“Vengo con ganas de demostrar cómo los cordobeses resurgimos de nuestras cenizas”

El Bernardo Cruz más sentimental subrayó que vuelve al Córdoba "como un niño en día de Reyes", con la idea de "dar un paso al lado para coger impulso y meternos en la rueda de la liga profesional tras un limpieza institucional importante" | Juanito destacó que "será el primero en bajarse al barro"

“Vengo con unas inmensas ganas a mi casa, a un proyecto con una ilusión nueva, como un niño en día de Reyes. Con ganas de demostrar cómo los cordobeses sabemos resurgir de nuestras cenizas”. Esas fueron las primeras y emotivas palabras de Bernardo Cruz, con el que cerraba el capítulo de presentaciones de sus diez fichajes el Córdoba CF. Precisamente por ello el director deportivo, Juan Gutiérrez, apuntaba que “no es por casualidad dejar a Bernardo para el último turno. Es el punto de lanza de nuestro proyecto, no es un canterano al uso, sino un cordobesista por los cuatro costados”.

Sobre ese sentimiento de canterano abundaba el propio Bernardo, al comentar que “quiero reflejar ese deseo de los canteranos que no llegaron al primer equipo, metiendo a todos aquellos que estuvieron conmigo cuando la Ciudad Deportiva era de albero”, porque “gracias a todos ellos yo estoy aquí. Se me pasan por la cabeza muchos momentos e ideas, sobre todo recuerdos, por eso cuando se vivían las situaciones de incertidumbre sin saber lo que iba a pasar con el club no era agradable, pero ahora da gusto volver con este proyecto”, subrayó Bernardo.

El menor de los hermanos Cruz señaló que “las categorías van y vienen, pero venir al Córdoba no es una paso atrás pese a bajar de categoría. Por ser de esta ciudad supone más bien dar un paso al lado para coger impulso y meternos en la rueda de la liga profesional tras una limpieza institucional importante”, ya que recordó que “estábamos prácticamente desaparecidos, y ahora estamos saneados en todos los sentidos”.

Bernardo Cruz mostrando su nueva elástica blanquiverde junto a Juanito.

Bernardo Cruz mostrando su nueva elástica blanquiverde junto a Juanito.

Cuando supo de su regreso a cada la familia solo podían estar “muy contentos”, pero entre sus miembros había uno especial, su hermano Fran, que “cuando se lo dije sonrió y las sonrisa hablan. Nosotros somos más que hermanos y por la alegría del otro eres feliz dos veces”. Y esa alegría espera que se multiplique en el futuro, porque “claro que sí me veo jugando con mi hermano al lado, es una posibilidad que está sobre la mesa seguro. Es un central experimentado, de la casa y seguro que el proyecto deportivo lo habrán barajado, pero por circunstancias no habrá podido ser. En proyectos así tiene cabida, y tanto que la tiene, junto a lo que puede significar como canterano”.

Ese será su siguiente sueño, al margen del ascenso, pero de entrada “siempre es un sueño volver al Córdoba y que hayan pensando en mí también es de agradecer”, apostilló, para señalar que comparar esta alegría con la del ascenso a Primera es difícil, porque “son muy diferentes las vivencias, la del ascenso fue una locura, aunque sean distintas son compatibles”.

“Si Pepillo me necesita en algo ahí estaré”

También se adentró en la parcela deportiva, para asegurar que “no concibo un deporte colectivo mirando sólo por el beneficio de cada uno. No sólo juegan once, sino veinticinco. Para lograr proyectos así hay que tener claro que el equipo y el club está por encima de cada jugador. El grupo debe tener más fuerza que una individualidad, si Pepillo me necesita en algo ahí estaré”.

Bernardo advirtió que “no habrá rival fácil, porque nos encontraremos campos que por dimensiones y formas de jugar del rival harán que la categoría no será un camino de rosas. Habrá que adaptarse a las circunstancias, con una fase regular importantísima, pero pensar más allá de Lorca es absurdo ahora mismo”. Eso sí, se mostró convencido de que “si somos un equipo serio con balón y alegre tendremos muchas opciones de sacar los tres puntos, respetando siempre al rival, pero siempre estaremos muy cerca de ganar con la mejor versión de cada jugador”.

Como en el resto de fichajes, Juanito hizo su valoración, aunque quizás Bernardo no necesitaba carta de presentación. Con todo el director deportivo destacó que su vuelta llega “con 27 años para dar un paso atrás en su carrera y luego dar un gran impulso hacia adelante”. Asimismo subrayó que “sabiendo que tenía muchas ofertas para seguir en la categoría de plata, quería sentirse partícipe de este proyecto y me dijo que prefería venir en Segunda B que no en A, y eso habla de su implicación y cómo enchufará a sus compañeros”.

Juanito añadió que “su trayectoria es conocida desde que lograra el ascenso en 2014, pero viene para ser uno más, más allá de lo que dará futbolísticamente como la guinda al pastel que se debe refrenar en el campo. Será el primero en bajarse al barro”, concluyó

Loading...

Deja un comentario