El Córdoba, con la Cruz a cuestas camino del Calvario tras un soberano repaso del Barcelona (0-8)

Los blanquiverdes consumaron su descenso virtual tras encajar la mayor goleada de su historia | Aguantaron hasta el filo del descanso pero acabaron vapuleados por conjunto el blaugrana que no dio opción alguna, con el primer hat trick en España de Luis Suárez

Compungido. Juan Carlos se lamenta tras unos de los ocho goles encajados ante el Barcelona de Messi que celebra al fondo la contundente victoria.

Compungido. Juan Carlos se lamenta tras unos de los ocho goles encajados ante el Barcelona de Messi que celebra al fondo la contundente victoria. Autor: Luis Alguacil

Enrique Ferrer

Hemos vuelto, si es que alguna vez nos fuimos del todo. El Córdoba se despidió este sábado de forma virtual -matemática si el TAS devuelve al Almería los tres puntos que le quitó la Federación por el caso Jakobsen o esta noche sobre la hora bruja si el Dépor empata o gana al Villarreal- de una categoría de la que, en realidad, lleva marchándose mucho tiempo. No tanto como los 42 años que costó recuperarla, pero sí bastantes de los 314 días que siguieron al inolvidable 22-J y en los que fue de Primera. El de hoy no deja de ser un adiós atípico, porque la pesadumbre que acompaña a un trance así no se concentró en un día sino que se extendió a lo largo de una segunda vuelta para olvidar que convirtió este 2 de mayo en un trámite. En cualquier caso, el destino aún reservaba una última mácula a la temporada en forma de un 0-8 que significó la mayor goleada de la historia del club blanquiverde.

Costaba imaginar, sobre el papel, un duelo más desequilibrado que la visita del Barcelona a El Arcángel. Los de Luis Enrique comparecieron en el coliseo ribereño en el mejor momento del curso y con su once de gala, con el objetivo de no dejarse sorprender en su camino hacia el título liguero y evitar una versión 2.0 del célebre triunfo cordobesista de hace cuatro décadas con gol de Fermín. Enfrente aguardaba un Córdoba que está siendo en esta segunda vuelta la antítesis de un dechado de virtudes, un equipo capaz de perder de mil maneras y ante cualquier rival. En busca de trabar el juego azulgrana, José Antonio Romero optó por una propuesta más conservadora que de costumbre al colocar un trivote compuesto por Khrin, Deivid y Luso.

El once titular del Córdoba ante el Barcelona.

El once titular del Córdoba ante el Barcelona. Autor: Luis Alguacil

La primera diferencia respecto al anterior precedente ante el cuadro barcelonista en El Arcángel no tardó en percibirse y estuvo en la grada. La estampa no era, ni de lejos, la de efervescencia de cordobesismo que se vivió en la noche copera de diciembre de 2012. Si la condición de desahuciado del Córdoba no ayudaba a ello, menos lo hizo la medida de establecer el choque como medio día del club, que dejó a miles de abonados en sus casas y provocó que el coliseo blanquiverde presentara una de las peores entradas de la temporada.

El calor estuvo en el verde, más seco que de costumbre, donde los jugadores de ambos conjuntos sufrieron los rigores climatológicos propios de la época. No tardó el Barça en disponer de la primera ocasión clara de gol, que llegó a los dos minutos de partido en un centro desde la derecha de Dani Alves que Neymar mandó alto en boca de gol. La réplica de los califales se produjo cuatro minutos después en una jugada similar en la que Florin Andone, que reaparecía tras su sanción, remató por encima del larguero ante Bravo tras una buena asistencia de Edimar.

Monólogo culé sin rapidez en la circulación

El primer tramo del encuentro respondió al guión previsto, con un Barcelona que monopolizaba la posesión de balón pero que no lograba imprimir un ritmo rápido a su circulación, lo que facilitaba el trabajo a los de Romero, replegados con la intención de sorprender a la contra. La recuperación del Barça cada vez que perdía el esférico era rapidísima ante un Córdoba que, no obstante, protagonizó sendos escarceos desde los costados sobre la meta culé en torno al ecuador del primer tiempo que ni Bebé ni Florin pudieron culminar.

El esloveno Khrim se adelanta a Rakitic con Deivid a la derecha y Piqué al fondo.

El esloveno Khrin se adelanta a Rakitic con Deivid a la derecha y Piqué al fondo. Autor: Luis Alguacil

El Barça, que no encontraba el camino del gol, estuvo a punto de abrir el marcador en el minuto 27 en una jugada estratosférica de Messi. El astro argentino se deshizo al borde del área con suma facilidad de tres defensores cordobesistas pero su remate no estuvo a la altura de la acción previa y acabó en las manos de Juan Carlos. Poco después fue Neymar, a pase del rosarino, quien estuvo a punto de adelantar a los suyos, pero su disparo, mordido, se estrelló en el palo.

Se acabó la resistencia

Pero con el descanso a la vuelta de la esquina la lógica acabó por imponerse. A cuatro minutos del asueto, tras una jugada en la que se reclamó fuera de juego de Luis Suárez, Messi aprovechó un despiste de la zaga blanquiverde para asistir a Rakitic, quien, con tiempo para todo, fusiló a Juan Carlos y situó el 0-1 en el electrónico. No quedó en ese gol el castigo para los califales, que encajaron en los estertores del primer tiempo un segundo tanto matador para sus aspiraciones. Una asistencia maravillosa de Iniesta -la primera que da en esta Liga- dejó solo a Suárez y sirvió para que el uruguayo, a placer, anotara su primer gol de la tarde. Visto para la sentencia en el ecuador.

Cabía la opción de que el segundo período, con todo resuelto, se convirtiera en una tortura para la parroquia local. Y así fue, hasta el punto de dejar un marcador definitivo que ya es historia -de la mala- del Córdoba. No se había cumplido ni un minuto de juego de la reanudación cuando Messi cabeceó de forma inapelable un centro de Dani Alves para convertir el 0-3. Poco después, el brasileño se convirtió de nuevo en asistente de Suárez, que cruzó el balón de cabeza para anotar el segundo tanto de su cuenta particular y el cuarto de los catalanes.

Rakitic conduciendo ante Fidel con Piqué al fondo.

Rakitic conduciendo ante Fidel con Piqué al fondo. Autor: Luis Alguacil.

La única respuesta del cuadro blanquiverde, que con el 0-4 comenzó a recibir los típicos cánticos de “Mercenarios” o “Esa camiseta no la merecéis”, fue un potente disparo en el minuto 59 desde fuera del área de Ekeng, que acababa de suplir a Luso, y que fue repelido por Bravo. Acto seguido, Neymar tuvo el quinto pero perdonó a puerta vacía cuando parecía que lo más sencillo era transformar el gol.

Ovación de gala a Iniesta

Con todo decidido, Luis Enrique movió el banquillo pensando en compromisos venideros, lo que permitió a El Arcángel brindar una ovación como no se recuerda a un jugador visitante a Iniesta y al propio Xavi, su ilustre relevo en el día de hoy. Pese a tener la mente en otra cosa, el Barça no bajó el pistón y siguió hurgando en la herida cordobesista. Piqué, en el 65, cabeceó libre de marca a la salida de un córner para establecer el 0-5.

El Córdoba era ya desde hace varios minutos un guiñapo en manos del líder. Los de Romero pudieron hacer el gol del honor tras una buena acción individual de Fidel ante Mathieu, pero Florin no aprovechó su asistencia y mandó el balón por encima del larguero. El conjunto visitante, sin forzar la máquina, pudo hacer el sexto en el minuto 77, pero Messi cabeceó fuera con todo a favor. No hubo perdón dos minutos después, cuando el argentino empujó el esférico en boca de gol para hacer el 0-6.

Los últimos diez minutos sirvieron para que el líder redondeara su triunfo con otros dos tantos. El séptimo llegó tras un penalti de Gunino sobre Neymar que el propio brasileño se encargó de transformar. Poco después, Suárez cerró la cuenta al anotar el octavo tras un rechace a disparo de Xavi. El triste broche a una tarde humillante que tardará en olvidarse y que acabó con bronca hacia el palco y los jugadores y con el Córdoba CF en Segunda de la peor manera posible. El final es el lugar del que partimos.

Busquets, Piqué y Andrés Iniesta saludando a Edimar, Fidel y Khrin con el cordobesismo al fondo luciendo sus bufandas.

Busquets, Piqué y Andrés Iniesta saludando a Edimar, Fidel y Khrin con el cordobesismo al fondo luciendo sus bufandas. Autor: Luis Alguacil

FICHA TÉCNICA

0.- CÓRDOBA CF: Juan Carlos, Crespo (Gunino, m. 46), Pantic, Íñigo López, Edimar, Deivid, Krhin, Luso (Ekeng, m. 57), Bebé (Fede Vico, m. 61), Fidel y Florin.

8.- FC BARCELONA: Bravo, Dani Alves, Piqué, Mascherano (Mathieu, m. 61), Jordi Alba, Busquets, Iniesta (Xavi, m. 61), Rakitic (Pedro, m. 68), Neymar, Messi y Luis Suárez.

ÁRBITRO: Clos Gómez, del colegio aragonés. Mostró amarilla al cordobesista Luso.

GOLES: 0-1, m. 41: Rakitic. 0-2, m. 45: Luis Suárez. 0-3, m. 46: Messi. 0-4, m. 53: Luis Suárez. 0-5, m. 65: Piqué. 0-6, m. 78: Messi. 0-7, m. 84: Neymar (p.). 0-8, m. 88: Luis Suárez.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la trigésimo quinta jornada de la Liga BBVA, disputado en El Arcángel ante unos 14.500 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del padre de Borja García.

Etiquetas

Córdoba CF | Crónica | descenso | El Arcángel | FC Barcelona | Messi | Primera División |

Deja un comentario