Súper plata de Julia Figueroa en el Grand Slam de Osaka

La judoca sólo cedió ante la número dos del ránking mundial en la final, la japonesa Funa Tonaki, después de superar a otras dos niponas en cuartos y semifinales | La presea supone un salto de calidad para ostentar la plaza española para Tokio 2020

Un paso al frente. Así podría calificarse la medalla de plata lograda por Julia Figueroa la pasada madrugada en el Grand Slam de Osaka (Japón), donde se abrió pasó entre una legión de niponas para reivindicar su trayectoria y sus galones para representar a España en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020. No en vano la cordobesa del Valencia judo suma ya siete preseas internacionales en lo que va de 2019, su mejor registro de siempre.

Ese botín le llevará el lunes a situarse en el quinto puesto de la carrera olímpica, superando así a la joven madrileña Laura Martínez, para volver a ostentar la plaza olímpica que representaría a España en Tokio. En judo cada país sólo puede tener a un deportista por peso, pese a que como en este caso dos de las suyas tengan logrado por méritos propios un puesto entre las veinticuatro mejores del mundo.

La judoca cordobesa llegaba a tierras niponas tras colgarse el bronce en el Open de Perth (Australia), por lo que logró subir un escalón del podio y con el añadido de que el nivel y los puntos que habían en juego eran dos veces superiores por la catalogación de la competición.

Julia Figueroa, a la izquierda, mostrando su medalla de plata rodeada de japonesas

Julia Figueroa, a la izquierda, mostrando su medalla de plata rodeada de japonesas. Autor: Mayorova Marina

Como número ocho del ránking mundial absolto, Julia Figueroa quedó exenta de la primera ronda al ser cabeza de serie, para debutar en octavos de final ante la chilena Mary Dee Vargas, a la que superó a 2:52 de la conclusión por ippon, tras tener asegurado un ‘waza-ari’ previo.

Ya en cuartos apareció la primera ‘japo’ sobre el tatami, Wakana Kona, a la que eliminó igualmente por ippon a 1:34 de la finalización. Con la repesca asegurada le tocaba verse las caras en semifinales con Natsumi Tsunoda, la número cuatro del mundo del peso superior (52 kg), a la que su país ha bajado de categoría para intentar a medio plazo quitar el número uno de -48 kg a la ucraniana Daria Bilodid.

Con todo, Tsunoda también cayó ante la cordobesa, que la superó gracias a un ‘waza-ari’ logrado tras superarse los cinco minutos de un combate durísimo. Ya en la final sólo quedaba poner la guinda ante la número dos del mundo, Funa Tonaki. Fue “un pena”, como apuntó la cordobesa a Cordobadeporte, tras ceder en los últimos segundos tras un doble ‘waza-ari’ que computaba como ippon.

Tras su nuevo logro, a Julia Figueroa sólo le restará una competición en este 2019, el Master de China que se disputará a partir del 13 de diciembre, donde se darán cita las 32 mejores judocas del ranking mundial de cada peso.

Loading...

Deja un comentario