Un adiós ante el Granada del Córdoba nunca visto (1-1)

Los blanquiverdes se despidieron de la Copa del Rey en un partido esperpéntico por la poca visibilidad que causó la niebla | Florin igualó la eliminatoria a los cinco minutos, pero Mainz empató tras la reanudación para cercernar la mejor primera parte

Florin Andone aguanta la entrada de un granadinista.

Florin Andone aguanta la entrada de un granadinista. Autor: Luis Alguacil.

Podría sonar tremendista titular esta crónica “lo nunca visto”, podría parecer apocalíptico o exagerado, pero la realidad es que lo que verdaderamente sería es literal. En El Arcángel se jugó un partido que muchos de los que estuvimos allí, no pudimos ver. Una niebla tremebunda convirtió Córdoba en Londres por unas horas y en El Arcángel, no podía verse al de la grada de enfrente. Fue absurdo, surrealista, incoherente, ridículo si me apuran, pero esto es lo que hay en el fútbol español. No había fechas en caso de suspensión, temblaba el negocio y ante eso, ¿qué importa el aficionado? ¿Que no ve el partido? ¿A quién le preocupa? Que se lo imagine.

Mientras tratábamos de inventar una fórmula para poder contar un partido que no podíamos ver, se oyó entre la niebla el silbato que indicaba el inicio del mismo.Todos nos mirábamos atónitos porque de verdad íbamos a estar presenciando un partido que no podríamos ver, t en esas, el Córdoba igualó la eliminatoria con un gol tempranero de Florin, que se reivindica haciendo lo que mejor sabe.

Desde las tribunas no se protestaba en exceso el esperpento porque conforme se bajaba en la grada, la visibilidad aumentaba un poco, por eso y porque el aficionado al fútbol es tan agradecido que traga con carros y carretas. Verbigracia: partidos los lunes, partidos los viernes, partidos en la víspera de Reyes y, el colmo, partidos que no se ven.

Fede Vico actuó de lateral izquierdo

Dicen que el Córdoba estuvo más alegre, jugó más suelto y con más eficacia que en el deplorable partido que los no habituales brindaron en la ida. Aprendida la lección y con la novedad de Vico en el lateral izquierdo y Crespo en el centro de la defensa, el equipo estuvo más fluido en la parte ofensiva y López Silva mostró uno de esos días buenos suyos, siendo muy incisivo en el costado zurdo.

Abel lanzó con peligro una falta lateral al cuarto de hora y pasado el ecuador de la primera parte, cuando la niebla empezó a conceder un poco de tregua López Silva estuvo a punto de hacer el segundo al enganchar una volea dentro del área que mandó a córner con acierto Oier.

Se llegó al descanso con la incredulidad propia de quien ha estado cuarenta y cinco minutos imaginado jugadas pero con la alegría de ganar y tener ocasiones, algo a lo que se acostumbra poco en El Arcángel.

Fede Vico protegiendo la posesión del balón ante un jugador del Granada.

Fede Vico protegiendo la posesión del balón ante un jugador del Granada. Autor: Luis Alguacil

En la segunda mitad la niebla, el factor determinante de la noche, se instaló definitivamente y no dejó lugar a la duda, había que seguir haciendo un ejercicio creativo para saber lo que estaba ocurriendo en el césped. Dicen que el partido salió tosco, disputado en el medio y con poca claridad en el ataque.

Una gran protesta en las gradas hacía presagiar que el público ya estaba harto del esperpento pero no, resultó ser un gol Mainz que fue muy protestado por jugadores del Córdoba, se intuye que por falta en el salto del jugador del Granada, o puede que por fuera de juego, qui lo sà, e

l caso es que terminó subiendo al marcador. La prórroga estaba salvada pero la eliminatoria caía. El partido se calentó y en el sesenta y seis, el árbitro mandó a la caseta a Javi Márquez con roja directa por una fuerte entrada a un jugador del Córdoba.

El Córdoba trata de reaccionar sin éxito al empate del Granada

Djukic metió pólvora dando entrada a Borja, Ghilas y Xisco, y el equipo, por momentos, combinó bien tratando de abrir el campo. Fidel se marcó una gran jugada por derecha pero el pase atrás quedó huérfano y la ocasión compuesta y sin novio. Hasta el final, los blanquiverdes se diluyeron en el recital “caparrosiano” del Granada, que no iba a dejar escapar una eliminatoria de ninguna de las maneras.

En definitiva, una Copa que este año se marchó rápida, una Copa que no interesaba y que tuvo un final honroso en medio de un esperpento generalizado. Un adiós nunca visto.

FICHA TÉCNICA

1. – CÓRDOBA CF: Saizar; Gunino, Pantic, Fede Vico, Crespo; Abel, Rossi, Garai (Borja García, m. 74); Fidel, López Silva, Fede Vico; Florin (Xisco, m. 80)

1. – GRANADA CF: Oier; Nyom, Mainz, Nounkeu (Babin, m. 46), Martins; Yuste, Eddy, Javi Márquez; Larsson, Sissokho (Córdoba, m. 26); Success (Juan Carlos, m. 83)

ÁRBITRO: Alfonso Álvarez Izquierdo (Comité Catalán) que amonestó a los visitantes Silvestre (m. 26), Nyom (m. 41), Héctor Yuste (m. 65), Success (m. 83), Martins (m. 87) y Larsson (m. 90) y al local Pantic (m. 87). Expulsó por roja directa a Javi Márquez (m. 66)

GOLES: 1-0: Florin Andone, m. 4; 1-1: Mainz, m. 60

INCIDENCIAS: Partido disputado en el Nuevo El Arcángel, correspondiente a  la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa de Su Majestad el Rey ante un número de espectadores difícil de calcular ante la espesa niebla que cubría todo el estadio.

Por José Luis Pineda

Etiquetas

Copa del Rey | Córdoba CF | El Arcángel | Florin | Granada |

Deja una respuesta