“Sólo con las incorporaciones que se han hecho el Córdoba ya tiene una aspiración alta”

Ariel Montenegro no pone "excusas" a la pretemporada con limitaciones de su equipo y quiere "ver el lado positivo de que por suerte podemos empezar la liga", en la que "nos estamos preparando para mantenernos entre los cuatro primeros toda la temporada y jugar el play-off"

Ariel Montenegro en un entrenamiento con sus jugadoras

Ariel Montenegro en un entrenamiento con sus jugadoras

El Córdoba Femenino de Ariel Montenegro es el otro representante en el Grupo Sur A -denominación federativa- de la Liga Reto Iberdrola, con un proyecto tan ilusionante y ambicioso como el que desgranábamos ayer con el Pozoalbense de Manuel Fernández. Curiosamente el debut une a ambos este sábado en la Ciudad Deportiva desde las 17:30 horas.

El entrenador de origen argentino aunque cordobés de adopción afirma llegar satisfecho en cuanto a sensaciones al inicio, aunque “a todo entrenador le gustaría jugar más partidos y tener más rodaje“. Pero “en la situación que vivimos actualmente tienes que ser un poquito más flexible en todo, como en que hayamos jugado cinco partidos de pretemporada cuando lo normal son ocho o nueve”.

“No hay que tomarlo como un inconveniente, sino ver el lado positivo de que por suerte podemos empezar la liga este fin de semana. El equipo va a estar al 100% y no es ninguna excusa, porque el día que no hemos podido ir fuera hemos jugado entre nosotras, que también es un examen importante. Llegamos en buenas condiciones, y aunque según vaya pasando la liga se va a ir encontrando mejor, todo inicio debe ser con una victoria para a partir de ahí corregir e ir funcionando de la mejor manera”, reflexionó.

Asi que en su balance de pretemporada asegura estar “contento” porque “hemos hecho un gran trabajo y competido en partidos amistosos de buena manera”. “He querido elevar un poco el nivel al jugar contra equipos masculinos también, para ver cómo respondíamos ante equipos con superioridad física, y creo que fue bien. Los resultados son lo de menos en este momento y lo que necesitamos es llegar al partido del sábado en las condiciones que queríamos”.

Es una temporada que estrena sistema de competición, con un margen de error aún menor que, por ejemplo, el elenco masculino. “Se lo comentaba a las chicas. El sistema es el que tenemos y lo debemos aceptar y acomodar. Es exigente porque no puedes tener errores, ni en los primeros partidos. Son 14 finales que tienes que jugar y no hay margen para fallar, y más con el objetivo que tenemos nosotros”.

Objetivo realista

Precisamente se le preguntó cuál es el reto realista para el equipo, porque hay que ser conscientes de que ascender, con una sola plaza para todo el Grupo Sur, es algo muy complicado. “El objetivo claro es entrar entre las cuatro primeras para poder jugar el play-off. Luego, lo que depare el futuro ya no lo puedes saber. Pero nos estamos preparando para mantenernos entre los cuatro primeros toda la temporada y jugar el play-off. Ahí ya sabes que hay un poco de suerte, de trabajo, es enfrentarte a equipos de otras zonas, también con porcentaje de partidos jugados, porque nosotros tenemos dos partidos menos…Es complicado. Pero debemos estar en el play-off por nuestra zona”.

Insistiendo en ello, se le comentó si había habido una exigencia del club. “Sólo con las incorporaciones que se han hecho el Córdoba ya tiene una aspiración alta. Si miramos el masculino, el B y el femenino, el club ha apostado. Luego en el fútbol, si no entra el balón en la portería, ya puedes tener a los mejores que no vas a llegar a nada. Las bases están bien puestas, pero ahora los entrenadores tenemos que sacarle el mayor rendimiento a nuestras jugadoras. Y si las cosas van bien podemos estar arriba los tres”.

Ariel Montenegro dando instrucciones a sus chicas en el segundo entrenamiento de pretemporada.

Ariel Montenegro dando instrucciones a sus chicas en el segundo entrenamiento de pretemporada.

Como es natural, se le preguntó precisamente por qué le parecía la plantilla confeccionada, ante lo que fue claro. “Las que tengo son las mejores que hay en el mercado y con las que mejor puedo trabajar. No me hace falta nadie ni quiero que salga nadie. Ahora está en mis manos y en el de mi cuerpo técnico sacarle el mayor provecho posible”.

Nombres propios

Pero hubo que detenerse en varios nombres propios, por ejemplo en Karen Vénica, inscrita pero aún sin incorporarse. “Es el tema que están teniendo la mayoría de jugadoras extranjeras, los papeles. Creo que llega el 25 o 26, es el día que tenía el permiso. Argentina está confinada y todos los papeles tardan mucho más que en cualquier lado. En general en Sudamérica hay mucho confinamiento con el tema del COVID, y son citas personales que dan para un mes o dos meses. Es muy complicado. Pero ella está entrenando, porque nuestro preparador físico, Fran, le está mandando todos los trabajos que le corresponden. Cuando venga tardará un poco más en ponerse a tono, pero acá la estamos esperando”.

También se le preguntó por la ‘repesca’ a última hora de Danilova, descartada inicialmente, y por la ‘espantada’ de uno de los fichajes, Candice Goujon. “Elizaveta se incorporó ayer. Cuando me dieron la plantilla y la posibilidad de tenerla, dije que entraba en el perfil de jugadora que nos gustaba. Luego, lo que pase con la dirección deportiva ya no compete al entrenador, yo sólo valoro la parte futbolística de cada jugadora, y de eso paso mis informes. Luego Candi fue una persona muy noble. Venía de Francia, era la primera vez que salía de su país y no tuvo la adaptación que correspondía o que ella creía que iba a tener. Decidió hablar con el club y rescindir de mutuo acuerdo. Creo que la honra, porque muchas futbolistas, o jugadores, no se adaptan y por tal de tener un contrato están hasta el final. Ella fue honesta, pero fue decisión de ella, el club no hizo nada en contra. Al contrario, estuvimos cerca de ella e intentando solucionar esos problemas, nada más”.

Montenegro instruyendo a sus pupilas en un entrenamiento

Montenegro instruyendo a sus pupilas en un entrenamiento

Además de todo el plantel, los fichajes y las renovadas, hay que contar con especial atención con las jóvenes, casos de Wifi, Esojo u Ocón, que ya el pasado año tuvieron protagonismo. “Todos hemos sido jóvenes y hemos tenido la posibilidad de poder jugar. Un entrenador a mí me lo dijo claro cuando tenía 17 años: “Te voy a poner en un partido difícil y a ver cómo me respondes. No voy a valorarte por si juegas bien o mal, sino por la responsabilidad que tienes dentro del campo. Yo soy un jugador de cantera y es súper importante. Me he llevado a la portero Inma a entrenar, con 12 años. Veo un futuro en varias jugadoras importante. Yo no me caso con nadie: la que esté bien, tenga 16, 17, 18 o 19 años va a jugar. La que mejor esté va a jugar. Ya lo vieron en pretemporada, juega la que mejor está. Y ellas lo saben. La de 18 entrena igual que la de 31 o la de 26. La maduración de un equipo de fútbol es que se sepa que la de 18 se tiene que matar para poder jugar y que la de 31 como no se mate no va a jugar”.

Su aprendizaje en el fútbol femenino

A Montenegro además se le preguntó por cómo van estas primeras semanas de experiencia en el fútbol femenino. “En todos los entrenamientos aprendes algo. Llevamos sesenta y pico sesiones con ellas y van saliendo cosas nuevas. Están en constante evolución. Al principio te respetan por la experiencia que traes como jugador de fútbol y al final lo hacen porque eres su entrenador y ven que todo lo que les dices va sucediendo en el campo. Te miran mucho y saben cuándo el entrenador está bien y cuando mal. Son muy observadoras y están todo el día aprendiendo, son como esponjas: todo lo que le tires lo asimilan de gran manera. Van progresando adecuadamente y yo con ellas. Con sus errores y virtudes yo aprendo y ellas igual con los míos, que esperamos que sean pocos porque se van a notar dentro del campo”.

Loading...

Deja un comentario