Un IMDECO a la deriva: cayó su tercer gerente en poco más de un año y ya hay cuarto

María Luis Gómez dimitió tras recibir un ultimátum del presidente que calificó como "presiones" ante la acumulación de múltiples retrasos en el funcionamiento de la institución deportiva

El presidente del IMDECO, Manuel Torrejimeno, y su gerente María Luis Gómez presentes durante el momento más esperado

El presidente del IMDECO, Manuel Torrejimeno, y su gerente María Luis Gómez presentes durante el momento más esperado ante la fachada del Poli de la Juventud

Que el Instituto Municipal de Deportes de Córdoba (IMDECO) en una entidad a la deriva en quiebra técnica desde hace más de una década no debe pillar de sorpresa a nadie, y su penúltimo capítulo lo protagonizaron su presidente, Manuel Torrejimeno, y la ya ex-gerente María Luisa Gómez. En poco más de un año la entidad que rige el deporte municipal de la capital cordobesa acumula tres gerentes y ese datos es más que significativo.

La encubierta dimisión de Gómez, porque iba a ser destituida tras el ultimátum calificado como “presiones” por ésta en su carta de despedida adjunta a la que tuvo acceso Cordobadeporte.com, llega después de que el 31 de enero del pasado año fue fulminado Pedro Luque por la entonces alcaldesa Isabel Ambrosio. Entonces el retraso más elevado en la historia del inicio de los Juegos Deportivos Municipales, que prácticamente se replicó ahora, el cierre de las pistas de pádel de Parque Azahara, que siguen clausuradas y sin proyecto de reparación alguno para su reapertura que Gómez agendó en el pasado septiembre para enero o febrero de 2020 sin que haya noticias del mismo.

Entre Luque y Gómez hubo un tercer gerente, Alejandro Morilla, que no llegó a ejercer ni cuatro meses en el periodo de transición hasta las elecciones municipales, tras las que dejó el cargo ante la salida del PSOE de la alcaldía. En ese periodo de tiempo sus funciones fueron prácticamente nulas y su escasa gestión provocó posteriormente los problemas en las aperturas de las piscinas de la Fuensanta y la Calle Marbella, más el prolongado retraso de más de 3 meses de las inscripciones para la Media Maratón de Córdoba.

Todos esos desajustes heredados influyeron desde el primer día tanto en el mandato como en la gestión del IMDECO por parte de Ciudadanos, en cuya lista Gómez es la número seis, de ahí que entrase como gerente después de haber ocupado hace una década aproximadamente ese puesto en el entonces Patronato Municipal de Deporte con el gobierno de Izquierda Unida de Rosa Aguilar con Alfonso Igualada como presidente.

Manuel Torrejimeno durante su comparecencia de prensa.

Manuel Torrejimeno durante su comparecencia de prensa. Autor: Álex Gallegos

Entonces los problemas en la gestión ya fueron variopintos, y ahora volvían a crecer, de hecho en la última semana del pasado diciembre el IMDECO salvó las subvenciones de los clubes de la temporada 2018-19 gracias a la intervención de Alfonso López Baena, ex-gerente de la institución deportiva bajo la presidencia de Miguel Reina hace cinco años y que actualmente ejerce como coordinador general de Hacienda. Pues bien, López Baena es el elegido para arreglar el desaguisado dejado por María Luisa Gómez, como ya ocurrió tras su salida tras varias bajas por enfermedad en 2011.

El cese de los servicios deportivos de las salas de barrio, en el horizonte para junio

Además en la actualidad hay otros dos asuntos candentes sobre la mesa, dado que el solar del viejo Poli de la Juventud sigue sin proyecto para la futura instalación deportiva a construir, como se desvelaba hace dos días en este periódico.

El otro se refiere a la gestión de las salas de barrio, que tras salvar su cierre el último día del mes de septiembre, enfilan otra recta final a la prórroga de nueve meses que se logró entonces con la aportación extraordinaria de algo más de un millón de euros hasta que se licite el nuevo pliego de servicio, algo que se pretendía tener para abril de este 2020, sobre lo que poco o nada se avanzó. De modo que las instalaciones deportivas municipales de Ciudad Jardín, Valdeolleros, El Naranjo, Margaritas, Guadalquivir, Fuensanta, Fátima y la pistas de tenis del Santuario volverán a tener la amenaza de la espada de Damocles sobre el cese de sus servicios si no se actúa con diligencia.

Tampoco hay que olvidar que el tradicional Circuito Provincial de Carreras Populares rompía su comunión habitual en la última década con la Diputación, ante la imposibilidad de poder concretar reuniones de trabajo con la gerente del IMDECO, que en su adiós cargó contra el presidente por irregularidades potencialmente reales, con las que convivieron durante estos ocho meses los empleados del organismo deportivo junto a su incapacidad en su propia gestión unida a la incipiente falta de personal en múltiples áreas administrativas y de comunicación.

Deja un comentario