujando la piedra desde el pie de la montaña. Fue sustituido aquel domingo 25 de agosto, donde no brilló aunque como muchos otros. En Villarrubia de los Ojos se quedó en el banquillo y no jugó ni un minuto. Y frente al Real Murcia fue uno de los descartes de Martín, algo que quizá no sorprendió porque durante la semana al técnico se le vio corregirle en varias ocasiones y pedirle más intensidad y ritmo, aunque el jugador tuvo alguna molestia física.

Esta semana vuelve a ser importante para Sebas y los cordobesistas que aún creen en sus posibilidades y en que, como hizo en Valencia, puede destacar en Segunda B y ser una baza importante esta campaña, siempre larga. De confirmarse otra ausencia parecería claro que ha perdido parte del favor del entrenador y del propio Córdoba CF, que en momentos de la pretemporada le elogiaron, al igual que con Zelu.

Loading...

One Comments

  • Gauss53 10 / 09 / 2019 Reply

    siempre sera una opcion para abrir el campo y desatascar la pelota en que terminan todos los partidos del CCF

Deja un comentario