Un punto para restañar heridas que no evita volver al farolillo rojo (1-1)

Álvaro Aguado, con el gol de la jornada, dio un punto en las postrimerías al igualar el afortunado tanto de Naranjo en el añadido del primer tiempo, porque el jiennense fue el único que pudo con un estelar Dani Hernández que paró un penalti a Jaime Romero

La imagen más habitual del partido, Dani Hernández parando. Foto: Diego Álvarez

La imagen más habitual del partido, Dani Hernández parando. Foto: Diego Álvarez

Un punto que sabe a gloria. El Córdoba empató con un golazo de Álvaro Aguado sublime, que sin duda debe ser el gol de la jornada, cuando se cumplía el tiempo reglamentario y tras sufrir lo indecible. Hasta un penalti falló un Jaime Romero que no levanta cabeza como cordobesista. Todo ello ante un Tenerife aseadito, que para nada fue protagonista como predica el ínclito Oltra, pero que aprovechó su ocasión aliándose con la diosa fortuna y que resistió como pudo con un jugador menos más de media hora. Al final el Córdoba no fue capaz de ganar ni jugando en superioridad y con un penalti, cuando el panorama no está precisamente para desaprovechar eso, entre otras razones porque pese a sumar el equipo sumará su segunda jornada dentro de la temporada como colista tras estrenarse también el Extremadura en el Wanda ante el Majadahonda.

Al final la verdad tiene sólo un camino y es que si tan bien hubiera estado el Córdoba en Málaga no se hubiera dado la completa revolución para recibir al Tenerife en el once de Sandoval. Hasta ocho cambios de una tacada, aunque algunos fueran obligados como el de la portería o la ausencia de Valentín en la defensa. Pero es que el de Humanes metió de nuevo a Fernández, Aythami y Bambock y también a Quezada, De las Cuevas, Jaime Romero y Piovaccari. Eso por no hablar de los descartados: además de Valentín y el clásico Sebas, no contaron Loureiro, Javi Lara, Quim Araujo y Érik Expósito. Brutal. Mientras, en el Tenerife, morbo para la Isla. Suso al banquillo en el primer once de Oltra, que también apostó con respecto a lo previsto por Jorge Sáenz en el centro de la defensa y por Alberto incluido atrás. Malbasic también fue suplente.

Sin jugar a nada pese a la revolución

El partido fue insulso desde el primer minuto entre dos equipos igualmente necesitados de su primer triunfo liguero, lo que quedó claro desde los primeros instantes sobre el maltrecho césped de El Arcángel. Al Tenerife se le veía más sólido, pero la primera gran oportunidad del partido la tuvieron los blanquiverdes merced a un regalo de uno de los centrales chicharreros, que con un mal despeje habilitó a Piovaccari para dejarlo solo ante Dani Hernández. El mal control del italiano permitió a un blanquiazul llegar a tiempo para arreglar el desaguisado originado por su compañero, hasta el punto de poder evitar el remate.

Cuando la primera parte parecía irse sin que ninguno tirase a puerta, porque en el Córdoba los intentos de Jaime Romero y Blati Toure acabaron fuera de los tres palos, ambos lo hicieron, pero con distinto tino. El primero en hacerlo fue el Córdoba por mediación de Fernández, que tras un centro por la izquierda de Miguel de las Cuevas vio como el balón le llegó corrido después de trazar una diagonal y empaló de media volea para hacer que Dani Hernández se luciera despejando a córner.

Tras botarse el saque de esquina sin consecuencias el Tenerife buscó llegar al área de un casi inédito Alberto González, pero una falta que le costó la amarilla a Bambock lo impediría en primera instancia. El golpe franco, a unos 35 metros, lo ejecutó el onubense José Naranjo, que la pegó dura a media altura con la fortuna de que el toque en uno de los integrantes de la barrera le diera una parábola al esférico que acabó alojándose en la portería del joven meta cordobés por toda la escuadra, instantes antes de llegarse al descanso. Otra losa que había que levantar.

Jovanovic entró por un inédito De las Cuevas

A la salida de vestuarios Jovanovic salió por un Miguel de las Cuevas que no debió salir porque ahora mismo no está para jugar como titular, como mucho veinte minutos para ir cogiendo ritmo de competición. A los treinta segundos ya pudo llegar la igualada, pero Jaime Romero marcó en fuera de juego, y no sólo estaba él, también Piovaccari. A la jugada siguiente Bryan Acosta puso a prueba a Alberto desde la frontal, y el meta paró en dos tiempos su duro disparo.

Antes del primer cuarto de hora de la reanudación de nuevo Jaime Romero volvería a quedarse solo tras un peinado de Aythami a la salida de una falta, pero de nuevo el manchego rozaba el fuera de juego, al margen de que estuvo lento y su disparo cruzado hizo marcharse fuera el esférico. A la jugada siguiente fue el Tenerife el que pudo hacer el segundo, pero esta vez Alberto metió una buena mano cambiada para evitar otro tanto de rebote tras el disparo inicial de un chicharrero.

Dani Hernández salva doblemente ante Jovanovic y Quintanilla

En éstas el Tenerife se quedó en inferioridad con la segunda amarilla a Luis Pérez y en el primer acercamiento del Córdoba los blanquiverdes pudieron empatar. Fue a la salida de un córner, cuando a la media vuelta Jovanovic la enganchó bien pero Dani Hernández la repelió con el cuerpo, aunque el balón quedó muerto en el área pequeña y dio una segunda oportunidada Álex Quintanilla. El meta venezolano estuvo más rápido desde el suelo y metió el pie para taponar su disparo a quemarropa, aunque la acción quedó en saque de puerta. Más tarde Alfaro perdonaría con todo a favor tras un pase atrás que le dejó solo por el punto de penalti.

A seis del final, en una contra aprovechando los espacios, Naranjo asistió a Bryan Acosta para la sentencia, pero éste disparó al exterior de la red con todo a favor. Del 0-2 se pasó a la posibilidad del 1-1 después de un claro penalti sobre Piovaccari, todo ello tras otro paradón salvador de Dani Hernández a tiro de Jaime Romero. El manchego fue el encargado de lanzar la pena máxima, pero el albaceteño golpeó a media altura a la izquierda del meta vinotinto y éste pareció poner rúbrica a su gran noche en El Arcángel. Ésa no sería la última de Hernández con Jaime Romero, que a uno del final repelió un tiro a bocajarro del manchego desde el área pequeña.

El gol del éxtasis de Álvaro Aguado

Pero el Córdoba no se rindió y apretó, más con corazón que con la cabeza, para lograr empatar con un golazo de Álvaro Aguado. El mejor del Córdoba la enganchó desde la frontal por donde caía con nieve tras un despeje de la zaga chicharrera, logrando sacar un misil imposible para un Dani Hernández que hasta entonces lo había parado todo. Euforia y cinco minutos de añadido en los que hubo sobre todo una contra de cinco atacantes cordobesistas en la que Alfaro al final no pudo domar el balón. El resultado ya no se movería para que ambos volvieran sumar de a uno, porque de tres en tres ni pueden ni saben aún.

FICHA TÉCNICA

1.- CÓRDOBA CF: Alberto González; Fernández (Javi Galán, m. 78), Aythami, Álex Quintanilla, Quezada; Bambock, Blati Touré (Alfaro, m. 68), Aguado; Jaime Romero, De las Cuevas (Jovanovic, m. 46); Piovaccari.

1.- CD TENERIFE: Dani Hernández; Luis Pérez, Jorge Sáenz, Aveldaño, Alberto, Camille (Héctor Hernández, m. 73); Undabarrena, Luis Milla, Bryan Acosta, Naranjo (Malbasic, m. 89); Nano (Raúl Cámara, m. 64).

ÁRBITRO: Pérez Pallas (Comité Gallego). Expulsó al tinerfeñista Luis Pérez en el minuto 60 tras ver la segunda amarilla. Amonestó a los cordobesistas Fernández, Alfaro, Aythami, Piovaccari, Bambock y Blati Touré, así como a los visitantes Alberto Jiménez y Bryan Acosta.

GOLES: 0-1, m. 47: Naranjo. 1-1, m. 90: Álvaro Aguado.

INCIDENCIAS: Partido de la sexta jornada de Segunda A, disputado en El Arcángel, con terreno de juego en irregulares condiciones, ante 11.085 espectadores, una nueva entrada alejada de la cifra oficial de abonados, porque más de 4.000 se quedaron en casa.

Etiquetas

CD Tenerife | Córdoba CF | Crónica | El Arcángel | LaLiga 1/2/3 |

Deja un comentario